La dicotomía vinilo-CD en la venta musical y las diferencias con el consumo mainstream

Desde hace un tiempo hasta ahora, toda mi música la he comprado en “mi” tienda de discos, Marcapasos en Granada, porque tanto a nivel de trato con el cliente como de catálogo es impresionante, siendo, recordemos, una de las pocas tiendas de música que quedan en la ciudad.

Pero de vez en cuando, me permito recorrer otras superficies para ir a la caza de la oferta. Hace un par de días, pasaba por el Media Markt y me sorprendió ver que tenían vinilos (no me lo esperaba, teniendo en cuenta que la sección musical era bastante pequeña), y por otro lado, la oferta musical en sí. De esto hablaré más adelante.

Porque seamos sinceros, en España se compra poca música, pero esto hace que en las listas de ventas/éxitos encontremos algunos aspectos curiosos. Vale que en lo que respecta a actualidad musical, España va a la zaga y podemos coger el ejemplo de Shut Up And Dance de Walk The Moon, que tardó casi medio año en llegar a nuestro país con respecto a Estados Unidos. Pero al menos llegan. Temas que los que ya los conocíamos sabemos que funcionan, salvo en España aparentemente. Porque no se apuesta en nuevos artistas y música, vamos repitiendo la misma fórmula una y otra vez, porque al fin y al cabo, funciona. Así que vemos las listas pobladas de la misma gente siempre y los nuevos que llegan, en pocas ocasiones, ofrecen algo nuevo. Otro problema que le veo es la eterna perpetuidad de ciertos temas, y es que aún siguen coleando por la lista de singles Chandelier Thinking Out LoudVamos a innovar, por favor.

Volviendo a las curiosidades-incongruencias de las listas de Promusicae. Tenemos temas y artistas que ocupan altos puestos en el top de radio (comparemos esta categoría de Promusicae, con el streaming del Official Charts), hablamos de Major Lazer Mø con Lean On;Are You With Me, de Lost Frequencies, por citar otro tema. Lo curioso es ver que luego, a nivel de ventas (que, en cierta medida, generan mayores ingresos que las reproducciones en radio), no vemos rastro ni de los unos ni de los otros. En el caso de España coronan esta semana las listas de ventas Antonio José, Alejandro Sanz, Pablo Alborán y Gemeliers. Juzguen ustedes mismos.

Con estos artistas no se termina de ver el ejemplo que quiero mostrar con esto, porque al fin y al cabo, los puestos altos del top de singles fluctúan entre estos artistas habitualmente, pero hablemos de artistas que tienen repercusión 0 en España pero espacio en Radio 3. Porque por mucho que me duela, Tame Impala no son conocidos en España como en otros países, pero eso no ha evitado que obtengan un 8º puesto en lista de ventas (mucha gente nos planteamos de donde, pero a la vez lo agradecemos). O que Florence + the Machine, sin repercusión alguna en las ondas pero sí social, obtuviera un 4º puesto.

Aquí podríamos establecer cierta división entre los consumidores de música. Los de radio y los de álbum.

Pero quería indagar en algo más, porque, como decía, lo que me sorprendió en el Media Markt fueron dos vinilos. Por un lado, el debut de James Blake y por otro el Valtari, de Sigur Ros. Encontrármelos en la Fnac no me extraña tanto, ya que veo a este establecimiento como cierto refugio para hipsters y melómanos que busca(mos)n una oferta musical más variada. Pero me llevó a plantearme un aspecto nuevo, y es comprobar si existe mayor diferencia entre las ventas de CDs y LPs que de la reproducción de singles a la venta de sus álbumes.

Como Promusicae ya ni siquiera toma en cuenta las ventas en el 12 pulgadas, me basaré en los datos de Official Charts. Tanto en CD como en LP, The Maccabees como las re-ediciones de Led Zepelin encabezan ambas listas.  En cambio, encontramos álbumes cómo el In Colours de Jamie XX obtiene una muy digna posición en vinilo mientras baja puestos en CD. O que mientras An Awesome Wave de Alt-J se encuentre en el top de venta de vinilo, no tenga lugar en ventas de CDs, y con el segundo álbum de la formación, This Is All Yours, pase al contrario.

¿Qué quiero decir con esto? Por un lado, que la fiebre mainstream de consumo radio-friendly no eclipsa las listas de ventas. Encontramos a Ed Sheeran y a Taylor Swift, pero con apuestas más interesantes y con menos repercusión a nivel de radio como los ya mencionados Tame Impala Jamie XX. Y por otro lado, que a nivel de ventas de música, se mantiene cierto sentido. Lo que se vende en CD se vende en vinilo. Otra cosa sería hablar de lo que se vende en cada país, pero estamos donde estamos y no podemos luchar contra ello. Podemos estar tranquilos conque el vinilo está resurgiendo, y tenemos esas excelentes ventas del AM de Arctic Monkeys en este formato (y en CD también), o las del Lazaretto de Jack White. 

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s