Uncategorized

Flaming Lips en “Oczy Mlody” juegan con las texturas y lo analógico

The Flaming Lips, uno de mis grupos favoritos, sacó el mes pasado “Oczy Melody”, un álbum en el que siguen la estela de hacer lo que les da la gana. Esta vez apuestan por un sonido lleno de texturas, bien meloso, con protagonismo absoluto de las cajas de ritmos y los sintetizadores aterciopelados.

Si bien es cierto que echo de menos algo más de agresividad, una mitad de álbum más potente que no resulte tan densa, encuentro en esta álbum una evolución hacia sonidos más asequibles. Han recogido esa diversión del Yoshimi para pasarla en un filtro más denso y oscuro. Son interesantes los cambios de ritmos, las rupturas en cortes como “How??” “Nigdy Nice (Never No)”. Aunque el resultado acabe por explotar la misma fórmula todo el rato resultando en ocasiones algo aburrido, no por ello voy a dejar de admirar los grandes highlights del álbum.

Mis impresiones más a fondo en esta crítica para El Quinto Beatle.

oczy-mlody

The Flaming Lips -“Oczy Mlody” (Bella Union, 2017)

Bat For Lashes es dolor y amor en “The Bride”

Con “The Haunted Man” descubrí un álbum maravilloso y una artista muy interesante. Ese ‘Laura’ que cantaba Bat For Lashes me cautivó y me dediqué a investigar su obra. A pesar de que en sus trabajos anteriores hizo un trabajo muy a tener en cuenta, el daño estaba hecho y ya sólo tenía ojos para este tercer álbum.

La cosa es que el mes pasado publicó “The Bride”, su cuarto álbum de estudio y el primero en el que todos los temas se encuentran interconectados por una historia que hace que este álbum sea, además, una narrativa. Una historia dividida en capítulos, a cada cual más intenso y devastador.

Con esta presentación, en el siguiente enlace dejo la crítica que hice para El Quinto Beatle , en el que desarrollo el álbum en todo su esplendor. Para los que quieran la versión reducida, aquí dejo un enlace a YouTube con la crítica en formato audio-vlog y en 3 minutos y medio.

f139b703

Bat For Lashes – “The Bride” (2016, Warner)

Los números de 2014 y propósitos para 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog (palabras textuales de WordPress, aunque me gustan, a ver si las incluyo sutilmente en una entrada).

Aquí hay un extracto:

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 7.300 veces en 2014. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 6 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Si os da la curiosidad, podéis echar un vistazo al link que adjunta la entrada (de nuevo, parte del borrador pre-hecho del señor WordPress) para ver las estadísticas de este blog durante este último año.

No son cifras escandalosas, pero no puedo pedir más. Me alegra infinitivamente tener la oportunidad de escribir de lo que me gusta, expresar mi opinión sin remordimientos y que, en ocasiones, os sentáis identificados o, por el contrario, tengáis algo que aportar a mi entrada. Y esto sobretodo se ve en las críticas de discos.

Han pasado dos años y medio desde que empezara con este blog como continuación a otro que tenía anteriormente (que por mi torpeza por aquel entonces, eliminé sin querer). Esta primera entrada data del 4 de Agosto de 2012, y desde entonces he ido puliendo, entrada a entrada, el estilo de este blog. En un principio, títulos austeros, me preocupaba mucho por el estilo a la hora de escribir… Ahora me dejo llevar más por la naturalidad en la escritura, así como en la espontaneidad, si bien planeo un poco la entrada antes de empezarla (sobretodo las críticas, lógicamente), me gusta dejarme llevar.

Han pasado dos años, pero sin duda este 2014 ha sido en el que he conseguido salir del caparazón en el que estaba encerrado el blog. En un principio era un blog muy underground, porque básicamente lo leía  (casi) yo sólo. Pero mejorando las entradas, relajándome en la expresión y la experiencia que aporta el estar escribiendo asiduamente durante tanto tiempo, es lo que más me ha permitido llegar a más gente.

Visto bien, 6 trenes llenos de NY con las visitas de este blog, no está tan mal, pero espero llegar a más con el tiempo. O quedarme igual. O menos, la verdad es que da igual. Decía Moby (hombre, como no iba a mencionarlo en la última entrada del año) en el libreto de su disco 18 que daba igual que ese disco lo escucharan (o compraran) diez mil o diez personas; se sentiría igual de contento porque ha conseguido transmitir un mensaje (Intentaré localizar la cita cuando vuelva a mi casa y tenga el disco en mis manos).

Como mantra para este 2015 podría utilizar: Calidad en lugar de cantidad. Y ahora, teniendo eso en cuenta, voy a intentar escribir algunos propósitos para este 2015, tanto a nivel del blog como a nivel diario:

1- Publicar más en el blog. Sobretodo ahora, que lo he reorientado más al ámbito musical, pero aunque anuncie el estreno de una canción de X artista, siempre intentaré añadirle un poco de humor ácido, para que no sea un blog más que da la noticia y ya está. Que prevalezca la opinión a los hechos.

2- Hacer más críticas musicales y darles nota justa. Algo que ya he empezado a hacer con el segundo disco de Son Lux, pero que quiero seguir haciéndolo, tal vez una a la semana.

3- Escucharme todos los discos que se estrenen en 2015 (o al menos, todos los que pueda).

4- Ahorrar dinero, intentando disminuir el gasto en discos (uno al mes a lo sumo).

5- Comprarme una guitarra nueva

6- Ir a Madrid y/o Barcelona en verano.

7- Seguir haciendo música e intentar llegar a algo con ella (de momento, aquí está mi más reciente colaboración, en Soundcloud).

8- Ir a conciertos y a algún festival este verano.

Y por lo demás, no veo nada trascendental a parte de esto, al menos que caiga ahora mismo. A nivel estudiantil, seguir bien, pero no lo veo como un propósito.

Así que, si no hay nada más que añadir, Feliz 2015.

Televisión como medio de publicidad de artista

20130418-194919.jpg

¿Quién no ha estado viendo la televisión, o en la radio, y se ha preguntado cómo se llamara la canción que está sonando, o que directamente usa el Shazam u otros medios para averiguarlo?
Probablemente todos, y esto es así. Las campañas de publicidad procuran usar canciones que llamen la atención y gusten para, automáticamente, cuando la escuches, te acuerdes de X producto de Y marca. Gran estrategia comecial, sí. Es un claro ejemplo de la canción de la colonia L’Elixir, de Nina Ricci, que es una versión especial de la canción Sunday Girl, de Blondie, pero cantada por una joven de 24 años, Florrie, que a partir de entonces, el hecho de aparecer en el anuncio ha hecho que su fama aumentara y que, por lo menos yo y otros tantos curiosos, nos interesemos por ella.
Aunque no solo ha ocurrido con ella. ¿Recordáis los anuncios de Estrella Damm, que en versión extendida eran de 3 minutos largos y de fondo tenía una canción indie bastante animada? Podemos destacar al grupo sueco Billie The Vision and The Dancers con su Summercat, The Triangles con Applejack. Pero esperad, que aún sacamos más. Apple también ha aportado su granito de arena a bandas que comenzaban a ser conocidas, pero les dio el empujón final para que lo fuesen aún más. Ejemplos como Florence and the Machine, Fun., o Imagine Dragons.
A esto le podríamos sumar la seria Glee, donde interpretan canciones conocidas, y que hace que aumente la fama de estos artistas.
En resumidas cuentas, la televisión, en concreto, su publicidad, es una gran plataforma para que cantantes poco conocidos vayan adquiriendo notoriedad.

Feria del Disco Hotel Abba 3/3/13

ImagenEl pasado domingo 3 de Marzo (ver escrita la fecha en el título me ha mostrado lo especial, curioso, de la fecha) se celebraba en el Hotel Abba en Granada la Feria del Disco (o podríamos decir “una” Feria del Disco, pues que yo sepa, también se suele celebrar otra en el hotel Rallye en Granada).

Sólo había cuatro puestos y la sala no era demasiado grande (La que se celebró en el hotel Rallye en Noviembre era una sala el doble de grande y con el doble de puestos) pero un stand ocupaba cerca de la mitad de toda la habitación. Podías encontrar vinilos, CDs o algún que otro vídeo (había un documental en vídeo de la historia de The Beatles).

Por otro lado, había otro puesto con vinilos de segunda mano a dos euros con bastantes reliquias. Por último, otro con oferta 3 por 2 o singles por 1 euro.

En estos lugares puedes encontrar auténticas gangas y reliquias a muy buen precio, pero al ser productos de segunda mano no siempre puedes (o más bien “pueden”) asegurarte del buen o mal estado del producto. Conseguí por dos euros un recopilatorio de 40 canciones de Elvis Presley, hay que decir que está un poco rallado y en algunas canciones se nota este hecho, pero nada de mayor importancia. Al fin y al cabo, has pagado dos euros, no puedes exigir la misma calidad que tuviera en el mismo momento que se vendió por primera vez.

Imagen

Otro aspecto que me preocupa es el objeto que mueve a la gente a vender sus vinilos. Que sí, por espacio, por querer venderlos y sacarse un dinero… Motivos hay miles, pero por ejemplo, también conseguí por otros dos euros el single de You Give Me Something, por Jamiroquai. En la parte trasera pude ver una etiqueta del Corte In

glés que marcaba 22 euros (el vinilo es del 2001, también estaba su transcripción a pesetas), el precio me llamó demasiado la atención. Seamos sinceros, si yo me gasto 22 euros en algo, no lo vendería por una suma ínfima, porque para que me lo hayan vendido a 2 euros, a la pobre criatura que lo hubiese vendido le habrán dado 50 céntimos a lo sumo.

Otra cosa curiosa fue que se vendían maxi singles, o LPs, o EPs que rezaban: DISCO PROMOCIONAL, PROHIBIDA SU VENTA, y recalco lo de PROHIBIDA SU VENTA. En un maxi de Alaska de Mi Novio Es Un Zombie pedían cerca de 10 euros. Diez euros que se iba a ganar el listo del vendedor o, en el caso de que fuese de segunda mano, cuatro o cinco euros que se llevó el que se lo vendió.

ImagenSi nos vamos a los CDs, había en su mayoría discos antiguos, aunque sí que podías encontrar novedades a muy buen precio. Dos ejemplos: MDNA de Madonna, su último álbum en doble disco, por ocho euros cuando lo puedes encontrar por 20 o, como muy poco, en la FNAC por 10 o 12.  El otro, Ceremonials edición deluxe de Florence + the Machine por 8 euros, cuando me gasté en él (bueno, en realidad me lo regalaron) 17 euros más o menos en el Media Markt.

¿La conclusión? Si quieres encontrar joyas en vinilo, más vale estés dispuesto a pagar, si tienes suerte de que están más baratas pues habrás hecho el día. Relacionado a los CDs, si buscas novedades, las vas a encontrar más baratas. Si ahora un disco lo ves por 20 en tiendas, en la próxima Feria del Disco puede ser tuyo por ocho, nueve o diez euros.