Crítica: ‘Reflektor’, lo nuevo de Arcade Fire, ¿la espera ha merecido la pena?

Reflektor

La semana anterior llegaba a tiendas el nuevo disco de Arcade Fire, Reflektor‘, precedido por el single que le da nombre al álbum y que, por cierto, es el tema más largo del LP (sin contar el último tema, que incluye un tema secreto que hace que su duración total sea de 11 minutos).

Reflektor, como ya digo, es el tema que se encarga de la apertura del disco, y en seguida podemos notar aspectos que van a caracterizar este disco: Influencia Haitiana (como se puede ver en los bongos que aparecen), y la vuelta a la oscuridad que caracterizaba a su segundo trabajo Neon Bible, pero sin llegar a tonos tan esplendorosos a la par que apocalípticos. Nada que ver con el carácter algo más “alegre” del anterior trabajo The Suburbs y ni siquiera con su debut Funeral. Como las comparaciones son odiosas, las abandonamos aquí para preservar la integridad de esta banda.

We Exist podría pasar perfectamente por una versión más triste de Evil Eye del último disco de Franz Ferdinand… al menos los primeros segundos. Cerca del minuto si empieza a despuntar y salir el toque de los canadienses. Rasgueos de guitarra eléctrica simples que acompañan desde el inicio del tema. Destacar una letra de carácter reivindicativo que quiere hacer notar que existen y están ahí.

Doubt it’s true /I’m different from you /But tell me why they treat me like this?

Espera, ¿en han hecho una colaboración con UB40 para Flashbulb Eyes? A, es verdad, la influencia haitiana con todos los estilos que ello conlleva, verdad. Inicio de estilo Dub, reverberación en la voz de Win Butler que parece sacada de su segundo álbum. Esto se debe a que el disco fue grabado en parte en un castillo abandonado, al igual que Neon Bible se grabó en una iglesia que reformaron entre todos.

Heres Comes The Night Time empieza con una percusión agresiva para luego relajarse y que parezca un tema de los que puedes estar escuchando tranquilamente de fondo. Hacia el minuto 2 se le añade a la melodía un piano del estilo de The Suburbs (que se echaba en falta, gracias). Asimismo, se agradece la fuerte presencia del bajo, pero de nuevo, se echa en falta alguna guitarra, Win. Cuando todo parecía que iba con calma, llega la segunda mitad del minuto 4 para añadir una percusión que parece sacada del Carnaval de Río de Janeiro y programada por el mismo Safri Duo. Pero tras un minuto, se acaba y todo vuelve a la normalidad.

Normal Person es un tema más interesante con ese punteo de guitarra eléctrica y esa batería tan Arcade Fire en sus momentos más Rock&Roll. Sin más, dejo un ‘videoclip’ que incluye estos tres temas y algún personaje más (ejem Bono, ejem Adam Sandler).

En You Already Know nos presentan al grupo, tal cual, por si se nos había olvidado, para dejar paso a una melodía que parece, y no es ironía, sacada de The Suburbs. Algo más animado, con guitarra y todo, que parece sacado de un programa de televisión donde les hace la cabecera (de ahí la presentación inicial, no sé).

Joan Of Arc inicia con una guitarra eléctrica de estilo algo heavy, pero como es Arcade Fire, esto no podía ser demasiado tiempo, y a los pocos segundos corta y lleva un ritmo de batería tranquilo, que se anima cuando llegan al estribillo y dicen Joan Of Arc. Estos dos últimos temas sirven muy bien para cerrar el ‘primer’ CD de los dos que componen Reflektor (sobretodo, los versos en francés que canta Regine en esta última canción).

El ‘segundo’ disco lo abre Here Comes The Night Time II, donde se abandona totalmente la percusión festivalera de la primera parte y, en su lugar, encontramos cuerdas y un bajo que se agradece.

En Awful Sound (Oh Eurydice) volvemos a encontrar la influencia tribal, de nuevo una percusión rápida (no tanto como en HCTNT) de bongos. Este tema, junto a It’s Never Over (Hey Orpheus), plasma completamente el mito de Orfeo y Eurídice. Por si no lo sabéis (y en resumido) es: Eurídice muere, Orfeo va al infierno a por ella, y para llevársela no puede mirarla hasta que salgan del infierno. La ve antes de salir y desaparece (por si queréis saber más, aquí dejo un enlace). Podemos ver el paralelismo entre las canciones y el mito: En el primer tema (en cuanto estilo) todo va en tonos alegres, hasta que al final todo se gira (muerte de Eurídice). It’s Never Over no tiene parecido en cuanto estilo, muestra indecisión e incertidumbre, y la letra final lo dice todo:

We stood beside/A frozen sea/I saw you out/In front of me/Reflected light/A hollow moon/Oh Orpheus, Eurydice/It’s over too soon

De hecho (y ya para aparcar el tema de mitos y pasar a los siguientes temas) parece que todo el disco circula en torno a este mito, o al menos la portada, ya que muestra la escultura de Orfeo y Eurídice de Rodin. Podríamos establecer relación con Reflektor y con We Exist, por el hecho del desvanecimiento de Eurídice, de que todo parecía un espejismo, un reflejo, pero que aún existe y no entiende porqué la ignoran (toma reflexión a partir de dos canciones). Pasemos página.

Porno empieza con unos chasquidos y con un sintetizador muy interesante (iba a decir bajo, pero por el título, se podía sacar de contexto). Después del estribillo se añaden unas cuerdas muy curiosas y de la letra, bueno, cada uno puede sacar el significado que quiera.

En Afterlife de nuevo explosión de influencia Haitiana, pero buena. Nada de tambores Safri Duo, ni rollo Dub. Esto es Arcade Fire si en vez de Canadienses fueran de Haití. Totalmente su esencia, estilo No Cars Go pero menos animado. Posibilidades plenas de single.

En Suppersymettry encontramos a Win cantando casi en un susurro, con una percusión tribal simple y un sintetizador que hace un arpeggiador interesante. Asimismo, encontramos violines, que se echaban mucho de menos en el álbum. El tema va in crescendo, pero para el tercer minuto Win y Regine han dejado de cantar y su lugar es ocupado por el sintetizador y los violines que han ido subiendo de volumen. Hasta que llega el minuto 6 y todos es silencio… o casi. Pues hay una melodía de fondo que me es imposible clasificar y lo mejor seria que escuchéis al final de la entrada.

El disco, en líneas generales, me ha gustado bastante, pero hay momentos que te pierden y no sabes si sigues escuchando a Arcade Fire o te has pasado a alguno de tantos que he ido mencionando a lo largo de la crítica. Al álbum le pondría un 7,5, pero tengo que desarrollarlo. Para empezar, a un disco de este estilo es muy difícil ponerle una cifra numérica. Son Arcade Fire, o te gustan o no. Por mucho que yo le ponga un 10, si no es tu estilo, para ti será un 1. Para los fans del grupo, tal vez pueda parecer una decepción o por otro lado, una innovación, y es que no se parece a sus trabajos anteriores, pero a su vez tiene la madurez que les ha otorgado todos estos años de carrera. Tienen todo el derecho en hacer esto, si quieres escuchar la fantástica serie de canciones de Neighbourhood vete a Funeral; si te gusta el sonido épico y envolvente, aquí podrías encontrar algo, pero nada que ver con Neon Bible. Crean sonidos distintos para discos distintos sin perder su toque, al fin y al cabo, son una banda indie rock alternativa y hacen lo que les gusta y no lo que las grandes masas buscan. En Reflektor han querido buscar en sus raíces Haitianas y han optado por añadir elementos musicales de allí, si es mejor o peor, ya depende de cada uno. Pero para mí, la espera sí ha merecido la pena.

Por si tenéis curiosidad, os dejo dos críticas más, la de El País y la de Hipersónica.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s