Mes: diciembre 2013

Crítica “If You Wait” de London Grammar: Intimismo y muestra de una gran capacidad vocálica en el debut de los británicos

20131231-173102.jpg

Suaves melodías a piano, punteos discretos y rápidos de guitarra eléctrica y la bellísima voz de la vocalista son los ingredientes principales que forman el álbum debut de la banda británica London Grammar, su aclamado If You Wait, que abre con los acordes de piano eléctrico que encontramos en Hey Now. Una percusión para acompasar la melodía que llega en la segunda mitad y un ligero sintetizador para dar alguna efecto que añada una atmósfera al tema. Instrumentación ligera es lo que vamos a hallar a lo largo del álbum, melodías que dan protagonismo a la suavidad vocal de la cantante, que no teme en alcanzar tonos altos en casi todos los temas.

Todos los temas siguen la presentación que he presentado al principio, pero cada uno consigue aportar un toque de personalidad distinto que permite diferenciarlos. Una interesante batería de carácter industrial en Stay Awake, un toque más electrónico en cuanto a percusión se refiere en Shyer. En éste noto alguna reminiscencia a The xx en la parte de fusión guitarra/melodía, por poner un ejemplo.

Wasting My Young Years podría pasar por un tema de Florence + the Machine por los tambores rápidos y algo guerreros y por los tonos que toma la vocalista, sólo le faltaría incluir un arpa para incluirse en el Ceremonials. Sights lleva la misma línea, pero con una percusión más relajada y una composición poética bellísima.

Llegamos a uno de los mejores temas de todo el álbum: Strong. Tema que empieza de forma tranquila, tono de voz que va in crescendo, ligeras cuerdas que suenan de fondo y estribillo donde aparecen el piano y la percusión correspondientes, ésta de carácter simple pero pegadizo. Nightcall lleva una línea más melancólica en lo que a melodía se refiere, el piano en repetición simple pero triste, al igual que la impecable voz de Hannah Reid.

Metal & Dust es un tema perteneciente al primer EP que lanzó la banda, de mismo nombre. Estribillo donde el vocal lleva un tempo más animado, y que en la segunda mitad se añaden cuerdas que le dan muchísimo cuerpo al tema y cierra de maravilla. Destacar el curioso efecto fónico que se crea con la voz de Reid hacia el final, que me recuerda, pero en versión elegante, a lo que hacen en temas de Ellie Goulding. Interlude es el tema que hace que quiera verlos en directo. Según se indica, fue grabado en vivo y muestra una técnica impecable de ejecución. De carácter tranquilo, con un protagonismo total en la voz de Hannah acompañada por un piano. A esta mezcla se le suma una batería que ha ido creciendo hasta la segunda mitad del tema. Finalmente, todo vuelve a la calma tal y como vino, con el piano repitiendo la melodía inicial.

En Flickers vemos una percusión de claro carácter tribal, bien acompañada de dos guitarras eléctricas con los punteos característicos que estamos viendo en el álbum. Si a esto sumamos que es el tema más parecido que vamos a encontrar a Florence + the Machine, la descripción queda concluida. El juego de bongos sonando al final podría haber venido de un tema del Reflektor de Arcade Fire. If You Wait se encarga de cerrar la edición simple del álbum, rompiendo con la energía del tema anterior, éste tiene más tintes de balada. Sólo la voz de Reid con un piano de acompañante, con algún sintetizador que se añade después del primer estribillo y unas cuerdas que le añaden sustancia al tema. Un genial instrumental de éstas que se encarga de cerrar el álbum de una manera genial.

Pero como siempre, ya que estamos, vamos a ver las seis canciones extras que viene en la edición deluxe, empezando por Help. Balada donde se vuelven a introducir los punteos discretos. Nada a destacar. En cambio en Darling When You Gonna Leave Me vemos una composición mucho más animada. Bongos a la percusión y estribillo animada y algo bailable. En el estribillo encontramos la misma línea lírica cantada en un tono más bajo y en otro más alto. Nada particular, pero me gusta mucho ese efecto.

Help Me Lose My Mind es un tema de Disclosure que cuenta con la colaboración de London Grammar. Para muchos, este es el tema que empujó a la banda a que se conocieran, pero teniendo en cuenta lo que vemos en todo el álbum, esto hubiera ocurrido antes o después. Aquí encontramos un toque más electrónico, con sintetizadores que en el estribillo me recuerdan a algo de Chill Out. Es animada pero a la vez relajada. Por decirlo de algún modo, es la canción que estarías escuchando de fondo en una tienda de ropa o en la playa.

High Life tiene una percusión que suena claramente a trip-hop de carácter relajado, con su correspondiente acompañamiento de guitarra eléctrica. En el estribillo vemos el efecto de tono alto y bajo que he mencionado antes, además de tener una melodía muy agradable. Por el comiendo de Maybe podríamos decir que nos encontramos ante una balada más, cuando en realidad esta melodía va a ir incrementándose hasta llegar a una deliciosa explosión en el estribillo. Las guitarras en When We Where Young me suenan ligeramente al estilo que llevan las de Daft Punk en Lose Yourself To Dance, por buscarles algún parecido. Mientras que en la edición simple se opta por cerrar el álbum con una bellísima balada, la edición deluxe se cierra con un tema de carácter más animado y relajado.

Como hemos ido viendo, If You Wait no es un álbum de grandes contrastes, por lo general sigue las líneas generales que había comentado al principio del todo. Sin embargo, aún con la “misma” estructura, han conseguido crear diversidad de temas, todos con un toque especial y todos diferentes. Vemos baladas, vemos temas más animados, otros más melancólicos, pero sin duda ninguno deja indiferente. Es una banda que se encuentra sometida a las comparaciones, las más grandes las de The xx y Florence + the Machine. Pero a pesar de todo, han conseguido establecer un sonido propio, uniforme y, no nos andemos con rodeos, muy bueno. Espero que una próxima entrega veamos como se han consolidado los cimientos de este sonido tan personal e íntimo.

¿Merece la pena ir a ver un concierto en “streaming”?

El pasado 6 de Noviembre fui a la retransmisión en directo del concierto de Keane el pasado 6 de Noviembre por sus 10 años de carrera, un concierto donde interpretaron los temas más notables de su trayectoria musical, empezando desde Bend and Break de su aclamado primer álbum hasta su Disconnected de su último LP o los dos temas inéditos que vienen incluidos en el recopilatorio que da sentido a su gira, Higher Than The Sun y Won’t Be Broken.

En general un concierto increíble, que disfruté, a la par que otra mucha gente en el resto del mundo, en una sala de cine, sentado en los cómodos sillones. La pregunta es: ¿mereció la pena?

Que yo me haya enterado, este es el primer concierto que se emite en riguroso directo en salas de cine en todo el mundo. Podría incluir la emisión del concierto de Muse (el primero en ser en 4K), pero no es el mismo concepto, pues se grabó en Julio y se iba a emitir a mediados de Noviembre.
Me consta que con las óperas se ha hecho, pero no con conciertos de música popular, o, en este caso, de música indie y alternativa, lo cual me sorprendió aún más. ¿Le mereció la pena a los integrantes de Keane? Evidentemente. En un mismo concierto, en lugar de haber, digamos, 1000 personas, habría 9000 más (estimando que en cada sala hubiera bastante gente), lo que supondría una obtención de ingresos mayor, tanto para la banda como para las salas de cine.
También, es una perfecta oportunidad de expandir (aún más) su música haciendo que llegue cada vez a más lugares y que, los interesados, prueben suerte con el grupo.

Pero queda el lado del espectador, ¿merece la pena para el espectador? Por lo que a mí respecta, , y si te gusta la banda y la sigues, aún más. Al fin y al cabo, es una oportunidad perfecta para ir a uno de sus conciertos si no vienen a tu ciudad. Mucha gente considera que pagas por estar en un concierto pero sin estar allí presente. Pero, sinceramente, yo me sentí como un espectador más, y Tom Chaplin tuvo sus palabras a los espectadores que estábamos en sala.
Es lo mismo que ir al cine para ver una película, ¿por qué eso está mejor visto si es menos interactivo? Ni idea, pero, sin duda, pasé una magnífica tarde y ya puedo decir que he ido a un concierto de Keane.

20131228-195154.jpg

“Do Or Die”, el resultado de unir testimonios y actuaciones en directo en un mismo vídeo

No le he prestado la suficiente atención al último lanzamiento discográfico de 30 Seconds To Mars (entono  un mea culpa). Desde que salió he tenido el álbum descargado habiendo escuchado sólo Up In The Air… y así ha seguido hasta que, hace un par de día, vi el vídeo de Do Or Die, segundo single extraído de su Love, Lust, Faith and Dreams.

Lo cierto es que 30STM no es un grupo al que le haya prestado excesiva atención, de hecho, los conocí a partir de su anterior LP, This Is War, del que me encantó Hurricane, por cierto. Lo que si he podido ver en esta banda es que les da por hacer videoclips épicos, cortometrajes para representar una canción, como es en este caso de Do Or Die.

30_STM_-_Love_Lust_Faith_+_Dreams

De acuerdo, no es como aquel videoclip de From Yesterday con un gran decorado, pero este vídeo es de una gran calidad que lleva un gran montaje. Pero utiliza un recurso que no es precisamente de mis favoritos: la aparición de la banda interpretando el tema. Me parece un recurso barato y carente de originalidad, pero precisamente eso es lo que han conseguido ofrecer, en parte, la banda de Jared Leto, y es que los escenarios, o el momento cuando sale el vocalista alzando las banderas de distintos países en un mismo plano me parece fascinante. También, el incluir testimonios de gente diferente a la que vemos todos los días. Pequeños detalles que diferencian unos vídeos de otros.

Así que, 30 Seconds To Mars nos ofrece otra manera de incluir a una banda interpretando su propio tema en su propio vídeo de una manera más original que otros grupos (que no voy a mencionar, pero me vale el primero que se os venga a la cabeza). Un vídeo que, a pesar de haber salido a principios de Agosto, no he sabido de su existencia hasta mediados de Diciembre.