¿Qué tiene que tener, para ti, un disco para que sea bueno?

Esta pregunta me la hicieron hace un par de días y me gustaría contestarla: ¿Qué tiene que tener un disco para que sea bueno?

Ante todo esto es una cuestión de gustos (como siempre ocurre en la música). Lo que para mí pueda ser un disco muy bueno para otra persona puede ser el peor que haya escuchado nunca. Pero algo que busco, o que busca mucha gente, es la originalidad. Y ese, en mi opinión, es lo que puede hacer que un disco sea clasificado de “bueno” o “malo”.

Este es un aspecto importante. Digamos que un artista saca un disco, y que los temas, o el estilo que ha usado en el mismo funciona y, para seguir contentando al mundo, saca un nuevo disco en el que lleva casi el mismo estilo exacto.
Personalmente, esto no me gusta nada. Un artista tiene que ser innovador y poder ofrecer una variedad (dentro de un margen, tampoco quiero decir que quiera ver a Sinatra haciendo dubstep), una variedad y una evolución que puede acabar mejor o peor, pero los fans de ese cantante lo agradecerán. Si quiero escuchar el estilo de tu primer álbum, escucho el primero, no todos los que vienen detrás.

En el aspecto de la falta de originalidad podría meter (a pesar de que a mi también me gusta mucho) a Michael Bublé, gran cantante con una bonita voz, pero que en cinco discos que lleva no ha sufrido casi la menor evolución y sus álbumes cuentan con la misma estructra: Un par de temas animados y originales (Hollywood, It’s A Beautiful Day…); versiones de temas de jazz interpretados por otros tantos cantantes (Feeling Good, Fever). No podemos negar que no tenga una gran voz (que insisto, la tiene), pero está algo desaprovechada, a mi parecer.

¿Significa esto que un disco no pueda incluir versiones de otros temas? No, tan solo hace falta que el artista le añada su toque personal. Como ejemplo podríamos nombrar al británico Jamie Cullum, del estilo de Michael Bublé, pero innovador.
Jamie es otro artista que ha experimentado una evolución muy buena y que le ha permitido cosechar un gran éxito. En sus dos primeros álbumes (Pointless Nostalgic Y Twentysomething) nos deleita con un estilo que se inclina más al swing, estilo que es abandonado parcialmente en sus trabajos posteriores para dar paso a un Jazz/Pop, Adult Alternative muy interesante, pero sin perder sus raíces.
En sus álbumes, suele incluir una o dos versiones de temas de otros artistas donde les da su estilo personal. Por ejemplo, la versión que hace de High and Dry De Radiohead que encontramos en su primer álbum, sustituye las guitarras de los de Thom Yorke para centrarse en su piano y una batería. También encontramos en su trabajo The Pursuit una versión de Don’t Stop The Music de Rihanna con tintes Jazz que lo hace muy interesante.

Pero aún así, se puede ser original trabajando con canciones de otros artistas. Podemos incluir a Gotye y su técnica de sampleado que lo podemos encontrar en cualquiera de sus tres discos: Coge un riff de guitarra, una percusión o cualquier instrumento de otra canción, lo trata y lo añade a sonidos creados por él para crear una canción totalmente nueva.

En este mercado en el que todos los artistas buscan el primer puesto de las listas de ventas, los toques personales y la originalidad se quedan dentro y sale lo que la gente quiere. Por eso se agradece que haya artistas que no les importa lo que la moda musical dicte, ellos siempre harán lo que vean oportuno.

20130821-193811.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s