Crítica de “How Big How Blue How Beautiful” de Florence & the Machine

Cuando Platón, hace 2500 años, hacía disertaciones sobre el amor en El Banquete, no era capaz de imaginarse que, por un lado, la sociedad iba a desvirtuar la concepción de su concepto para crear el “amor platónico” y, por otro, que Florence & the Machine lo relacionaría con relaciones desastrosas que derivarían en un álbum que te transporta del clímax supremo a golpe de lo que llamo factor hostia, a lo más introspectivo e íntimo. Ah sí, y Florence Welch dice que el amor son muchas trompetas.

Porque si algo te asalta de inmediato al escuchar How Big How Blue How Beautiful, y sobre todo el tema que da nombre al álbum, es la introducción de este nuevo elemento en las composiciones del grupo británico. Ese outro de esta canción es oro para mí, y para Florence una interpretación de la sensación de estar enamorado, “una sección de viento incesante (…) siempre lo quieres usar, es una sensación increíble”.

Esta sección de viento se torna algo más intensa en el tema inmediatamente posterior, Queen Of Peace, de nuevo tratando el amor, esta vez incluyendo también un apartado más paterno-filial, en uno de los temas más guerreros del álbum.

Como digo, el amor, constante de este álbum junto a esta sección de viento y energía incesante del álbum. Y es que, con prestar cierta atención al apartado lírico, se puede observar como el álbum, si bien en ocasiones recurriendo a metáforas o ejemplificaciones ajenas como en el caso de Queen Of Peace St. Jude, se centra completamente en la propia Florence. Un álbum personal que intenta funcionar como un reflejo del espacio entre Ceremonials y ahora. Un tiempo que considera la propia artista como, en ocasiones, convulso. Habla en entrevistas de la extraña sensación de tener un año libre para buscar lo que la hacía feliz: ¿fiesta o mantener una relación?

Y eso es lo que encontramos en este álbum. Cierta reminiscencia a aquel Ceremonials en lo que respecta a la ducha de demonios interiores. En ocasiones con una actitud más guerrera como en Ship To Wrecky en otras de una forma más derrotista pero con ese atisbo de esperanza que colma Various Saints And Storms.

Volviendo al estilo del álbum, voy a volver a coger unas declaraciones de Florence (alias goddess Flo, alias Flo, alias la puta ama) en las que afirmaba que en este álbum había logrado un estilo más parecido al de sus primeras canciones, hablamos de algunas como Kiss With A Fist, atribuyéndolas todo lo aprendido hasta el momento. Exactamente esto fue lo que pensé con What Kind Of Man, pero esta impresión se queda ahí, en mi opinión. Tal vez podría señalar que Ship To Wreck me recordó en un primer momento a la esencia de Rabbit Heart (Raise It Up)Pero las reminiscencias estilísticas quedan ahí, porque no encontramos ni el arpa característica de los trabajos anteriores, ni lo naïve de Lungsni lo gótico/barroco del genial Ceremonials. 

Aunque eso sí, tomemos aquellas colaboraciones que hiciera para algunos filmes, desde Heavy In Your Arms Over The Love Breath Of Life, porque es en esa epicidad en la que podemos encuadrar este nuevo álbum. Temas que empiezan tímidos y acaban por todo lo alto como Third Eye, o que por el contrario ya empiezan en un listón alto, como la interesante Caught o la maravillosa, no-puedo-parar-de-bailar-y-cantar Delilah, con un uptempo genial, un ritmo muy fácil de llevar y que en seguida se imagina en los conciertos de este tour.

Conciertos. Otra palabra clave de este álbum. Porque son temas que son fáciles de imaginar en el escenario. Si bien Ceremonials te lo imaginabas en catedrales o en escenarios repletos de velas y vestuarios rococó (recordemos el MTV Unplugged), en HBHBHB se busca abarrotar los festis de verano. Nos ofrece temas que van directos al ataque y que se quedan con la suficiente facilidad como para cantarla a gritos ente otros fans en uno de sus conciertos. Las ya mencionadas What Kind Of Man Delilah son los buques de este grupo de temas, y me voy a permitir incluir Hiding (de la edición deluxe), con los toques de teclado ligeros, y Pure Feeling (de la edición del Target), con unas palmas animadas y fáciles de seguir que recuerdan a un Bedroom Hymns adaptado al nuevo camino que que ha tomado en este álbum.

Pero ojo, que Florence sabe que en un concierto, como en su vida y como en su álbum, hay momentos en los que hay que bajar la luz, relajar al público para que no sufran tirones (o para que ella misma se relaje y no se rompa otra vez el pie), y para eso tenemos Long & Lost Conductor, ambos dos con melodías basadas en un piano que avanzan con timidez evolucionando a lo largo de sus tramos. Long & Lost con un estribillo donde ese verso “Is it too late, to come home? Are all those bridges all stone?” se te queda clavado, junto al sutil coro de fondo que da mucho cuerpo al tema.

Son temas como este, como St. Jude, como As Far As I Could Get los que se acaban buscando en este álbum. Porque todo álbum necesita un equilibrio, ni muy animado ni muy melancólico. Florence consigue encontrar ese punto medio con temas muy cañeros y muy introspectivos que, por el notado contraste que presentan entre ellos, acaban potenciándose. Este equilibrio trae consigo que, en cierto modo, se mantenga la perpetuidad del álbum. Me explico. Es un álbum al que vas a poder acudir en cualquier momento e independientemente de como te sientas. Tienes pildorazos para cuando estás animado, en cierto modo, en busca del mismo. Tienes baladas interesantes cuando estás en un modo más reflexivo, y tienes a Florence and the Machine, no puedes pedir más.

Bueno si, podrías pedir algo más, un cierre a la altura. Pero ahí se anda rápido nuestra goddess Flo para servirte en bandeja Mother, de lo mejor que ha podido componer esta mujer. Un tema que empieza con una batería electrónica sutil para explotar en un estribillo de riffs de guitarra eléctrica rápidos, breves y concisos al grito de “Mother, make me, make me a big fall tree, so I can shed my leaves and let it blow through me”. Pero sin duda, lo mejor de este tema es la recta final, donde la melodía progresa de la mano del aumento de la intensidad, los feedbacks de guitarra que me han recordado en algunos instantes a Sigur Rós, Florence aullando de fondo…Todo un compendio de sonidos que acaban llevando a un éxtasis. El de haber expresado todo lo que tenía que decir, el de acabar el álbum, el que cada uno quiera.

En cualquier caso y por ir concluyendo ya, podríamos decir que el peso de este álbum no se halla en las melodías, que, si bien son en ocasiones muy pegadizas y How Big How Blue How Beautiful es desde que lo escuché mi nuevo tema favorito, no tiene comparación a la producción barroca de Ceremonials. No digo que aquí no haya un menor trabajo, sino que esa vena catedralicia, puramente pop barroca ha pasado en cierto modo al olvido en este nuevo álbum. Este nuevo trabajo de la británica se acerca mucho más al rock alternativo, perdiendo ese toque romántico que daba el arpa y los arreglos más orquestales del segundo LP.

Pero en fin, Florence & the Machine no son un arpa nada más, y su idiosincrasia no radica en ese instrumento, sino en la creatividad y originalidad de las mentes pensantes, Florence Welch, Isabella Summers Markus Dravs a la producción (aunque la fantástica Mother se la debemos al productor habitual de la banda, Paul Epworth). Han considerado oportuno cambiar el rumbo melódico en este tercer álbum, apostando por un sonido más grande, no en un apartado tan espiritual como en Ceremonials ni convirtiendo HBHBHB en una banda sonora constante (aunque Which Witch sea un ejemplo de ello). Un grupo que decide innovar para no encasillarse. En este álbum ha tocado las trompetas, en el anterior fueron los arreglos orquestales y en el debut, el famoso arpa.

Ahora, la pregunta del millón, ¿es HBHBHB mi nuevo álbum favorito de Florence & the Machine? Casi que me atrevería a decir que , pero sería por una levísima diferencia con Ceremonials. En aquel álbum, y en Lungs también, pero me acabé inclinando por el segundo LP, encontré una dimensión nueva en el sonido de Florence. Se alejaba de lo naïve para un plano más oscuro. De nuevo he encontrado una perspectiva nueva en HBHBHB. Y luego, encuentro cierto gusto en desentramar este álbum. Quiero decir, no cae tan bien a la primera. Hay temas que funcionan como absoluto gancho, pero para entender el concepto hay que digerir el álbum con calma, entender las letras y entender la situación que ha vivido Florence en este periodo. Y por último, por esa misma razón. Florence se muestra como es ella misma, personaliza el álbum en su persona. En Lungs Ceremonials se encuentra cierta alineación del yo poético del álbum en una persona externa a la cantante #tuiteacomoerrejón, o al menos en la mayor parte de los momentos de sus anteriores LP. No cabe duda de que Florence Welch se ha inspirado en sus reflexiones y experiencias (aquella obsesión con el agua de Ceremonials viene de una historia muy interesante que comenta en el libreto del álbum), pero, en cierto modo, no se moja. Por decirlo de algún modo, no hay ese intimismo y cercanía que en HBHBHB. Y es esa cercanía, esa fragilidad que muestra en las letras de estos temas la que te hace sentir como que este nuevo álbum te lo está entregando personalmente a ti. Es el interior del álbum, de nuevo, la vida de Florence. Una artista que se muestra segura y potente para luego, después de indagar detrás de esta primera fachada, llegas a la verdad, a lo que no todo el mundo conoce y se queda oculto como una perla para los que de verdad la buscan. Un álbum que es una colaboración continua entre Florence y tú como oyente y receptor de esta pieza en la que se ha entregado de lleno y que merece un análisis que merece de, además de críticas como esta, una escucha y una lectura de las letras propia.

4 comments

  1. Es la critica mas sensata que he leido sobre este disco, que es mas que soberbio, es magistral.
    Paginas de pseudo critica se han atrevido a darle 7 de 10
    Saludos desde Guatemala

    1. ¡Buenas! ‘Conductor’ y ‘Pure Feeling’ son temas extras que aparecen en la edición estándar que se puede adquirir en el Target en Estados Unidos, un establecimiento que es una especie de Carrefour por si no lo conocías. Como son temas de un importante peso emocional, consideré oportuno incluirlos en la crítica. Los temas los puedes encontrar en YouTube sin problemas. ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s