Espera, después de tanto tiempo, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

Esta es una entrada que llevaba un tiempo queriendo escribir. De vez en cuando se me venía la frase “we started from nothing now we’re here y últimamente, con las colaboraciones que estoy haciendo en otras webs y hacen que tenga este blog algo más dejado (que no del todo, ojo), me viene más a la cabeza esa frase.

Tampoco es que tenga una historia llena de color y de acción en la que aparece Lou Reed en un sueño guiándome por este camino, pero toda oportunidad es buena para dar la oportunidad de que me conozcáis un poco más.

Porque la música es algo que tenemos todos presente en la vida. No es una afición en la que tengas un momento de inflexión que haga que te embauques a fondo en ella. No es un deporte con un día cero en el que empezaste a practicarlo, no es un instrumento… Así que, como todos vosotros, me vi inmerso en un ambiente musical desde muy joven. ¿Y quién no? Tener una hermana que me lleva siete años y medio hace que, mis primeros recuerdos musicales, sean del pop de primera década de los 2000 lleno de princesas del pop y boybands con mechas rubias y pantalones cargo.

Tal vez este sea uno de los motivos por el que al pop de esa época le tenga tanta manía, por esa continuidad de mi hermana de ponerme el walkman con los nuevos discos que se compraba. Porque eso sí, en mi casa entraba mucha música. Como digo, gran culpable de ello era mi hermana, quedando todavía retazos por mi casa de aquellos discos que compraba o pedía (recuerda como le pidió a mi padre, una ocasión que viajó a Barcelona, el último disco de Britney Spears y que guardo yo de recuerdo).

Con mis padres pasaba igual, lógicamente no en el mismo espectro musical, pero no faltaban discos de Jazz, adult contemporary (Toni Braxton y el ‘He Wasn’t Man Enough For Me’ era un tema que tenía on repeat cuando era pequeño), o Jamiroquai en ‘A Funk Oddissey’, uno de los discos favoritos de mi madre.

Ya se ven los primeros indicios musicales en mi vida, el hecho de haber un tráfico musical por mi casa (aunque en una escala mucho más pequeña que actualmente por mi culpa) y el hecho de estar fuertemente influenciado por el bubblegum pop. Mi primera aportación a esta colección musical familiar, por llamarlo de alguna forma, fueron con los álbumes de Operación Triunfo IV (2005). ¿Os acordáis de aquella edición donde salieron Soraya y Edurne? Pues acostumbraban semanalmente a lanzar una revista del programa con un disco que recogía las galas en directo. Sí, lo piensas en retrospectiva y da un poco de vergüenza, pero los inicios ahí están. Con 8 añitos, corriendo cada semana al quiosco con mi madre para hacerme con ese disco.

Pasó el tiempo (y Operación Triunfo) y mi gasto en música se vio seriamente mermado, tirando a cero. Escuchaba música, pero sobre todo lo que había en la radio. Sería en secundaria cuando ya empezara a formar un gusto musical algo distinto. Pero hubo un momento en el que algo cambió. Sería en verano de 2010 (ventaja de la música, tienes las fechas exactas en cualquier sitio) cuando una amiga me pondría ‘All The Lovers’de Kylie Minogue. Por aquel entonces, conocía la existencia de la que acabaría siendo mi cantante favorita, pero lo mínimo y fundamental (véase ‘Can’t Get You Out Of My Head’ e ‘In My Arms’). En esa canción descubriría un estilo que me cautivó en seguida, sonaba fresco, algo diferente a la radiofórmula habitual… En seguida me descargué aquel “Aphrodite” y lo devoré enterito, descubriendo un disco que me encantaba de principio a fin. Ese sería el primer disco que me compraría con mi propio dinero en diciembre de ese mismo año. El que inició una colección que creció exponencialmente.

A partir de ahí, se fueron intercalando las compras de discos más famosos con discos que ya apuntaban a cierto ámbito alternativo (para un iniciado, Coldplay era lo más alternativo a lo que podía aspirar). De hecho, otro momento de inflexión fue cuando fui por primera vez a mi tienda de discos habitual en Granada, Discos Krisis (la cual cerró el año pasado). En esa tienda he pasado mucho tiempo, hice buenas migas con el dueño y pasábamos las tardes entre recomendaciones musicales y coloquios, lo cual permitió que abriera aún más mi gusto musical.

Llegaron las redes sociales y qué más contar. Twitter, fuente infinita de novedades y de posibilidades para conocer a nuevos grupos y sonidos. Otro momento que podríamos señalar fue conocer la producción musical de Moby a raíz de “verle” en un episodio de How I Met Your Mother. El descubrimiento del músico americano ampliaría mi gusto a terrenos de la electrónica progresiva, el downtempo, el ambient… Así como a conocer a los músicos con los que colaboraba, entre ellos, Wayne Coyne y su banda The Flaming Lips, con los que ya caí por completo en “la música rara”.

Por acabar con lo relacionado con mi gusto musical, resumir que en 2º de ESO empecé mi colección musical con aquella primera piedra que fue “Aphrodite” y que el momento en el que mi gusto musical se empezó a abrir paso entre tanta corriente mainstream sería en 3º-4º de ESO (tengo el testimonio de una profesora que me dijo “si es que eres un friki (musical)”, ahí lo deja claro).

Vale, eso está muy bonito, todos tenemos un gusto musical que hemos desarrollado con el tiempo, ¿y qué?

Explicar las bases de mi gusto y la temporalidad tiene relación con lo que viene ahora. Imaginad a un muchacho de 14-15 años que ya empieza a descubrir otros sonidos, mientras sus amigos se dejan llevar por los sonidos de la radio, pues yo siempre iba con el intento de poner algo diferente. Entonces surgió, a raíz de un amigo que me comentaba que su madre lo hacía, de hacer un blog. Fue una idea que me quedó incrustada en la cabeza: yo, escritor frustrado (esa es otra, intentaba escribir historias desde que era pequeño, pero nunca he tenido paciencia ni orden para continuar, ni menos acabar algo) tenía la oportunidad de volcar las ganas de escribir en un espacio que no me exigía llevar una trama ni “fichar”.

Entonces finalmente me decidí en hacerlo. Primero sería en una plataforma Blogger y, al año y medio, tras un periodo en el que lo dejé completamente abandonado, retomarlo en WordPress tras seguir el consejo de este amigo que antes mencionaba. La primera pregunta era: ¿de qué escribir? No me quería encasillar (y hasta principios de este año no lo he hecho) en una temática concreta. Ni mucho menos hacer uno de esos blog que estaban/están tan de moda de escribir frases bonitas o reflexiones que no vienen a cuento. Yo quería un espacio donde poder escribir de lo que quisiera, compartir mi opinión y adaptar lo que veía y lo que me gustaba de otras webs. Lo siguiente: ¿qué nombre poner? Aquí entró la colaboración de una amiga y una broma que teníamos con una profesora que tenía una muletilla que era “a vuestro gusto”. Nos resultaba muy graciosa esa frase, y luego me di cuenta que haciéndolo el suficiente ajuste, recogería la esencia del blog: lo ecléctico y diferente de la temática (por aquel entonces) y ese objetivo de formar opinión: Ten Gustos Distintos.

En un principio casi que escribía para mí, porque apenas lo compartía y las visitas rozaban lo nulo. También influiría el hecho de que hablaba de cosas totalmente dispares y que no le dedicaba demasiado tiempo. Más tarde llegarían los momentos en los que centraría el blog en la música, pero ha sido una temática siempre presente (la que más de hecho) en el blog. Básicamente porque tenía una base y un conocimiento que me podía hablar de los artistas que me gustaban sin hacer (demasiado el ridículo).

Ahora entran en juego las redes sociales. Cuando el blog empezó a tener más actividad, contactaron conmigo ofreciéndome la oportunidad de colaborar en una página web escribiendo. Mi primera oportunidad de trabajo en una web. Escribiría de lo que quisiese semanalmente. Desarrollé una buena relación (en la distancia y Twitter mediante) con el jefe de la web, llegando al punto de ofrecerme el pago del dominio de mi blog para ser un .com y no un .wordpress.com, pero lo rechacé. Ahora en retrospectiva lo agradezco porque no me sentía del todo cómodo con la temática de la web y me hubiese sentido con la obligación de escribir, y si una cosa tengo claro es que escribo porque tengo ganas, no por deber.

Fue una breve experiencia (uno o dos meses si no recuerdo mal), pero, como digo, “todo es currículum”, y fue mi primer paso en las colaboraciones web. De ahí pasé a colaborar en una web musical donde hacía una crítica a la semana de un disco que me mandasen (por aquel entonces ya escribía críticas decentes, así que cuando hicieron un llamamiento por Twitter buscando nuevos colaboradores me sentí con la suficiente confianza como para aplicar). Esta experiencia fue de un año aproximadamente, donde adquirí una muy buena experiencia  y empecé a tomarme el mundo de las publicaciones en internet más en serio. Empecé a confeccionar entrevistas a grupos y me encontraba contento de trabajar ahí.

Finalmente, decidí parar de colaborar en la web en el verano del año pasado y me centré más en mi blog. Esto lo noté con un aumento de visitas y de feedback en el blog que, aunque no estemos hablando de 1000000 visitas al día, esos aumentos diarios modestos me hacían feliz y me daban ganas de seguir escribiendo. Llegamos a 2015 con aquellos propósitos de año nuevo que publiqué y me decidí a dedicar completamente el blog a la música (no merecía la pena tener varias categorías para hablar solamente de un tema) y tener una actividad más importante por aquí.

Seguí desarrollando mi actividad con normalidad y llegó el verano de este año. De nuevo, otra web que hacía un llamamiento por Twitter buscando colaboradores. Apliqué, puse mis referencias y otras publicaciones y me aceptaron. Y desde septiembre ahí estoy metido muy contento, publicando artículos con ideas que me proponen, yendo a conciertos para luego hacer la crónica o haciendo entrevistas a grupos.

De esto no veo ni un duro, pero considero más importante la experiencia de todo esto, la de oportunidades que se me están brindando por aquella decisión que tuve hace 4 años de abrir un blog de audiencia cero y el hecho de poder volcar mi opinión en esta plataforma y ver que hay gente que la encuentra interesante. Lo mejor que me pueden decir es que han descubierto un nuevo grupo o un nuevo artista gracias a mí, y esa sensación sí que no tiene precio.

Así que, ha pasado el tiempo y aquí estamos. No sé que puede pasar de aquí a un tiempo, pero lo que puedo confirmar es que estoy contento con este ámbito de mi vida, y quería compartirlo, así como toda la génesis y todo el proceso de años y años para llegar hasta aquí. Me dicen que tengo suerte por estar haciendo entrevistas a grupos o redactando artículos de lo que me gusta y obteniendo respuesta. Esta entrada es para esa gente, para que vean que a mí no me han regalado nada. Vale, no estoy picando piedras de sol a sol, pero el tiempo que he echado delante del ordenador no me lo devuelve nadie. Bueno, sí, todo lo que estoy obteniendo ahora como respuesta.

En cualquier caso, quiero rescatar unas palabras de Outconsumer, un Youtuber que me gusta bastante, que en una reflexión comentaba que tenemos que decir más veces que estamos contentos. Nos quejamos continuamente, pero en menos ocasiones expresamos nuestra felicidades o decimos lo bien que estamos. Así que, hoy es una de esas ocasiones. Ya lo he dicho pero lo vuelvo a decir: estoy contento, y espero seguir así un tiempo al menos.

3 comments

    1. ¡Hola! Me alegra que te guste mi blog.
      Pues a Izal todavía no le he dado las suficientes escuchas, así que de momento me quedo con Supersubmarina, porque en conjunto a nivel estilístico me han llamado más que Izal. Pero ya te digo, tengo pendiente su discografía para poder opinar bien del todo😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s