chvrches

Los álbumes imprescindibles de este 2015: Hagamos recuento

2015 toca su fin y toca hacer balance. Tocaría hablar de si hemos cumplido los propósitos que nos marcamos hace exactamente un año, poner en la balanza los malos y buenos momentos para ver a qué lado se ha inclinado este año. Pero eso lo dejaremos para otra entrada en unos días.

Hoy vengo a traeros mi top de discos de este año. Los discos que más me han encantado, marcado y que no he podido dejar de escuchar con un fuerte éxtasis recorriendo mi interior. De un total de 115 discos, aquí va una selección de 5 discos, por orden ascendente:

__________________

5: Hurts – “Surrender”

Ya era al fin necesaria la renovación de la música de las pistas de bailes. A nadie le importaba ni le gustaba su estilo synthpop oscuro. Bueno, a los hipsters ermitaños que habitan las grutas de sus dormitorios llenos de posters y polaroids de festis a los que han ido.

Hay que destacar que Theo Hutchcraft al fin se ha desmelenado, y el causante de ello no ha sido con otro que con un estilo influenciado por el eurodance (ese estilo tan en declive que estoy seguro que volverá a nacer en algún certamen de Eurovision), el synthpop y el disco. Canelita en rama. Pedidla la próxima noche que salgáis, que con Nothing Will Be Bigger Than Us cualquier discoteca se convertirá en un rave de colorines:

__________________

4: Ellie Goulding – “Delirium”

Un álbum que se defiende por sí mismo, sin duda. Cada tema diferente entre sí, que si uno con toque bélico, que si otro con toque bélico y un sintetizador, que si otro con toque bélico, sintetizador y tempo rápido para que pueda hacer un amago de hip-hop.

Y luego cuando meten esa joyita incombustible que sigue sonando como el primer día que es ‘Love Me Like You Do’ y casa perfectamente con el resto del álbum. Sí señores

__________________

3: Coldplay – “A Head Full Of Dreams”

Que lo del suspenso aquel que les puse en la crítica era broma, ¿vale? Era para quitarme a todo el colectivo de críticos hipster que también le pusieron una nota baja. El mundo del blogger crítico musical-hipster es muy duro maldita sea. Hay que lucha contra las influencias. ¿Qué podemos decir del disco que suena más a Coldplay que nunca? El más íntimo, producido por ellos mismos. Que le den a “Parachutes” “A Rush Of Blood To The Head”, este es el disco que define la autenticidad en persona:

__________________

2: Muse – “Drones”

Pasamos a otro disco que es todo buenas intenciones, temazos y autenticidad. Cuando escuché como abría el disco con ‘Dead Inside’ supe enseguida que este era su álbum bandera, claro que sí. Un disco que sonaba a nuevo, nada de refritos. No querían repetir fórmulas que habían funcionado en sus anteriores discos, querían poner las cartas sobre la mesa y decir “este es el sonido de nuestro nuevo álbum”. Si en “Showbiz” era el piano y la vena más punk, en “Black Holes and Revelations” hacían su particular homenaje al sin, en “Drones” se homenajean a sí mismos, que no lo habían hecho todavía:

__________________

1: Chvrches – “Every Open Eye”

Y ya por fin, el esperado número uno. Chrvches firman el que ha sido su mejor disco hasta la fecha y el que he tenido en bucle desde que salió. Temazos ligeros que conforman un disco que entra bastante fácil. Algún arpeggio de sinte por aquí y por allá que pasa del todo desapercibido. Y qué decir de la gran Lauren Mayberry y su voz dulce de tonos medios que lo único con lo que te taladra el oído es con suavidad.  Eso de las pistas de baile se lo dejan a otros, hacen música para el consumo ordinario, temas con construcciones dignas de alabanza y análisis mirando por la ventana mientras llueve. Autenticidad, originalidad y ganas de quedarse en su tierra natal, nada de ganas de comerse el mundo.

Disco imprescindible y que por ello ocupa mi top de este año. Seguiremos informando para el 2016 que no creo que se presente tan potente como este porque mi Chrvches no van a estrenar nuevo disco para mi desgracia.

Crítica de “The Hunger Games Mockingjay OST”: La sombra de Lorde se nota en cada tema

Para que nos vamos a engañar, nos encontrábamos ante un proyecto que sonaba grande desde un principio. Desde que escuchamos que Lorde se encargaría de dar forma a la banda sonora y que ésta contaría con nombres como Stromae, CHVRCHES o Ariana Grande, pues la expectativa y el hype en torno a esta producción era grande, y hay que decir, que por lo menos en lo que a mí respecta, se han llevado el premio gordo. Primero conocimos el tema Yellow Flicker Beat, del que ya he hablado y analizado su vídeo anteriormente, pero en esta OST encontramos la remezcla del ídolo de la neozelandesa Kanye West, de un carácter Dark ambient que suena bastante bien. Pero Lorde no se contenta con aparecer, en lo que se refiere cantando, en un solo tema, y es que ya el primer tema es para emocionarse. La colaboración Lorde + Pusha T + Q-Tip + Haim con producción de Joel Little(productor de cabecera de la joven) y Stromae suena muy grande. Tenemos el house del depurado y madurado Racine Carrée del belga con el toque R&B de Little junto a la tensión de la temática de la película y, además, con el toque hip hop de los raperos que firman el tema. La aportación de las hermanas Haim queda reservada para el final, donde destacan las contraposiciones de sus voces y algún punteo discreto de guitarra eléctrica. Es más fácil escucharlo que leer este párrafo, sin duda.

La segunda colaboración de nuestra amiga es en el tema This Is Not A Game, firmado por The Chemical Brothers y Miguel, que nos trae sintetizadores con fuerte fuzz que si bien podrían haber salido de alguno de los últimos temas de The Flaming Lips, la percusión pesada hip hop se encarga de desmentirlo. Por último, Lorde cobra máximo protagonismo en el tema que cierra el álbum, Ladder Song, una versión de Bright Eyes que rompe con toda la instrumentación rápida, siendo su melodía basada en una línea de sintetizador ligero al cual se le van añadiendo ligeros efectos ambientales. Suena a Swinging Party en versión light . Y hasta aquí su parte cantante, pero la encontramos como co-escritora de All My Love, producido por Major Lazer con vocal de la pequeña Ariana Grande, siendo este un tema que se encarga de traer un toque dance pop al disco. Aunque en comparación con el resto de temas parece estar un poco fuera de lugar, no impide que suene bastante bien.

Y ahora, del resto de artistas, no cuento con referencias, pero con CHVRCHES tengo un ligero problema, y es que sólo he escuchado una canción de ellos: The Mother We Share, y tengo la sensación de que Dead Air es lo mismo bajando un par de tonos los sintetizadores. Scream My Name de Tove Lo es un tema que va creciendo con las escuchas. Con estribillos que resultan agradables, sin grandes saltos en la melodía pero pegadizos. En Kingdom consiguen unir una melodía más orquestal (arpa, violines y piano) con percusión que va entre lo bélico y lo R&B y sintetizadores eléctricos sin que quede una mezcla rara. Ecléctico, curioso y, aunque no es mi parte favorita del disco, tampoco es un tema que pasaría. Siguiente. Lost Souls es un tema algo más lineal donde toman protagonismo las contraposiciones de voces y la percusión, oscura y profunda. Tinashé con su tema The Leap suena a Mariah Carey y a un R&B sencillo pero seguro. En instrumentación no aporta nada nuevo, pero los falsetes y tonos altos que toma en los estribillos hay que mencionarlos especialmente. Bat For Lashes se encarga de versión argentina a Son Lux con Plan The Escape. Aunque en primera instancia resulte un tema siniestro (suena la voz de Natasha Khan en un aura que hace que se te erice el pelo), existe una buena conexión entre las voces del coro y la melodía general. Por sacar una pega, diría que acaba muy súbitamente, dándome la sensación de que queda a medias. En una banda sonora de este estilo siempre existe un corte de carácter tribal, y este viene de la mano de Grace Jones con su Original Beast, tema con momentos donde la guitarra eléctrica recuerda a un sutil toque reggae que no queda nada mal. Muchos efectos de sintetizadores que vienen y van en la segunda mitad del tema con un vocalista repitiendo reiteradamente el título del tema. No es un tema que escucharía habitualmente, pero para la banda sonora, ideal. Animal me suena en un principio a Swedish House Mafia para luego desvirtuar en un Maroon 5 que tocan cansados. Se hace escuchar más que el tema anterior, pero asimismo también es de lo más superficial del álbum. Total, que nos encontramos ante un trabajo ambicioso de Lorde y que ha cumplido con las expectativas, teniendo momentos mejores y, como peores suena demasiado fuerte, diremos “no tan buenos”. Lo Mejor: Meltdown Lo No Tan Bueno: Animal Lo “No Sé Qué Pinta Aquí Pero Por Alguna Extraña Razón Forma Parte del Álbum”: Kingdom