Crítica “St. Vincent” de St. Vincent: A golpe de guitarrazo y sintetizador

Yo antes de empezar esta crítica, quería pedir disculpas a St. Vincent. Por un lado, por no haber dado un duro por ella y que luego se llevara el Grammy a Mejor Álbum Alternativo por este álbum a criticar ahora, St. Vincent, y por otro por no darle lugar en la lista de lo mejor del año. Perdona Annie Clark por no haberte sabido apreciar.

Pero es que la historia con St. Vincent es esa. Es un álbum complicado. Quiero decir, me encantan esos ritmos urbanos de sintetizadores algo retro, como en el caso del tema que abre el álbum, Rattlesnakey luego como esos ritmos se entremezclan con guitarrazos en ocasiones demoledores pero que encandilan, como es el caso de Bad Believer. Y si luego a este panorama añadimos temas más introspectivos, con menos agresividad, donde encontramos sintetizadores que nos envuelven con una ligera percusión que se encargan de marcar el tempo, como es el caso de Prefer You Love.

Álbumes como éste hay pocos, y gracias a la re-edición que se ha lanzado este pasado febrero, tenemos más St. Vincent para rato. Y es que son cuatro temas, más un remix muy interesante de Digital Witnessque se encargan de terminar de cerrar los 11 temas que conformaban la edición original de St. Vincent. Y son unas perlas muy buenas. Me encanta ese lado de desmelene que desprende en el tema Bad Believer, un estribillo que se queda a la primera, guitarras eléctricas que van y vienen y que tienen el protagonismo absoluto del tema, y una percusión simple pero resultona, con momentos de clímax antes de los estribillos. El toque tribal de Pieta y los coros angelicales le dan un toque de originalidad con respecto al resto de temas y la temática que abordan, con respecto a melodías. Si bien es el que menos tiene que ver con el glam rock (por denominarlo de alguna manera) que predica en el resto de temas, no parece estar encajado a presión. Sparrow y sus sintetizadores lentos que me recuerdan a cierto toque dubstep y que en general, no se le puede sacar nada malo, pero tampoco nada sorprendente. En cambio, Del Río sería como la versión más animada de Sparrow; con un estribillo simple (Del! Del! Del Río!) consigue pegarse muy fácilmente.

Por lo demás, ¿qué encontramos en St. Vincent? Por comparar, podríamos decir que este álbum es lo que saldría de mezclar a David Bowie en su etapa más glam con los Flaming Lips, estos en cualquiera de sus etapas, en lo que a guitarras se refiere. Se nota que Annie Clark toca la guitarra, y predica la buena calidad con la que lo hace. Con esta primera descripción en lo que a estilo se refiere, luego podemos encontrar dos vertientes.

Por un lado, la vertiente más animada, la que nos hace imposible estarnos pegados en la silla. Son temas con percusiones rápidas, guitarras eléctricas con fuerte distorsión y toques de sintetizador. Son los ya mencionados Rattlesnake, Birth In Reverse, la asombrosa, con toques de viento metal y un estribillo que, al menos a mí, me recuerda a BlondeDigital Witness.

Con Regret me reafirmo en lo de los Flaming Lips, ya que parece auténticamente sacada de su Yoshimi (parece que no hay critica que no acabe sacando esta comparación), Bring Me Your Loves es de lo mejor de este álbum, con una introducción algo tecno, un estribillo con una parte vocal algo simple y que queda casi como un mantra. Psycopath suena más inocente, más pop descafeinado, tal vez culpa de eso tenga la ausencia de guitarra eléctrica en la mayor parte del tema reservándose para un solo al final, que sí bien muy interesante, no termina de hacer despegar al tema.

Y ahora, por otro lado, tenemos la vertiente más tranquila, que en ocasiones roza el meh; el no está mal, el bueeeeeno. En esta segunda clasificación estaría, de cabeza, Every Tear Disappears, que si bien no es un mal tema, tampoco me causa sensación. Volviendo a la vertiente tranquila, que de hecho está compuesta de temas la mar de interesantes, el primero de ellos es Prince Johnny, un mediotempo con coros que van y vienen, percusión lenta pero marcada y toques de guitarra eléctrica que no buscan el protagonismo. Huey Newton sería el ejemplo claro cuando hablo de los ritmos urbanos. Un tema lento, con una línea de sintetizador sobre la que se basa la melodía y una percusión que, si bien tiende a lo militar, no tiene un tempo muy rápido. Y por último, me quito el sombrero con I Prefer Your Love, con su base de sintetizador distorsionada, batería simple y toques de sintetizador que añaden claridad en los estribillos. Una parte vocal maravillosa, de lo mejor que vamos a encontrar en este álbum.

Sin más, pasemos a la valoración de este álbum. Me reservo el 0,75 de Con respecto a lo anterior del artista:

Originalidad

En el álbum: En primera instancia, los temas parecen solaparse unos con otros. Pero una vez dadas las escuchas oportunas, cada tema toma forma por sí mismo, con melodías bien diferenciadas en las que, si bien esa batería urbana esta presente, nos ofrece un buen compendio de temas originales entre ellos. 1/1

Con respecto al resto: Salvo ese toque Flaming Lips que he mencionado, y que se percibe de pasada, no sé de ningún otro álbum de actualidad que suene de esta manera. 1/1

Impresiones

Primera Impresión: Cuando escuché el álbum por primera vez hace un par de meses, no supe entender porque era tan aclamado. Me pareció original, sin duda, pero no me terminó de encandilar a la primera. Ahora es más o menos igual, quitando esos momentos como Rattlesnake, Digital Witness Bad Believer que es cierto que entran a la primera, hay que darle al álbum unas cuantas escuchas más para terminar de apreciarlo. 1,2/2

Tema a tema: Son canciones con una producción excelente. Desprenden una originalidad brillante, y la guitarra de Annie Clark se encarga de añadirle el sello personal. Son temas que en ocasiones rozan lo íntimo, con melodías que se ven muy curradas, hablando en plata. No se ve nada dejado a la suerte, está todo controlado. Si bien es cierto que ese momento meh de Every Tear Disappears y tal vez Sparrow dejan que desear, por el resto de temas no puedo decir nada malo. Hay momentos que noto que me falta algo, pero sin duda, 4,5/5

-Lista de reproducción y compra: Quitando esos meh ya mencionados, en este álbum encontramos temazos, que ya he ido mencionando a lo largo de la crítica. Temas que van a poblar mi lista de reproducción diaria sin duda. Y por otro lado, es un álbum que me compraría, pues creo que ofrece una frescura muy interesante en el panorama actual. Y se ha llevado el Grammy a disco alternativo, que es un plus. 1/1

Puntuación total: 8,7/10

Lo mejor del álbum: Digital Witness y Bad Believer

Lo no tan mejor del álbum: Every Tear Disappears

St. Vincent (Deluxe Edition)

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s