Mi top de álbumes favoritos de 2014: parte previsible, parte sorpresa

He tardado (y me he tenido que poner un poco al día) para hacer mi top de álbumes favoritos de este año. Me pasa que soy muy despistado, y se me van acumulando los discos a escuchar y al final, se me acaban pasando. Pero en fin, ha llegado el momento.

Vale, en este tipo de tops, hay pocas sorpresas. Si en una página web ves que un álbum es número 1 o en puestos muy altos, va a estar presente en el resto. Y sí, hablo de The War On Drugs y su álbum Lost In The Dream. Álbum que salió  en marzo de este año… y que he estado escuchando esta última semana por primera vez y me he quedado impresionado, y para bien. Porque muy a pesar de Mark Kozelek, este es un disco muy bueno, y la crítica internacional está muy de acuerdo.

Si hablamos de pocas sorpresas, meto también en mi top a The Flaming Lips y su With A Little Help From My Fwends. Soy fan de esta gente y me parece un álbum increíble, con una producción muy elaborada, culmen de la experimentación y, para otros muchos, atentado a la obra de Los Beatles (Mi crítica del álbum aquí). 

Y por último, qué decir de FKA Twigs y su LP1. Un nuevo campo de visión de la música electrónica con tintes de hip-hop y sintetizadores etéreos. Tal vez no pueda ser un álbum del que puedas extraer canciones para escuchar todos los días (aunque más o menos igual pasa con The War On Drugs), pero es un álbum para deleitarse los sentidos y escuchar con calma y atención.

Dentro de los 5 álbumes restantes quiero destacar otros tres que me parecen algo más sorprendentes porque no los he visto en muchos top.

U2 y su Songs Of Innocence (BUM!). Ya me justifiqué en su momento que, como persona que conocía a U2, este álbum me pareció un muy buen compendio de canciones, que si bien tenía sus más y sus menos, sus melodías se quedan fácilmente (de hecho, escribo esta entrada tarareando Every Breaking Wave mientras escucho un podcast que no tiene nada que ver con esta gente). Ahora puedo decir que es un disco que remonta el regusto agridulce que, por lo menos a mí, me dejó No Line On The Horizon.

Otro más: Metronomy y su Love Letters. Fue un disco que critiqué (y escuché) en su momento, en la segunda mitad de marzo, y es un disco del que aún escucho sus canciones a día de hoy, así que solo por eso sólo habría que mencionarlo aquí. Pero es que, además, la esencia analógica divertida del álbum me encantó, un estilo algo ochentero pero con la experiencia que les ha ofrecido 2014.

Vale, y la última sorpresa que comento: Dum Dum Girls y su álbum Too True. Me encantan como suenan las guitarras, lo dinámico del álbum, la mezcla de sintetizadores, el mantener el metraje alto para cerrar el álbum con Trouble Is My Name de una manera suave pero que mantiene la estética del álbum… Desde que lo escuché cuando hice su crítica me quedé prendando del grupo y de este disco en concreto, y supe que iba a ser de lo mejor del año.

Y después de esto, mi top de 8 discos de este 2014 (de entre los 41 de los que tengo constancia que he escuchado con atención) quedaría así:

8- Metronomy – “Love Letters”

7- U2 – “Songs Of Innocence”

6- Polock – “Rising Up”

5- FKA Twigs – “LP1”

4- Dum Dum Girls – “Too True”

3- Foster The People – “Supermodel”

2- The Flaming Lips – “With A Little Help From My Fwends”

1- The War On Drugs – “Lost In The Dream”

Otros tantos quedan en el tintero. El debut de Sam Smith me encantó, Coldplay igual, pero no veía ninguno de estos álbumes dentro del top de todo el año. Y qué decir de Beck, que presentó un sobresaliente Morning Phase que con seguridad sería top 9, pero no me terminaba de convencer para añadirlo a esta selección.

Me gustaría hacer mención especial a lo nacional, porque a parte de tener a Polock en el top, quería nombrar a Aurora and the Betrayers y su álbum Shadows Go Away, un debut donde se experimenta con el soul de una manera sobresaliente.

Luego, por otro lado, tengo que decir que aunque St. Vincent esté en puestos altos de muchas otras listas, a mi me cuesta tragarla. Es un álbum que hay que darle muchas escuchas para llegar a captar todo lo que quiere transmitir, y aunque tenga unas bases melódicas que ofrecen una nueva perspectiva, la voz de Annie Clark no me termina de encandilar del todo. Y lo siento mucho, pero 1989 de Taylor Swift, a pesar de ser una interesante evolución en la etapa de la artista y que termina de confirmar su postura en la música actual, me parece un poco barato, hecho para encantar, para que el público cante todas sus canciones y que todas ellas coronen Billboard, lo que vendría ser el Teenage Dream de 2014.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s