Día: marzo 22, 2015

Crítica de “Our Love” de Caribou: Música retro adaptada a los sonidos actuales

Antes de empezar, tendría que dar gracias a Caribou, su discográfica o quién sea, por haber re-editado su álbum de 2014 Our Love y darme la excusa para poder escucharlo ahora y hacer su crítica. Que básicamente se va a resumir en criticar a la edición original, ya que esta nueva edición añade 7 temas nuevos a los 10 ya existentes, basados principalmente en remixes o alguna que otra versión extendida.

En cualquier caso, tenía referencia 0 de Caribou. Lo único que escuché de él antes de este Our Love fue un tema suyo en la BBC Radio al que ni presté atención ya que estaba haciendo tiempo hasta que se estrenase What Kind Of Man de Florence and the Machine. En cualquier caso, lo poco que saqué de aquel tema me gustó. Vi una electrónica algo retro pero muy apetecible, así que me dispuse a escuchar su álbum.

Así que, como digo, me dispuse a escuchar el álbum de un artista del que no tenía ninguna referencia, pero nada más abrir con este Can’t Do Without You, pude comprobar que no me había equivocado. Un tema que se pega fácilmente, con una melodía que se va a animando pasando de niveles más lo-fi a otros más intensos, donde los sintetizadores cobran el máximo protagonismo con una percusión que evoluciona en su sonido y una parte vocal que recuerda a Tame Impala y una simplicidad en letra que combina con la esencia de la melodía sobre la que se basa el tema.

Y es que este Our Love es un compendio de temas con unas melodías que juegan entre lo analógico y los sintetizadores más clásicos que encuentran su reminiscencia en la década de los 80. Encontramos melodías que empiezan débiles, algo oscuras y que acaban desarrollando un buen cuerpo, como es el de Our Love, o temas que juegan con las partes vocales como es en Dive y sus momentos de contraste/transición de melodía, o Second Chance, con una vocalista femenina que bien podría haber salido de un tema de Mariah Carey, con unos agudos y una fragilidad que contrastan con los sintetizadores fuertes que protagonizan el tema.

Otro ejemplo que me parece digno de mención es Julia Brightly, que es una versión diluida del techno de los 90, conseguido a base de reducir el peso de la percusión e introduciendo sintetizadores que aportan claridad a base de cambios de intensidad y barrer la melodía cada intervalo de tiempo corto.

Es un álbum muy bien cohesionado, donde no hay grandes saltos entre los temas, pero esto no impide que se permitan distinguir. Por otro lado, quitando ese Can’t Do Without You, es complicado encontrar otro tema que despunte entre el resto, que le veas con posibilidades de single o con capacidad para incitarte a escucharlo de forma más “diaria”. Quiero decir, es un disco que, de apetecer escuchar alguno de sus temas, es escucharlo entero. Me gusta el estilo retro que derrocha este álbum, y la evolución de los sintetizadores a la hora de someterlos a efectos que hace Caribou, pero lo veo un disco algo descompensado. Quiero decir, tenemos ese estupendo tema que abre el álbum, pero el resto ya es intentar seguir con un álbum que, habiendo alcanzado su cota más alta al inicio, es complicado que vuelva a superarse. No es que caiga en saco roto los 9 temas restantes, de hecho, encontramos puntos muy interesantes; pero ya no hay nada que hacer.

Sin más, pasemos a la valoración del álbum:

Originalidad

En el álbum: Como digo, se mantiene en un marco de sintetizadores retro que llevan el mismo estilo, pero cada tema tiene su toque interesante que permite diferenciarlo del resto sin dificultad. 1/1

Con respecto al resto: Si bien hay una clara tendencia de recuperar sonidos de los 80 en el panorama actual, no encuentro una inmersión como esta en publicaciones actuales. En cierto modo, en lugar de ser música actual intentando ser antigua, lo veo como música de los 80-90 intentando adaptarse a la actualidad, lo cual lo veo una apuesta muy interesante y que, sin duda, ha funcionado conmigo. 1/1

Impresiones

Primera impresión: Ya he dicho que Can’t Do Without You me dejó sin palabras. Si bien después seguía una serie de temas que bajaban el clímax alcanzado al principio, me pareció que remontaba hacia el final del álbum, con Your Love Will Set You Free un interesante cierre. 1,5/2

Tema a tema en profundidad/Impresión general: Al César lo que es del César. En este Our Love no encontramos simplemente progresiones de acordes en sintetizadores y ya, si no que encontramos así mismo una evolución sonora en los efectos de estos instrumentos que denotan un buen trabajo de producción. Ya no solo el hecho de que se ven melodías interesantes que gustan en conjunto, sino que se ven un trabajo arduo bien hecho. En técnica no podría sacarle ningún defecto, y en conjunto es un disco que me ha gustado bastante. No tengo nada con lo que basarlo, pero per se, es un álbum que funciona, con sus altibajos pero prevalecen más los altos que los bajos. 4,5/5

Lista de reproducción y compra: Me voy a repetir hasta la saciedad, pero de momento Can’t Do Without You va de cabeza a mi lista de reproducción general, tal vez incluya Your Love Will Set You Free, que me parece una de las progresiones más interesantes, empezando algo frío pero que acaba en un clímax muy bueno para cerrar el álbum. En lo que respecta a la compra, me parece un álbum novedoso con un sonido fresco. No resulta ni tan pesado con la atmósfera retro en la que se mueve ni tan flojo como las producciones electrónicas actuales que se mueven por este género. 1/1

Puntuación total: 9/10

Our Love (Expanded Edition)

Perdona Martin Solveig por enterarme ahora de que has estrenado nuevo single, “Intoxicated”

Aquí se va a notar mis preferencias musicales y donde presto atención. Quiero decir, la escena dance me resulta del todo indiferente, y a menos que sea un lanzamiento de la talla David Guetta o Martin Garrix, que lo lea por Twitter o medios parecidos, no me entero de los estrenos de este género. Por eso me ha dado cierta pena haberme enterado con dos meses de retraso del estreno de Intoxicated, el nuevo single de Martin Solveig colaborando con GTA:

Soy de la opinión de que la música dance para las fiestas (o ciertas tiendas de ropa que ya ponen cualquier cosa), así que, de tener un álbum de este estilo, es para una ocasión como esa, para hacer la crítica o porque haya visto algo diferente en el álbum, y eso fue lo que me pasó con Martin Solveig. Lo conocí a través de la canción Hello, aún tenemos todavía incrustada la vocecita de Dragonette entonando su estribillo. El caso es que esa canción me resultó tan fresca, que me entró curiosidad y me descargué el álbum completo.

Descubrí en Solveig algo más que un DJ, descubrí a un productor que apostaba por sonidos que, si bien tenían su reminiscencia obvia en el dance, tenían algo de precursor. No se subía en el carro de otros como David Guetta o Calvin Harris, de los cuales llega un momento que todas sus canciones son muy parecidas, en lo que a estructura se parece. Me gustaba su faceta de cantante en temas como The Night Out, que aún sigo escuchando. En general, me pareció muy buen músico.

Así que ahora llegamos a 2015 y me encuentro con este Intoxicated, que suena animado y si bien tiene más peso el sonido que le envuelve en el panorama, consigue implantar un sello propio. No suena tan naïve como su álbum Smash, pero es un buen reciclaje, una buena maduración. Tal vez sea el bigote que se ha dejado o el hecho de que hayan pasado 3 años desde su último LP y quiera volver con algo nuevo, pero aquí somos muy fans del sonido de aquel LP, habrá que ver con qué sorprende ahora.