Crítica de “Girls in Peacetime Want To Dance” de Belle and Sebastian: Indie pop que hace lo que promete en su título

Promete hacer que las chicas bailen. Lo de en tiempo de paz lo omito. Y casi que lo de las chicas, englobemos a todo el mundo en este mundo creado por Belle and Sebastian en su último álbum. Tengo que decir que no había escuchado nada este grupo hasta Girls in Peacetime Want To Dance, y si el estilo que llevaban antes de este LP se le parece, tengo que decir que me arrepiento mucho de no haberles conocido antes.

Así que me encaminé a escuchar a este grupo por primera vez, sin ninguna imagen concebida, quería que fuese de sorpresa. Empieza a sonar Nobody’s Empire y quedo encandilado con su línea de sintetizador y como va creciendo conforme avanza el tema. Me encanta el toque infantil que de vez en cuando se deja notar, le aporta una alegría extra a la canción. Después me salta Allie, con guitarras acústicas como protagonistas, rompen esa impresión inicial que me había hecho de ellos con un estilo que roza más bien a los Franz Ferdinand más acústicos, exceptuando la aparición de algún toque de guitarra eléctrica.

Mientras sigo extrañado ante este cambio, suena The Party Line. Después de pasar esos diez primeros segundos, aparece un tema pegadizo, que tiene la vista atrás en los 80, con líneas de sintetizadores del estilo de Passion Pit, con algún toque de guitarra disco y un cuerpo que me recuerda mucho al último disco de Polock. Por otro lado, destacar el vocal masculino que me he encontrado hasta ahora, que si bien se mantiene en tonos medios, no resultan para nada aburridos ni repetidos. Llega The Power Of Three con la estela divertida del tema anterior pero con vocal femenino algo sensual. Paro el disco y me detengo a pensar en lo que he escuchado hasta ahora.

Y es que en estos cuatro temas podríamos encuadrar el disco en general. Por un lado, los temas más indie pop bailables, pegadizos donde encontramos pelotazos como Enter Sylvia Plath con su toque tan techno de los 80, Play For Today con su refrescante y clara melodía que consigue que los 7 minutos y medio que dura el tema no resulten nada pesados, y los ya mencionados Nobody’s Empire, The Party Line The Power Of Three.

Por otro lado tenemos la rama más del estilo indie rock de Arcade Fire en Reflektor, por expresarlo de algún modo. Son temas que si bien no son tan folk-acústicos de la última parte en la que voy a dividir el álbum, tampoco tienen los sintetizadores protagonismo. Aquí podemos meter Piggy In The Middle, de lo mejor del álbum por cierto, entremezclando trompetas y riffs simples de guitarra, Perfect Couples con su inicio tribal que acaba derivando en un indie rock muy bueno, The Book Of You y la ya mencionada Allie.

Y ya, sí que sí, la última parte, la más acústica-folk. Aquí podría encuadrar A Politician’s Silence con el protagonismo absoluto de las guitarras acústicas y violines que van y vienen. Ever Had a Little Faith? suena al rock acústico que depura Springsteen en ciertos temas de sus trabajos más recientes. Today (This Army’s For Peace) con su punteo lento de guitarra eléctrica secundado por un piano, The Cat With The Cream y, uno de mis temas favoritos del álbum, The Everlasting Muse con un estribillo con un cambio de tempo y melodía interesante donde incluyen violines folk, percusión lenta fácil de llevar y una parte vocal que se hace muy pegadiza.

Vale, este es un álbum largo, con canciones que, en general, sobrepasan los 4 minutos y encontramos varios que rozan los 6 minutos o Play For Today que llega a los 7 minutos y medio. Pero en general, son temas que defienden muy bien su tiempo, ofreciendo algo que permite al oyente seguir prestando atención. Ya sea ese cambio en el estribillo de The Everlasting Muse como melodías que van evolucionando y creciendo.

Es un álbum bailable y básicamente atemporal. Es fácil de imaginar ciertas canciones bailadas en una películas de finales de los 60-70 como encontrarte estos golpes de melodías tan del estilo Movida Madrileña/Pet Shop Boys/cualquier-artista-de-los-80-ya-que-todos-sonaban-igual y otros que, por el toque folk que tanto se está recuperando ahora, te puedes encontrar perfectamente.

A mí desde luego me ha sorprendido mucho el álbum. No porque esperara menos, sino porque, directamente, no me esperaba este derroche de genialidad y de toques distintos que se fusionan también. No es un álbum que se enmarque en un sonido en concreto, sino más bien en una década en una corriente, un estilo vintage.

Sin más, pasemos a la puntuación. Me reservo el 0,75 de “Con respecto a trabajos anteriores” para repartir en otras categorías:

Originalidad

-En el álbum: Ya he dicho todo lo que tenía que decir. Cada tema ofrece un sonido distinto que se entremezcla muy bien con el resto. 1/1

-Con respecto al resto: Sí, es verdad que ese revival de los 80 está siendo muy manido en la música actual, pero consiguen adaptarlo a ese indie rock/pop que transmiten en el resto del álbum. Y en el apartado folk, me parece que han hecho cosas muy interesantes que no recuerdo haber visto. 0,9/1

Impresiones:

-Primera impresión: Puntuación máxima, sin dudarlo. Es un álbum que me iba dejando una sonrisa conforme iban pasando los temas. 2/2

-Tema a tema en profundidad, impresión general: Tengo que decir que en el apartado más divertido y bailable, ahí han estado de 10. En el apartado más indie rock, ha habido momentos que, pensándolo fríamente, no me han terminado de llegar. No por estilo, sino porque ya no aportaban demasiado más. The Cat With The Cream The Book Of You son los causantes y por otro lado, A Politician’s Silence no me termina de gustar del todo, ya que esté me resulta que los casi 6 minutos que dura se hacen algo pesados, no como en el caso de Allie, que lleva un estilo similar pero resulta más conciso en los 3 minutos que dura. Por lo demás, me parece muy buen álbum con un estilo divertido, pero que estos pequeños baches y excesos le pesan en parte 4/5.

Lista de reproducción y compra: Me encanta esa variedad de sonidos, y es que encontrar un álbum así es difícil porque son pocos. Por otro lado, bien es cierto que los temas largos lo hacen difícil de incluir en una lista de reproducción diaria, pero Nobody’s Empire The Party Line lo solucionan con creces. 1/1

Puntuación total: 8,9/10

Girls in Peacetime Want to Dance

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s