“In Colours” de Jamie xx: Como una fiesta, momentos de extásis y momentos de estar en la barra tranquilo

El hype, habitualmente, suele hacer malas recomendaciones musicales. O al menos, no consiguen satisfacer las expectativas que se crean de un álbum que se anuncia a lo grande y que, al menos en mi caso, al escucharlo, me ha dejado una sensación agridulce.

Así que, con pies de plomo, comencé la primera escucha de este In Colours, que abría con un Gosh donde establecía una asociación que ya encontraría constante a lo largo del álbum, el resultado de mezclar a James Blake con Caribou:

Y es que la mezcla de percusión algo asonante con vocal samples va a ser la base principal de este álbum, los cimientos sobre los que se va a sustentar este álbum pero derivando en momentos más enfocados a un set de DJ y otros que podrían andar más encaminados a la escucha ordinaria, a encontrarlos en radios, como son el caso de Loud PlacesGirl, temas que mantienen esa estética minimal de electrónica analógica y que, en el caso del primer tema, cuenta con una parte vocal femenina que le aporta algo de sensualidad y ligereza.

Porque no podemos olvidar de donde viene Jamie xx, y encontramos aportaciones a nivel vocal de Romy Oliver Sim, sus compañeros del grupo The xx. Aportaciones que consiguen dar cuerpo y acercarse más a un estilo de Caribou de EDM minimal que al de un James Blake de electrónica disonante. Estos temas son SeeSawStranger In a Room, con un toque de guitarra eléctrica que recuerda a la formación original, y la ya mencionada Loud Places. 

Pero no podemos olvidar que la faceta en solitario de Jamie xx se basa sobre todo en los sets de DJ, y es este estilo de música el que poblará en mayoría entre los temas de este álbum. Si bien encontramos cierto peso de la electrónica minimal de The xx, en ocasiones se ve eclipsada por las bases progresivas de tiempos marcados destinadas a ser remezcladas para ser pinchadas en el Coachella, como la tranquila Sleep Sound Obvs, donde la percusión sobre la que se basa le da cierto aire caribeño.

Así que, en el álbum, podríamos establecer dos partes diferenciadas, la destinada a la pista de baile (alternativa, eso sí, aquí no hay pelotazos para lanzar un rave, pero sí temas que bailaría en un set en un emplazamiento reducido a las 4 de la mañana con muchas luces de estroboscopio) o la destinada a la escucha moderada, de cierta reminiscencia al deep-house que también podrías escuchar a las 4 de la mañana, pero en un ático en Nueva York, por decirlo de alguna manera. El tema que permitiría poner para escucha más temprano sería I Know There’s Gonna Be (Good Times), que es el tema que más se aleja de la estética normal del álbum, ofreciendo una melodía más rápida y animada con una parte vocal donde el rap es el protagonismo absoluto. Rompe con la tranquilidad de los temas que lo rodean, pero es una canción muy interesante, y bastante pegadiza, no nos podemos engañar.

Jamie xx controla a la perfección la producción de su álbum y nos ofrece 11 temas que no se basan simplemente en un instrumento practicando una melodía principal (que también), sino que nos ofrece una evolución melódica de cada parte, avanzando cada tema como un todo. Así, nos puede ofrecer Just Saying, de un minuto y veinticuatro segundos sin ningún problema y que sirve para aligerar el álbum entre sintetizadores altamente alterados que barren la escena anterior.

El caso es que es un álbum muy entretenido, como podréis haber ido imaginando. Bases entretenidas de una electrónica analógica que está muy de moda últimamente, pero madurando ese estilo añadiendo efectos que da más personalidad y peso del productor. No estamos hablando de un Panda Bear, que en ocasiones no reconocías lo que estabas escuchando, sino un término medio.

Y poco más puedo decir del álbum, así que pasemos a las valoraciones:

Originalidad

En el álbum: Consigue adjudicar a cada tema cierto toque que lo hace diferente al resto, aún manteniendo esa estética común de cohesión tan interesante. En ocasiones, este toque viene de la mano de la parte vocal o de una melodía que, si bien mantiene el un tempo parecido en la mayoría de temas, consigue despertar algo distinto en ti dependiendo del corte que escuches. 1/1

Con respecto al resto: Vale, Jamie xx se ha lucido con este trabajo, pero últimamente se está desplegando en el mundo de la música conocida (que no mainstream) este estilo de electrónica. Tenemos el extremo que es James Blake, tenemos las producciones coloridas de Caribou, tenemos al inclasificable pero embaucador Panda Bear y, en el centro, a Jamie xx, que sirve de hilo conductor de todos ellos. Si bien es cierto que aún mantiene toques de originalidad, me atrevería con un 0,5/1

Impresiones

Primera impresión: En cuanto salieron los primeros vocals distorsionados con el “oh my gosh” no pude evitar pensar en James Blake, así que empecé con buen pie. Luego conseguí ir deslindando esa faceta para reconocer la verdadera esencia del de The xx, en un álbum que me dejó muy buen sabor de boca 2/2

Tema a tema en profundidad/Impresión General: Es un álbum en el que se juega con la progresión y las melodías simples. No vamos a encontrar momentos en los que la melodía rompa, pero al fin y al cabo, es el objetivo. Jamie xx pretende que escuches su álbum a su lado, de la manita, y en los momentos más adecuados, hacerte saltar para que, cuando te canses, volver a cierto estado de tranquilidad. Es como una fiesta donde intercalas momentos de éxtasis y momentos donde te vas a la barra a descansar. En producción un diez, sin duda. Pero tengo que admitir que hay que darle unas cuantas escuchas al álbum para terminar de captar todo lo que ofrece, ya que, en algunos momentos, es un disco difícil. No es tan prêt-à-écouter en las ocasiones de sonido más enfocado a los dj sets, y en los momentos más apetecibles, tienes que volver a pensar qué es lo que viste en Girl para escucharlo otra vez. 4,5/5

Lista de reproducción y compra: Para complementar lo anterior, decir que cuando metí en mi lista de reproducción Girl Loud Places, tuve que dejar los temas pasar para comprobar qué me había gustado de ellos, pero luego, sin lugar a dudas, vi el acierto que eran. Y me lo compraría, porque me parece que ofrece un sonido muy interesante que merece la pena tener en una biblioteca musical. Y la portada me encanta. 1/1

Puntuación total: 9/10

In Colour

2 comments

  1. Difilongo, difilongo! Tal variedad que necesitaría escucharlo todo de una sentada para encontrarle cierta coherencia (¡si es que la hay!).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s