Owl City estrena “Tokyo” y “You’re Not Alone”, en la línea musical a la que nos tiene acostumbrados

Hay que admitirlo, aunque en ocasiones pueda resultar repetitivo, un lanzamiento de Owl City nos saca una sonrisa tonta. Ya por lo pegadizo de sus melodías que mezclan elementos del synthpop y el R&B creando una indietronica bastante apetecible. Que sí, que la mezcla puede estar algo trillada. Que Ocean Eyes fue un boom y que desde entonces ha intentado avanzar con un pie en Fireflies, pero si Jarabe de Palo ha conseguido darle tanto juego a un acorde, no veo por qué no se lo voy a permitir hacer a Adam Young, mientras no haga como U2 y ponga todas estas canciones en un mismo LP. Bromas aparte, Young se ha mantenido siempre fiel al estilo que le vio triunfar, y lo ha querido ir aderezando con los nuevos sonidos que asolaban el panorama musical (recordemos como introducía algo de dubstep en su tema Bombshell Blonde, tema extra de su último LP), sin perder esa línea de sintetizador que actúa como solista en los momentos cumbre de algunos de sus temas, como es en el caso de Tokyo, la colaboración con los japoneses SEKAI NO OWARI, que forma lo que podríamos llamar la cara A de este lanzamiento. Este es un tema bailable, que en seguida te mete en situación. Un vocal por parte de los colaboradores que se distorsiona al más puro estilo robótico y una melodía vocal de Young que bien podría haber pegado en Good Time, aquel tema que conseguía mantener en el foco a la, algo hundida, Carly Rae Jepsen.  Anécdotas a parte, en la cara B encontramos un tema más íntimo, introspectivo y personal, que nos muestra la faceta cristiana que siempre ha estado presente en los trabajos de Owl City (basta leer los libretos donde siempre acaba agradeciendo su trabajo a Jesucristo). La colaboración con la cantante de música cristiana contemporánea Britt Nicole lleva el nombre de You’re Not Alone, que si bien podría ser (y de hecho es) un verso sacado de uno de los “famosos” temas de Flos Mariae, este lleva una construcción más decente más Owl City. Piano eléctrico y melodía vocal frágil al que se le añade la percusión R&B que precede una explosión en el estribillo que suena algo sosa en comparación de Tokyo.

No es el vídeo oficial, pero la canción sí lo es

Dos temas, dos caras. Una y una B, una que nos muestra al Adam Young más internacional y otro que nos recuerda quién es y qué lo mueve a seguir haciendo música. Aleluya hermano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s