fka twigs

La mini-crítica del mini-álbum: FKA Twigs y “M3LL155X”

Dancing on my own era la premisa de Robyn, hace unos pocos años. Desde que conocimos a FKA Twigs y a sus puestas en escena, sabemos que estas cuatro palabras van un paso más allá. Encontramos a una artista en su empeño de bailar su propia música, aunque esta sea difícil de poner con coreografía. Y es que, desde el estreno de aquel LP1 de carácter espacial y extrasensorial, que por concretarlo de alguna manera, vendría a ser un r&b electrónico, con toques de trip-hop, vanguardias… 

En definitiva, una apuesta muy interesante con la que consiguió conquistar a gran parte del público y de la crítica, y a la cual da una nueva vuelta de tuerca en este M3LL155X. Seguimos encontrando ese toque de sensualidad que vienen en gran parte por los vocales frágiles y agudos de Tahliah Debrett Barnett, si bien algo ocultos por capas de oscuridad que vienen de la mano de sintetizadores que quiebran la atmósfera del tema. Por ejemplo, Figure 8, con un inicio que bien podría haber venido del Biophilia de Björk, encuentra unos momentos de explosión protagonizados por guitarras eléctricas desgarradoras muy del estilo de Son Lux en su último álbum, Bones; o momentos en los que la melodía base se ve adornada por la voz de Tahliah expuesta a numerosos efectos que se enfrentan unos con los otros.

Y en resumidas cuentas, esta es la tónica que toma en estos 5 temas. Cortes que exploran una mayor oscuridad, de instrumentación densa y pesada, idónea para que FKA Twigs la acompañe de sus movimientos tan sensuales e hipnotizantes. Si bien, en In Time encontramos cierta línea de sintetizador que intenta aportar algo de claridad a la escena, se ve de nuevo oculta por los efectos que la pueblan. Sin embargo, tiene un cierto toque oriental, tanto a nivel de ritmo como a nivel melódico en el estribillo, que resulta imposible dejar de escucharla. Glass & Patron sería el máximo exponente del sonido experimental que intenta mostrar el álbum, en contraposición con el sonido “más accesible” del ya mencionado In Time o la medio-tiempo que es I’m Your Doll. El tema que cierra este EP, Mothercreep, se encarga de crear una conclusión a este conjunto de temas, terminando de ligarlos y aliviar una ligera descompensión que habría podido existir entre tanto experimentalismo y momentos de deriva melódica.

A nivel lírico, la letra de estos temas no intenta profundizar en nada. Quiero decir, encontramos cierto peso de los sentimientos relacionados con el amorsensación de superación a partir de situaciones pasadas… Sin embargo, y aunque encontramos ejemplos muy claros como “Stop playing with those other girls It makes me jealous baby” en I’m Your Doll, el resto de interpretaciones quedarán en el oyente y lo que quiera interpretar.

Sin embargo, contamos con algo más de este EP, y es que tenemos un vídeo con los cuatro primeros temas del EP en el que FKA Twigs explora los territorios del abuso de la mujer, rozando la esclavitud sexual, el embarazo provocado a raíz de estas situaciones y las emociones a posteriori. Es un vídeo que, desde luego, termina de hilar todos los temas de este mini-álbum, a pesar de que Mothercreep se quede fuera.

En este caso, me voy a abstener de ponerle nota a este mini-álbum, ya que el problema con FKA Twigs es que o te gusta o la odias profundamente. En mi caso, estoy en el primer supuesto, así que este EP lo encuentro una pieza deliciosa que puede llevar a la británica a la categoría de granDiosa de este 2015.

Se revela el cartel del Coachella 2015: ¿A quién tenemos más ganas de ver?

Hace apenas unos minutos, el twitter oficial de Coachella, el festival de música de California famoso por poner de moda en las chicas llevar flores en la cabeza tener siempre una mezcla y una cantera de artistas muy buena, acaba de hacer público el line up (artistas, para los que quieran tener la palabra española) que actuarán en el festival este año.

A simple vista podemos observar dos grandes artistas y un rapero tres buenos artistas que coronan los días del festival: AC/DC, que llevarán bajo el brazo su álbum de regreso Rock Or BustJack White que aún sigue al pie del cañón después de un año de gira con Lazaretto Drake, que presentará su nuevo álbum Views From The 6.poster

Pero vayamos ahora a los artistas importantes (y con importantes, me refiero a que me importan a mí). A esos a los que hay que hacerle zoom a la foto para poder leer el nombre entero y sin equivocarte. Tame Impala Florence and the Machine son dos grandes pesos pesados que, seguramente, utilizarán este evento para hacernos partícipes de nueva música (recordemos que ya está confirmado que los, casualmente, terceros álbumes de ambos grupos están para este año). También entra en este grupo Marina and the Diamonds, aunque no causará mayor revolución mediática que los anteriores.

Mis favoritos de este 2014, FKA Twigs The War On Drugs, una oportunidad sin duda única de ver la puesta en escena de ambos grupos para comprobar como se defienden la nominada al grammy y al grupo que ha coronado el top de muchas listas.  Tengo mucha curiosidad en comprobar a Hozier, cuyo álbum me dejó un sabor algo agridulce (pista: la primera mitad es la dulce) pero creo que merece la pena, y St. Vincent, a ver si viéndola actuar me motiva a darle otra oportunidad a su álbum homónimo.

Otros artistas curiosos que aparecen son Stromae, que aún sigue dando vueltas con Racine Carrée; Kimbra que firmó un excelente trabajo con The Golden EchoKasabian, que parece estar en un segundo plano para reservarse al Low Festival aquí en España, del cual es cabeza de cartel.

Sin duda, echadle un vistazo al cartel. Entero. Tal vez encontréis alguna que otra sorpresa que podáis ver en directo por streaming.

Mi top de álbumes favoritos de 2014: parte previsible, parte sorpresa

He tardado (y me he tenido que poner un poco al día) para hacer mi top de álbumes favoritos de este año. Me pasa que soy muy despistado, y se me van acumulando los discos a escuchar y al final, se me acaban pasando. Pero en fin, ha llegado el momento.

Vale, en este tipo de tops, hay pocas sorpresas. Si en una página web ves que un álbum es número 1 o en puestos muy altos, va a estar presente en el resto. Y sí, hablo de The War On Drugs y su álbum Lost In The Dream. Álbum que salió  en marzo de este año… y que he estado escuchando esta última semana por primera vez y me he quedado impresionado, y para bien. Porque muy a pesar de Mark Kozelek, este es un disco muy bueno, y la crítica internacional está muy de acuerdo.

Si hablamos de pocas sorpresas, meto también en mi top a The Flaming Lips y su With A Little Help From My Fwends. Soy fan de esta gente y me parece un álbum increíble, con una producción muy elaborada, culmen de la experimentación y, para otros muchos, atentado a la obra de Los Beatles (Mi crítica del álbum aquí). 

Y por último, qué decir de FKA Twigs y su LP1. Un nuevo campo de visión de la música electrónica con tintes de hip-hop y sintetizadores etéreos. Tal vez no pueda ser un álbum del que puedas extraer canciones para escuchar todos los días (aunque más o menos igual pasa con The War On Drugs), pero es un álbum para deleitarse los sentidos y escuchar con calma y atención.

Dentro de los 5 álbumes restantes quiero destacar otros tres que me parecen algo más sorprendentes porque no los he visto en muchos top.

U2 y su Songs Of Innocence (BUM!). Ya me justifiqué en su momento que, como persona que conocía a U2, este álbum me pareció un muy buen compendio de canciones, que si bien tenía sus más y sus menos, sus melodías se quedan fácilmente (de hecho, escribo esta entrada tarareando Every Breaking Wave mientras escucho un podcast que no tiene nada que ver con esta gente). Ahora puedo decir que es un disco que remonta el regusto agridulce que, por lo menos a mí, me dejó No Line On The Horizon.

Otro más: Metronomy y su Love Letters. Fue un disco que critiqué (y escuché) en su momento, en la segunda mitad de marzo, y es un disco del que aún escucho sus canciones a día de hoy, así que solo por eso sólo habría que mencionarlo aquí. Pero es que, además, la esencia analógica divertida del álbum me encantó, un estilo algo ochentero pero con la experiencia que les ha ofrecido 2014.

Vale, y la última sorpresa que comento: Dum Dum Girls y su álbum Too True. Me encantan como suenan las guitarras, lo dinámico del álbum, la mezcla de sintetizadores, el mantener el metraje alto para cerrar el álbum con Trouble Is My Name de una manera suave pero que mantiene la estética del álbum… Desde que lo escuché cuando hice su crítica me quedé prendando del grupo y de este disco en concreto, y supe que iba a ser de lo mejor del año.

Y después de esto, mi top de 8 discos de este 2014 (de entre los 41 de los que tengo constancia que he escuchado con atención) quedaría así:

8- Metronomy – “Love Letters”

7- U2 – “Songs Of Innocence”

6- Polock – “Rising Up”

5- FKA Twigs – “LP1”

4- Dum Dum Girls – “Too True”

3- Foster The People – “Supermodel”

2- The Flaming Lips – “With A Little Help From My Fwends”

1- The War On Drugs – “Lost In The Dream”

Otros tantos quedan en el tintero. El debut de Sam Smith me encantó, Coldplay igual, pero no veía ninguno de estos álbumes dentro del top de todo el año. Y qué decir de Beck, que presentó un sobresaliente Morning Phase que con seguridad sería top 9, pero no me terminaba de convencer para añadirlo a esta selección.

Me gustaría hacer mención especial a lo nacional, porque a parte de tener a Polock en el top, quería nombrar a Aurora and the Betrayers y su álbum Shadows Go Away, un debut donde se experimenta con el soul de una manera sobresaliente.

Luego, por otro lado, tengo que decir que aunque St. Vincent esté en puestos altos de muchas otras listas, a mi me cuesta tragarla. Es un álbum que hay que darle muchas escuchas para llegar a captar todo lo que quiere transmitir, y aunque tenga unas bases melódicas que ofrecen una nueva perspectiva, la voz de Annie Clark no me termina de encandilar del todo. Y lo siento mucho, pero 1989 de Taylor Swift, a pesar de ser una interesante evolución en la etapa de la artista y que termina de confirmar su postura en la música actual, me parece un poco barato, hecho para encantar, para que el público cante todas sus canciones y que todas ellas coronen Billboard, lo que vendría ser el Teenage Dream de 2014.