Recomendación de la semana XX: “+-” de Mew, indie rock de fuertes guitarras y sintetizadores ocasionales

Mew ha sido una de estas bandas que descubrí por casualidad, y de las cuales me llamó sumamente tanto la atención la aportada de su último trabajo, estamos hablando de +-que decidí quedarme con su nombre para darle una escucha cuando tuviera la oportunidad. Si a esto le sumamos que hace poco Kimbra comentaba su participación en dos temas de este álbum, me encontré en la situación idónea.

Hablamos de un grupo que, en propias palabras de la cantante australiana, es el grupo más infravalorado del mundo. Tal vez tampoco ese punto, pero lo cierto es que esta banda danesa lleva 20 años en la escena y su nombre no ha ocupado grandes lugares, aunque bien es cierto que se han ganado un lugar en la crítica especializada con su trabajo, hecho que, si le sumamos el hecho de que la escena musical danesa no ejerce demasiada influencia a nivel mundial, se trata de un logro.

Este álbum gira en torno al indie rock, con fuerte predominio de las guitarras eléctricas, como el caso de Witness The Night Believer, uno de los temas en los que canta Kimbra. Este tipo de temas que conforma el álbum suenan interesantes, no son nada del otro mundo, pero una escucha se merecen y acaban resultando pegadizos. La parte más a destacar del álbum es sin duda las canciones en los que Mew se permiten experimentar con sonidos que se alejan de ese derroche enérgico, como Making Friendsde lo mejor del álbum, que suena grandilocuente, con influencias funky, sintetizadores, toques de teclado… Y puesto a quitarme el sombrero, lo tengo que hacer con Rows, tema que protagoniza la recta final del álbum, un experimento de 10 minutos de duración donde vuelcan toda su creatividad en un tema progresivo donde las guitarras dejan paso a los sintetizadores escoba (compro el concepto, dicese de sintetizadores que eclipsan la melodía y la barren), junto a coros que evolucionan en el último minuto del tema para dar lugar a una melodía medio tempo que no nos deja estar parados.

Y desde luego, en este +-, tocan todos los palos. Desde esos momentos más animados a otros más, sino lentos, introspectivos, como Satellites o la primera mitad de Cross The River On Your Own. Finalmente, destacar el bonos track que funciona como cierre, Western Silver Lion, del cual me encanta el sintetizador tan naïve en el que se apoya la melodía del tema y el vocal en reverse del final.

Le tengo que dar una oportunidad a Mew, y es que, si su producción es tan buena como este +-, me habrán conseguido convencer. Ahora que caigo, ya oí algo de ellos, en cierta manera, al escuchar la fantástica versión que hiciera Birdy en su debut de su Conforting Sounds. En fin, si consigo encontrar un hueco entre todos los álbumes que tengo en lista de espera, daré una oportunidad a este grupo indie rock de daneses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s