Crítica de “We Are Rising” de Son Lux: 28 días de trabajo intensivo y un álbum bajo el brazo

Parece que para Ryan Lott aka Son Lux, 28 días bastan para deleitar a sus seguidores con un nuevo álbum, y es que esto fue el proceso creativo que llevó al músico a crear de cero un álbum (como parte del RPM Challengedurante el mes de febrero de 2011 hasta verlo publicado en mayo de ese mismo año. Mané, han pasado 3 años y medio desde que se lanzó este disco y vienes a hacer la crítica ahora, ¿por qué? Pues me hacía ilusión, además, quería compartir este artista que aún pertenece algo oculto, undergrounden el panorama musical, aunque gracias a Lorde y su reciente colaboración/reversión del tema Easy, haya salido a la palestra el músico. Además, me lo han regalado por el amigo invisible y quería comentarlo. Y por si no fuera poco, este álbum también me sirve para estrenar el sistema de puntuación de álbumes que me preparé hace un par de semanas. Pero eso lo reservamos para el final. Bajo un prisma de música electrónica que en ocasiones bebe de un soft-dubstep y en otras ocasiones de un post rock interesante, Son Lux nos presenta nueve temas que se me mueven entre estos dos rangos. Se trata de una evolución y una muestra de madurez en la evolución de la carrera del músico. Si su primer álbum, At War With Walls And Mazes, era un disco con sobresaltos y contrastes, Lott ha perfilado su estilo y nos ha ofrecido más y mejor. Pongamos ejemplos, que es como mejor funciona el asunto: All The Right Things. Es un tema que empieza siniestro, con una voz que va y viene, unos sintetizadores bajos y una percusión pesada, hasta que pasa al estribillo y hay una explosión de son luz con una percusión marcada y rítmica y unos saxofones que bien podrían haber sido cogidos para un remix de Disclosure. Si bien el cambio de ritmo de la percusión al final, pudiendo parecer acompasada y arrítmica, quede algo raro en primera instancia, conforme se escucha el tema se aprecia ese cambio de ritmo que hace que la atención del oyente no se pierda. En la parte de soft-dubstep que antes mencionaba podríamos enmarcar este tema junto a Leave The Riches, Claws, con un riff de sintetizador pesado muy dubstep que me tiene encantado por su potencia, su distorsión y su perfecta oscuridad en general; y Rising, con su melodía de flauta que va y viene, el sintetizador rompedor, los violines y los xilófonos (y derivados de este instrumento) se encarga de traer algo de luz y claridad al álbum, creando un buen equilibrio entre temas. Por otro lado, tenemos los temas más introspectivos, íntimos y etéreos en lo que se refiere a instrumentación (por lo que respecta a las letras, todos los temas cuentan con una producción simple pero cargada de mensaje; letras teñidas de un minimalismo del cual me declaro fan). Podemos citar como ejemplo Flickers, tema que abre el álbum. Es un tema donde los predominantes son los sintetizadores profundos y la percusión lenta y sutil que deja paso al vocal envolvente de Son LuxFlowers también comienza de una manera algo oscura pero que se va aligerando conforme entran en juego lineas melódicas protagonizadas por flautas al más puro estilo Jonsi. En cuanto a la letra, sigue la tendencia de una producción escueta (Are those my flowers in your hand? You don’t remember dressing up? Was that your moment so quickly passedEmpty vows, empty cup.) Como llevo diciendo a lo largo de toda la entrada, es un disco de contrastes y de cambios. Canciones que a mitad de camino cambian algún ritmo o algún tempo y, cuando parece que todo se va a fastidiar a causa de la falta de sincronización, la canción vuelve a volver a la normalidad pero con algo nuevo. Asimismo, me fascina como se pueden entremezclar en el mismo álbum un piano, percusión tribal y sintetizadores pesados sin que parece un trabajo ecléctico, es decir, encuadrando el disco en un marco agradable y uniforme, pero con sobresaltos que, si bien no son incómodos, se encargan de añadirle personalidad a cada tema. Y ahora, la parte nuevapero vamos por partes y otorgando puntuación por separado. Al ser la primera crítica en la que lo aplico, lo voy a explicar un poco antes de ir al lío. Desde hace unos meses, me he dado cuenta que las impresiones de un álbum en una entrada en 700 palabras es pesado (no para el que le guste leer estos artículos claro), y que hay gente que directamente quiere saber una puntuación del álbum. Llevo unas semanas planteándome esa posibilidad, pero no quería que fuese un mero “me gusta”, “no me gusta” y dependiendo de ello aplicar una nota. Principalmente, porque los álbumes que crítico (al menos hasta ahora) son trabajos que o bien me gustan o bien me han llamado la atención por algún motivo. Así que decidí hacer una especie de baremo para intentar aplicar unas puntuaciones más uniformes, así que veamos como sale esto. En lo que a mí respecta,  me he permitido dividir mi calificación en dos partes: las impresiones y la originalidad. Puede parecer muy banal y del todo inútil, pero encuentro estos dos aspectos los más importantes a la hora de valorar un álbum. Lógicamente, dentro de cada parte hay una serie de categorías que iré desarrollando con la puntuación oportuna, y espero llegar a una puntuación final lo más justa posible. Empecemos. Impresiones: -Primera impresión: Es un álbum que entra bien, con un sonido cuidado y unos ritmos en ocasiones pegadizos. Tiene momentos que en seguida te cautivan (All The Right Thins o Claws) pero asimismo otros que, a primera instancia, te dejan un poco extraño, pendiente de otra escucha (Leave The Riches Chase). 1,2/1,5 -Impresión general/Tema a Tema: Después de darle las escuchas merecidas, cabe decir que me sabe a poco. Si ignoramos el hecho de que fue concebido completamente en un mes, podría decir que se ha quedado algo en el tintero, pero no parece ser el caso. En cuanto a los 9 temas que conforman el LP, considero que están todos muy bien concebidos y que, en el conjunto que forma, no sobra ningún tema. Cada uno de estos temas cuenta con una producción elaborada, abundantes capas de instrumentación que se entremezclan a la perfección y que no tienen desperdicio. Hasta, por ejemplo, Flowers, que parece de lo más simple del álbum, acaba convirtiéndose en una pieza muy bien producida. En lo que a letras se refiere, Son Lux prefiere ceder, en la mayoría de los casos, el protagonismo a los instrumentos, haciendo composiciones de carácter intimista y mínimo que funcionan como un instrumento más, fundiéndose con las melodías. Eso sí, hay que destacar casos contrarios como en Flickers, donde la voz de Ryan Lott parece envolverte. 4,2/5 -Lista de reproducción y compra: ¿Formaría, alguno de los temas que conforma este álbum, parte de mi lista de reproducción diaria? Sí, de hecho, tengo tres temas: Flickers, All The Right Things Chase; alguno de ellos con posibilidad de permanecer más de un mes en lista (Vale, mi iTunes no es un Billboard, pero también lo consideraba algo a tener en cuenta). ¿Merece la pena comprarse el disco? Sin duda. 0,9/1 Y ahora, el segundo apartado: Originalidad -En el álbum: Este siempre es un punto algo cogido con pinzas. Ni puedes hacer un álbum en el que todas las canciones suenen diferente y, al final, no tengas un coherente en sí; ni tampoco un álbum con sonido muy uniforme que no vaya ofreciendo nada nuevo. Pero en el caso que nos atañe, We Are Rising sigue un patrón de soft-dubstep que da lugar a que haya sorpresas y se entremezclen momentos más ligeros, otros más pesados y otros más sorprendentes, permitiendo, y eso me importa mucho, que se diferencie cada tema del resto en la primera escucha. 1/1 –Con respecto al panorama musical: Vamos a centrarnos en un panorama de música más dubstep/electrónica/post rock. Creo que consigue confluir estos tres géneros en un sello propio que ha llevado en los tres álbumes que, a día de hoy, Son Lux lleva publicados. Tal vez podríamos coger a Lorde como portadora de un estilo parecido, siendo más influenciado por los ritmos hip-hop/R&B; tal vez a James Blake con su primer disco, cuando hacía melodías más electrizantes y arrítmicas, o a Jonsi si se aliara con el islandés. Por lo demás, pocos son los que llevan un estilo parecido a este. 0,75/0,75 –Con respecto a lo anterior de Son Lux: Teniendo un sólo álbum de referencia, el ya mencionado At War With Walls And Mazes, vemos que nos ofrece un estilo más refinado y maduro, que, si bien pierde algo de lo tribal de este primer álbum, lo compensa con la intromisión de las flautas y los momentos más dubstep-friendly. 0,75/0,75 Puntuación total: 8,8/10 IMG_1127-0  

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s