Crítica de “The Magic Whip” de Blur: El álbum donde juegan con la electrónica lo-fi y el brit rock

Con The Magic Whip me va a pasar lo mismo que me pasara con el Songs Of Inoccence de U2. Me explico. Tengo una única diferencia de Blur y es aquel Song 2 tan conocido fantástico. Este es el primer disco de la banda que escucho al completo, así que dejando este aspecto claro, podemos continuar.

No sabía que esperarme del “álbum de regreso de Blur” después de 12 años sin material nuevo. Me consta que Damon Albarn ha estado con Gorillaz y con su proyecto en solitario, así que se nota a un grupo en una notable forma (al menos, como digo, para un oyente nuevo). Esta experiencia viene dada, por un lado, por la energía de temas como Lonesome Street, Mirrorball Ong Ong, donde exploran una faceta más enfocado al brit-rock de melodías fáciles de llevar y fuertes golpes de guitarra, aunque si bien el primero de los temas es el más “normal” por decirlo de alguna manera, en Ong Ong encuentro cierta reminiscencia al primer trabajo de Father John Misty y en Mirrorball encuentro cierto parecido con el Ultraviolence de Lana del Rey mezclada con la BSO de una película de Tarantino.

A mí mismo me ha costado establecer cierto patrón de similitud en los temas que he podido agrupar en un grupo, y es que encontramos una interesante variedad de sonidos. Pasando de ese brit-rock más “genérico”, por categorizarlo de alguna manera, pasamos a temas cañeros que experimentan con un rock de tintes Queens Of The Stone Age The Flaming Lips sin tanto artificio, aquí podríamos mencionar Go Out o la bélica There Are Too Many Of Us.

Pero es que a pesar de que establezcamos estas separaciones, todos los temas están entrelazados entre ellos, la única diferencia sustancial es la influencia del tema en sí o al menos el sonido al que me recuerdan. Es el caso de I Broadcast Thought I Was Spaceman, donde no puedo sino evocar la imagen de Radiohead, en el primero más enfocado a Kid A y en el segundo más enfocado a lindes más experimentales como es el caso de The King Of Limbs

Por otro lado, es un álbum muy equilibrado. Los momentos de más derroche energético se ven compensados con momentos más introspectivos, como New World Towers o la recta final del álbum que suena más tranquila en temas como Ghost Ship Pyonyang, para acabar explotando en un cierre fantástico de mano de Ong Ong Mirrorball.

Como digo, no conocía de antes a Blur, pero me parece que en este álbum realizan un buen trabajo al aunar sonidos de una rama más experimental o alternativa (percusiones más lo-fi, sintetizadores, moduladores ligeros de voz) con una parte más rockera. Es un álbum en el que van a gustar, si no te convencen los Blur más alternativos tienes a los más rockeros un par de temas por delante y viceversa.

Tengo que hacer mención a uno de los temas que más me han conseguido, y es Thought I Was Spaceman. Un tema que empieza con una esencia más calmada y electrónica y que experimenta una evolución y una progresión que hace pensar, en la segunda mitad del corte, en el Embryonic de The Flaming Lips. Podría ser el tema que resuma el álbum, donde se recogen las tendencias más electrónicas y los toques más rockeros del álbum. En ambos casos, sin excesos. El punto medio del álbum, el tema que sirve como guía para saber lo que nos vamos a encontrar. Seis minutos que sirven como resumen de un trabajo que ronda los 50 minutos.

Y como tengo falta de referencias, poco más puedo decir de este álbum, a parte de que me ha encantado y me parece una apuesta muy interesante y una depuración muy buena de aquel Kid A de Radiohead, podría ser una versión reciclada 2.0 del álbum.

Sin más, pasemos a la valoración del álbum:

Originalidad

-En el álbum: Encuentro que Blur juega con un sonido que, si bien basado en un eje de vena electrónica y experimental, saben jugar con lo que tienen y aportan 12 temas que son fáciles de identificar por el sonido diferente entre ellos. 1/1

Con respecto al resto: En los grupos de rock actual, no es un sonido, o una actitud frente a este, que se esté llevando a cabo. Toman raíces en grupos como Radiohead o The Flaming Lips, pero es difícil de encuadrar en un marco de sonido actual. 1/1

Impresiones

-Primera impresión: Impresionante. Me ha encantado y sorprendido el álbum en primera instancia, nada más que añadir 2/2

Tema a tema en profundidad: Tal vez algunos temas choquen demasiado a la primera, como I Broadcast que suena demasiado explosivo a la primera pero acaba resultando pegadizo su estribillo, o Go Out por ejemplo. Por otro lado, la segunda mitad del álbum parece desinflarse demasiado para lo que estábamos llevando en la primera mitad. Tal vez hubiese cambiado el orden en ese sector, no suena mal pero suena un poco meh cuando lo escuchas de seguido. 4,5/5

-Lista de reproducción y compra: Me parece un álbum innovador con un sonido que puede dejar huella este año. Y por otro lado, hay bastantes temas de “consumo diario” que son del todo apetecibles. 1/1

Puntuación total: 9,5/10

The Magic Whip

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s