Mes: abril 2015

Recomendación de la semana XVIII: “Short Movie” de Laura Marling, entre el folk acústico y el rock suave

Al cabo de leer tanta crítica positiva hacia la persona de Laura Marling, al final he caído en la tentación de escuchar su trabajo de estudio más reciente, Short Movie, y tengo que decir que he acabado la escucha bastante contento.

Al menos en este álbum, y no quiero generalizar porque no conozco nada anterior a ella, se mueve en un terreno que abarca desde el folk más rockero y cierto toque country, pero muy sutil, que tal vez podría hacer que nos recordara a la figura de Amy MacDonald (¿qué será de ella?).

En cualquier caso, este Short Movie se caracteriza por la contraposición de la vena, como ya hemos mencionado, más enérgica de la cantautora con un apartado más tranquilo protagonizado por guitarras acústicas, pero estas transiciones resultan del todo suaves, sin demasiados contrastes que hagan que algo no te encaje. Como es el caso de Don’t Let Me Bring You Down y, su opuesta, Easy.

De este álbum encontramos momentos la mar de interesantes como este Gurdjieff’s Daughter donde la originalidad viene dada a nivel lírico y a nivel vocal, donde la artista inglesa canta en una mezcla de verso/prosa medio rápido muy destacable. Warrior funciona como un buen inicio de álbum, y I Feel Your Love… simplemente entra a la primera escucha.

De veras recomiendo un vistazo a esta cantautora británica, que se ha lucido con este Short Movie y podremos encontrar con seguridad en las listas de éxitos de 2015.

Analizando el hit: “See You Again” de Wiz Khalifa, la elegía que todos quisiéramos que nos dedicaran

Siempre se habla de Miguel Hernández como el escritor que hizo “la elegía que a todos nos gustaría que alguien nos dedicara al morir”, por aquella obra suya Elegía a Ramón Sijé. Pero, casi un siglo después, podemos marcar un nuevo hito en la historia de este subgénero de la lírica: el See You Again, de Wiz Khalifa con Charlie Puth.

Como estrenamos nueva sección (la cual tenía muchas ganas de hacer, por cierto) vamos por orden. Primero toca hablar del aspecto más melódico del tema. Tan solo en este aspecto ya invita a la recepción del oyente y al éxito. Es un tema de contrastes. Por un lado, la parte donde el piano y el falsete delicado de Charlie Puth se adueñan del tema, cantando una línea que en seguida se queda; y por otro lado, la colaboración en el tema del rapero Wiz Khalifa, que si bien no es santo de mi devoción, me tengo que quitar el sombrero. Su parte, caracterizada por un rap tranquilo nada agresivo y una línea melódica más animada pero que no desentona con esa primera parte más delicada. Más bien al contrario, cada parte consigue potenciar y complementar a la otra.

Y ahora, toca analizar el aspecto lírico. Os pongo en situación. Este tema pertenece a la banda sonora de Fast and Furious 7, y, si no me equivoco (es una película que tengo pendiente de ver que, aunque no me interese este género, las recomendaciones han sido numerosas) se encarga de cerrar el filme. Bien, todos recordaremos a Paul Walker, el actor que aparece en la saga y que, trágicamente, falleció en un accidente de tráfico.

See You Again es el homenaje que le hace todo el equipo de la película, así como amistades y demás gente con la que tuviera relación, al actor. Ya desde el primer verso, se nos informa de este hecho:

It’s been a long day without you, my friend

And I’ll tell you all about it when I see you again

Recordemos que Paul Walker moría a mitad del rodaje de esta película, siendo el resto de película donde debía aparecer creada a partir de efectos de ordenador (los cuales, según me han informado, quedan estupendos). Ese primer verso hace referencia al equipo que forma Fast and Furious, que echan de menos al actor, y siguen trabajando pero reconocen la dificultad de ello. Asimismo, dejan un atisbo de esperanza, una puerta abierta, a volver a reunirse con Paul Walker, en una vida futura e inteligible.

We’ve come a long way from where we began

Son 7 películas ni más ni menos las que conforman esta saga, y ya está confirmada una nueva entrega prevista para el año que viene. 7 películas que han conformado un camino nuevo de relaciones y vínculos, una evolución a nivel personal y sentimental que el equipo palpaba.

Y es que, este concepto de amistad es el tema predominante de estos versos. Pero ojo, que hay momentos en los que parece contradecirse, porque mientras al principio, bajo una perspectiva más personal que bien podría suponerse de Paul Walker o de Vin Diesel, se habla en unos momentos en los que se reconoce que esto no va a durar, mientras que en la segunda mitad del álbum considera eternos los lazos entre ellos. Tal vez, si no una contradicción, una referencia a niveles distintos. Un nivel material, por decirlo de algún modo, haciendo referencia a la limitación de la vida y de su duración, y un nivel espiritual, que conecta de nuevo con los versos iniciales.

I know we loved to hit the road and laugh

But something told me that it wouldn’t last

——

A friendship turned to a bond

And that bond will never be broken

The love will never get lost

Y ya toca hablar del cierre del tema, de los últimos versos que preceden al último coro, ambos cantados por Charlie Puth. Unos versos que cantan ese momento de luz al final del túnel, de ese adiós final de la persona, siempre con referencias a la carretera y a casa, conceptos a los que está ligada la figura de Paul Walker y Fast and Furious.

So let the light guide your way, yeah

Hold every memory as you go

And every road you take

Will always lead you home, home

Si te consideras seguidor de este blog (¿distintiber?), habrás podido inferir de mis entradas que no soy muy partidario de los hits que conforman el top charts. En este caso, See You Again es un tema que, de meterlo en mi biblioteca musical, mucho no duraría porque no soy demasiado seguidor de este estilo. Sin embargo, es un éxito justificable y muy bien merecido. Ya no como broche final de despedida de Paul Walker, sino que tanto a nivel melódico como a nivel lírico ofrece cierto aspecto novedoso, o al menos refrescante, ya que temas como este hacía bastante que no veíamos copando las cotas altas del Billboard.

Porque sí, esta nueva sección se va a basar en la verdadera lista de éxitos que es el Billboard, y no en esa parafernalia de lista que es la de Los 40 Principales o la lista de ventas española, donde siempre vamos con retraso.

Crítica de “Kindred” de Passion Pit: Como una maratón, entre lo explosivo y la tranquilidad electrónicas

Al fin. Han tenido que pasar tres años desde la publicación de Gossamer para que tengamos una nueva entrega de los Passion Pit, pero os puedo afirmar desde los primeros adelantos que nos han ido dando (primero a cuentagotas a base de trailer y luego nos dieron Lifted Up (1985) Where The Sky Hangs seguidos), la espera ha merecido la pena.

Porque sí, yo me declaro fan del sonido de los de Michael Angelakos desde que los descubriera gracias a un amigo con Sleepyhead así que, si bien voy a intentar ser objetivo en la medida de lo posible, esta entradilla es más bien para avisaros de la perspectiva sobre la que se va a ver este álbum.

Es un álbum de contrastes, y eso es algo que supimos desde un primer momento con la contraposición que creaban Lifted Up (1985) con Where The Sky Hangs. El primero, con un sonido más explosivo que invita a bailar dando brincos, y el segundo algo más lento pero muy fácil de llevar, menos explosivo pero que resulta una delicia para cantar (aunque seamos incapaces de llegar a los falsetes de los que presume Angelakos). Y por otro nos pone de manifiesto la temática general, en lo que se refiere a lírica del álbum. Un trabajo mucho más personal que fluctúa entre la relación sentimental con su mujer y emociones y recuerdos que evoca el propio Angelakos, que lo llevan a reflexionar sobre sí mismo.

Es un álbum que se hace fácil de escuchar, donde el hilo conductor del álbum, a saber, sintetizadores (más controlados que en sus trabajos anteriores) y la parte vocal evolucionan y sufren una progresión que resulta, en la mayoría de las ocasiones natural. ¿Cómo pasar de la energía de Lifted Up (1985) a la tranquilidad de Where The Sky HangsPues con Whole Life Story, cuyo estribillo, las palmadas, el estribillo que se queda a medio camino pero que te invita a seguirlo, funciona como perfecta transición entre ambos temas. O por otro lado, ¿cómo hacer que Until We Can’t (Let’s Go) no parezca como un parche y una dosis de energía injustificada? Pues poniéndole uno de los temas más lentos (y ojo, uno de los más bonitos del álbum) y darle una salida que conecte con la introducción del siguiente tema, hablo de Dancing On The Graves.

Angelakos y los suyos han sabido configurar muy bien este álbum. No han cometido el error de Gossamer, por decirlo de algún modo, donde te vendían toda la carne en la primera mitad y llegaba a un momento del álbum algo convulso que no te acababa de convencer. En este Kindred, los momentos en los que el álbum parece que te lleva a una onda cuyo único destino es el aburrimiento, te meten la dosis de adrenalina suficiente para seguir avanzando. Es como una maratón, donde Passion Pit mantiene un ritmo constante donde fluctúan entre momentos en los que se relaja para volver con más fuerza, llegando al final de la carrera sin problema.

Y ese concepto de “volver con más fuerza” es el que está presente en los dos temas que, de algún modo, funcionan como pilares del LP. Hablo de Five Foot Ten (I) Ten Feet Tall (II). El primero es un tema que empieza despacio para acabar desembocando en un despliegue de sintetizadores del todo festivo y un estribillo que me recuerda completamente a Smallpools. El segundo es el tema donde Passion Pit se permiten que se les vaya la cabeza, me explico. Un tema de atmósfera envolvente, basado en una percusión apoteósica y en un vocoder que recuerda a la colaboración que hicieron con Madeon, Pay No Mind. Pero aún siendo un momento de locura, por calificarlo de alguna manera, consiguen mantener la calma y la entrega para ofrecernos uno de los mejores momentos del álbum y uno de los mejores cierres de álbum que se puede echar alguien encima.

En un álbum que apenas cuenta con 10 temas poco lugar hay para el relleno, pero tal vez podríamos destacar momentos que no me terminan de convencer. Quien dice momentos dice dos temas en concreto: All I Want Looks Like Rain, que suenan muy bien, pero a nivel de enganche no me terminan de convencer. Tal vez dándole unas cuantas oportunidades más me anime a escuchar estos temas a nivel individual. Pero ojo, a nivel colectivo son temas que terminan de darle sentido al álbum, pues si no se quedaría como energía liberada de forma descontrolada e injustificable.

Y poco más puedo decir de este álbum que no haya dicho ya, así que pasemos a las valoraciones:

Originalidad

En el álbum: Passion Pit consigue seguir con un mismo hilo conductor todo el álbum sin caer en la tentación del auto-plagio o cruzar la frontera entre temas y hacer que se parezcan entre ellos. 1/1

Con respecto al resto: Tienen estilo propio y son fuente de inspiración para nuevos grupos, y con este Kindred marcan un nuevo camino a seguir. 0,75/0,75

Con respecto a lo anterior: Este álbum es la evolución lógica de sus trabajos anteriores, no podríamos haber esperado nada igual a Gossamer ni un retroceso a lo naïve de MannersHan sabido mantener lo mejor de sus trabajos anteriores y darle una perspectiva nueva para que este Kindred resulte novedoso y refrescante para el público. 0,75/0,75

Impresiones

Primera Impresión: Por favor, son Passion Pit, era muy difícil que decepcionasen a la primera en su tercer álbum de estudio, y desde luego en la primera escucha no lo han hecho. 1,5/1,5

Tema a tema en profundidad/Impresión general: No son temas simples, eso desde luego. Esto es algo que se nota en los más explosivos como Until We Can’t (Let’s Go), pero incluso los temas que parecen más simples como son Looks Like Rain Dancing On The Graves cuentan con una producción fantástica. A nivel lírico, nos muestran a un Michael Angelaños romántico, que lucha con la fama para mantener a su mujer, y huye del cliché de las canciones de amor de “madre mía cuanto te quiero, qué haría sin ti”. Aunque hay momentos, como el ya mencionado All I Want que no me termina de convencer, es algo que se olvida inmediatamente al oír Ten Foot Tall (II) 4,8/5 

Lista de reproducción y compra: Sí, me lo compraría, lógicamente. Y sí, ya hay más temas del LP dentro de mi lista de reproducción que fuera de ella 1/1

Puntuación Total: 9,8/10 (Sí, me cuesta dar un 10 redondo, pero lo podemos redondear sin ningún problema).

Kindred

Nuevo adelanto del debut de Nate Ruess, “AhHa”: ya solo cabe esperar un disco muy potente

Ya hablamos en entregas anteriores del inminente debut de Nate Ruess, vocalista de fun. que cosechó un buen éxito con su sophomere album Some Nights. Y ahora vamos a encontrar una reminiscencia directa de éste en este nuevo adelanto del americano AhHa:

Se trata de un tema más directo, que, personalmente, encuentro menos pasteloso que aquel Nothing Without Love que lanzara hace un par de meses. Con cierto toque tribal, cierto piano que avanza rítmico y simple y una parte vocal dura y aguerrida, es difícil no imaginárselo como una cara B del single de Some Nights, tema del que hecho toma una línea vocal (si el oído no me falla).

Grand Romantics sale el 16 de junio de este mismo año, así que por entonces podremos ver si estos dos temas que ya conocemos forman parte de un trabajo mayor que viene a ser un fun. reciclado, o, tal vez lo contrario, y Nate Ruess nos sorprenda con una extrema originalidad en su debut en solitario. Pero, por lo que a mí respecta y por lo que llevamos viendo, no lo creo.

Ya tenemos lyric vídeo para lo nuevo de Hilary Duff, ha conseguido aumentar nuestras expectativas sobre ella

Que Hilary Duff volviera, no me entusiasmó demasiado. Ni tampoco lo odié, ojo. Simplemente, me causó indiferencia. Y es que, para mí, Hilary Duff va a ser siempre o Lizzy McGuirie o, en un aspecto más musical, la cantante de Mercy. 

Aunque si bien es cierto que esa faceta neo-soul con la que aparecía con aquel single me sorprendió, tampoco me dediqué a investigar su carrera musical a ver si encontraba más momentos como aquel. Y casi que no volvió a darlos a posteriori. Ya que, poco a poco, su figura fue desapareciendo hasta que, después de tener a su hijo, anunció su comeback. Y el primer indicio que tenemos de éste es Sparks:

Y sí, tengo que decir que lo ha conseguido. No es aquel neo-soul tan interesante pero tampoco es el teenpop con el que comenzó. Es un pop maduro con una línea melódica protagonizada por un silbido que hace que enseguida se te pegue como un chicle. Y en lo que respecta al lyric vídeo, consigue transmitir cierta atmósfera elegante y chic, que se complementa a la perfección con el tema.

En fin, habrá que ver con qué vuelve Duffy, si es que termina de volver y no se queda en un limbo musical del que no haya quien la saque. En cualquier caso, la cantante que comparte cumpleaños conmigo (totalmente verídico) ha dado un buen paso adelante demostrando que hay otra salida a parte del twerking del mundo Disney.

Bat For Lashes colabora con John Metcalfe en “Just Let Go” y nos recuerda que la artista aún sigue ahí

Porque sí, ya han pasado tres años desde aquel fantástico The Haunted Man con el que conocí a una genial Natasha Khan bajo el nombre de Bat For Lashes y con un estilo que entremezclaba lo orquestal con los arreglos electrónicos sutiles. Y es que desde entonces, su producción sale con cuentagotas, como es el caso de la versión de Son Lux y su Plan The Escape que hispter para la Banda Sonora de la entrega más reciente de Los Juegos del Hambre.

Pero los seguidores de esta artista británica estamos de enhorabuena, y es que gracias a John Metcalfe, tenemos un nuevo tema en el que, si bien no produce, al menos canta. El tema lo podéis escuchar en la web NME, así que recomiendo hacer la escucha mientras desglosamos en esta entrada el tema.

Las referencias que tengo de John Metcalfe son nulas, pero por lo que he podido leer es un violinista que trabaja sobre todo melodías donde predomina cierto aire clásico con tintes electrónicos. Tal vez lo podríamos comparar con un Ludovico Einaudi más arriesgado. Pero en lugar de suponer, vayamos a lo que tenemos claro, este Just Let Go.

Se trata de un tema que empieza delicado, con un piano suave sobre el que aparece una instrumentación basada en toques de guitarra eléctrica y toques envolventes, hasta que llega un momento donde aparece una percusión electrónica y unos sintetizadores ambos suaves, acompañando a la voz de Bat For Lashes pasada por un autotune que tiene un recuerdo discreto de James Blake.

Y ojo porque esta parte vocal es del todo interesante, ya que experimenta el mismo estilo de progresión que el resto del tema. Si Bat For Lashes tuviera que decidirse por un camino para su nuevo LP, desde luego este sería un acierto.

Análisis del vídeo de “Uma Thurman” de Fall Out Boy: a la orden de sus exigencias

  

Casually walking my zebra down the street

Cuando leí que Fall Out Boy sacaba en su nuevo álbum un tema titulado Uma Thurman, ya había apreciado en mí cierto hype. Tampoco demasiado, porque el punk rock que profesa este grupo tampoco me vuelve loco, pero para escucharlo de vez en cuando va bien.

  
When you are surrounded by chicks (*ba dum tss*)

El tema, como el álbum en sí, suena a punk rápido y animado, con una larte vocal que se presenta bastante similar en cada uno de los temas… al igual que las melodías. Pero en fin, esto no es una crítica del álbum y toca centrarse. Uma Thurman tiene toques, sobre todo en el comienzo, que recuerdan completamente a Tarantino y el personaje de Kill Bill, y en lo que respecta a la letra, encontramos alguna referencia “She wants to dance like Uma Thurman/Bury me til’ I confess”.

  

Cuando Estados Unidos lleva la libertad por el mundo

En el vídeo, desarrollan una idea bastante interesante: mostrar las demandas (en ocasiones extravagancias) de un grupo de rock. Para ello, se basan en el personaje de una chica que dicen ha sido elegida para ser durante 24 horas asistente del grupo. Este papel hace que nos la encontremos abanicando a uno de los integrantes, yendo al karaoke con el vocalista del grupo, o sacando su vena más deportiva en el gimnasio o haciendo deportes varios.

  
-Pues Zayn se ha ido de 1D +Cuéntame más, me interesa

Al final como siempre digo: video entretenido, que explora un concepto algo distinto y no se queda en el mero “esta es la banda y cantan esto”. Vale, no propone debates morales ni da pie a dar interpretaciones diversas, pero en eso si se mantiene fiel a la canción de la que es vídeo.