anohni

Nuevos estrenos: Ama lo hace bien, Polock salva muebles y Jamiroquai fatal

Me veo en la necesidad de hacer esto después de poner de manifiesto mi opinión por Twitter y verme limitado por los caracteres de un tweet. Vamos a analizar algunos de los singles estrenados de la semana. Con permiso de Anthony Fantano ala The Needle Drop, me adueño de su concepto del “Best tracks of the week”.

Lo peor de la semana

Jamiroquai – “Automaton”

De verdad, es horrible. Falta coherencia, los sintetizadores son muy horteras, las estructuras rompen sin sentido, el vocoder es muy malo (y para que lo diga yo, fan de la modulación vocal, os lo tenéis que imaginar). Una espera de siete años no merece la pena para recibir un single como este. Suena a intento de sonar jóvenes mientras adaptan el sonido de Kavinsky. Los estribillos son salvables por esa estética del productor francés, pero lo demás no hay por dónde cogerlo.

James Blunt – “Love Me Better”

James Blunt, al igual que Jamiroquai, juega con sonidos que le hagan parecer más joven. En esta ocasión se basa en el sonido de “Cold Water” de Justin Bieber en un tema que resulta del todo insulso, prefabricado, barato y que a pesar de la presencia de guitarras en los puentes, resulta del todo ajeno a Blunt.

Lo meh

ANOHNI – “Paradise”

La que publicase “Hopelessness”, uno de los álbumes más sublimes de 2016, vuelve con un nuevo EP. De nuevo, encontramos la producción de Hudson Mohawke y Oneohtrix Point Never y esa necesidad de Anohni de poner de manifiesto los problemas del mundo. En esta ocasión, se ha decidido valer por una estética más comercial, tanto que me resulta un tema de producción barata. Buena para llamar la atención, pero poco más se puede decir.

Polock – “Roll The Dice”

Estos valencianos lo tenían difícil para superar aquel “Everlasting” que antecedió un segundo álbum que sonaba impecable. Este corte es el adelanto de su futuro tercer trabajo y, aunque no suena mal y sigue sonando a Polock con el juego de las guitarras y los sintetizadores, no es tan memorable como los cortes que conformaban “Rising Up”. Resulta simpático y agradable de escuchar, pero no le veo demasiada trascendencia.

Lo mejor de la semana

Ama – Nadie Más”

Últimamente me han dado ganas de explorar el panorama más underground de la música indie nacional. El año pasado hice dos descubrimientos que me hicieron muy feliz: Juvenilia y El Palacio de Linares. Ambos se basaban en lo mismo, en hacer música sin grandes pretensiones más allá que resulte entretenido lo que hacen. Ama continúa por esa línea haciendo un tema que juega con el medio tiempo, las guitarras eléctricas y la estética simpática.

Father John Misty – “Pure Comedy”

Me alegra mucho decirlo: Father John Misty ha vuelto y lo ha hecho de la mejor forma posoible. “Pure Comedy” es el adelanto de su nuevo álbum a estrenar el próximo 7 de abril y suena apoteósico. La capacidad que tiene Joshua Tillman para, a partir de un piano, crear un tema lleno de cuerpo, al que luego le caben cuerdas, vientos metales y rupturas vocales, es simplemente genial. Seis minutos y medio de elegancia que dejan con ganas de mucho más.

 

 

Anuncios

“4 Degrees” o canciones que te hacen pensar (y merecen la pena)

Ya lo dije hace tiempo, pero por si acaso lo repito: últimamente me fijo mucho en las letras de las canciones. Hagamos un ejercicio, prestad más atención a los temas que escucháis habitualmente y veréis que son letras que o son tonterías o hablan de amor. Y ya está.

Vale, que hay ocasiones que llega un “Vulnicura” de Björk que te hace replantear todo lo que sabes del amor y te dan una perspectiva única pre- y post- ruptura. Vale, te puedes encontrar un “Ghost Stories” de Coldplay y te dan una versión más intimista del amor de Chris Martin de su relación con Gwyneth Paltrow. 

Pero basta fijarse en el top 40 o en el top 100 de Billboard para ver que estos son casos muy aislados. Que la temática habitual de los temas que copan estas listas son de un amor que ha evolucionado del bubblegum pop de finales de los 90 que dan algo de lástima. O dos ejemplos muy claros: “Anaconda” de Nicki Minaj “Holline Bling” de Drake. La objetivación de la mujer y la sexualidad también es algo habitual en estos temas. Pero vamos a lo importante de una vez.

Hay ocasiones que encontramos perlitas en el panorama. Perlitas que se quedan casi reservados para los que se dignan a buscarlo y que no van a ocupar puestos altos. Hablemos de ‘4 Degrees’ de ANOHNI, el proyecto electrónico/experimental formado por Antony Hegarty, Oneohtrix Point Never Hudson Mohakwe. La primera, figura de la música sentimental y con una voz muy característica (¿quién no ha oído ‘Hope There’s Someone’?), los otros dos, exponentes de la electrónica con álbumes estrenados en 2015 y bien recibidos por la crítica (“Garden Of Delete” de OPN “Lantern” de Mohawke).

Aí que con esta carta de presentación sólo podíamos escuchar unos ni material de lo más interesante, y como primera muestra, ‘4 Degrees’ que además de sonar muy bien (con un crescendo a considerar, protagonizado por una sección de vientos y detalles sutiles de sintetizadores) trata una temática a tener en cuenta, y aquí viene el núcleo de esta entrada. Se trata de un tema muy potente que habla del calentamiento global.

Porque claro, decidme alguna canción que hayáis escuchado sobre el calentamiento global que tenga posibilidades de acaparar algo de atención por los medios de comunicación. Este proyecto de ANOHNI recoge algo esencial de la música: la capacidad de transmitir un mensaje importante, esencia que últimamente estaba siendo un poco ninguneada con tanta temática amorosa del mismo estilo o tanta broma en las letras. Desde aquí aplaudo a Antony Hegarty por haber escrito una letra que, además de haber sido lo suficientemente bien formulada como para que pueda ser cantada, te hace reflexionar. Porque yo también dije aquello de “it’s only 4 degrees”, pero gracias a este tema, será algo a replantear. Ojalá más temas así. Por favor lo pido.