flaming lips

Flaming Lips en “Oczy Mlody” juegan con las texturas y lo analógico

The Flaming Lips, uno de mis grupos favoritos, sacó el mes pasado “Oczy Melody”, un álbum en el que siguen la estela de hacer lo que les da la gana. Esta vez apuestan por un sonido lleno de texturas, bien meloso, con protagonismo absoluto de las cajas de ritmos y los sintetizadores aterciopelados.

Si bien es cierto que echo de menos algo más de agresividad, una mitad de álbum más potente que no resulte tan densa, encuentro en esta álbum una evolución hacia sonidos más asequibles. Han recogido esa diversión del Yoshimi para pasarla en un filtro más denso y oscuro. Son interesantes los cambios de ritmos, las rupturas en cortes como “How??” “Nigdy Nie (Never No)”. Aunque el resultado acabe por explotar la misma fórmula todo el rato resultando en ocasiones algo aburrido, no por ello voy a dejar de admirar los grandes highlights del álbum.

Mis impresiones más a fondo en esta crítica para El Quinto Beatle.

Actualización: Ahora crítica en vídeo también aquí.

oczy-mlody

The Flaming Lips -“Oczy Mlody” (Bella Union, 2017)

Álbumes que cumplen dos décadas: Del éxito de Alanis Morissette al eclecticismo de Moby

Leía hace un par de días en Consecuente Of Sound una entrevista a Moby (para los que acabáis de llegar, uno de los pocos músicos que tienen un altarcico en este blog) que versaba sobre su tercer álbum Everything Is Wrong, que este año cumple dos décadas. Un álbum donde mezcla algo de trash, con toques de electrónica y progresiva como en When It’s Cold I’d Like To Die, o momentos de más viveza y reminiscencias techno como Feeling So Real. Un trabajo que, si no habéis escuchado hasta ahora, no tiene desperdicio.

Bajo una visión retrospectiva, comentaba el músico algunos aspectos de la grabación del álbum, o incluso del inesperado éxito que vino por un bedroom record, es decir, un álbum realizado sin muchos medios amparado en la intimidad de un dormitorio. Ahora lo podemos considerar algo normal, y conocemos a artistas de renombre que en este aspecto han basado su tónica de trabajo (James Blake, sin ir más lejos), pero destacaba la extrañeza que suponía algo así hace veinte años.

En cualquier caso, esta visión retrospectiva me interesa, y me he puesto a indagar para descubrir qué más álbumes fueron publicados hace veinte años. Porque también leí un pequeño top con canciones que, aunque pareciera mentira, ya tenían diez años (ejemplo: Fix You de Coldplay), pero el propósito de esta entrada no es sólo el hecho de sentirse uno algo curtido (quien pueda, porque lógicamente me resulta imposible a mí con 17 años); sino también recordar algunos álbumes que no deberían caer en el olvido. Hagamos un breve repaso:

Shania Twain – The Woman In Me

Aunque ahora esté en sus horas más bajas, no podemos olvidar que Shania Twain fue la Taylor Swift antes de Taylor Swift, y fue la primera mujer en la historia del country que vendió millones de álbumes en todo el mundo. Este álbum en concreto llegó a las 4 millones de copias a finales de año, llegando a las 20 millones a finales del año 2000. Siempre tendrá el consuelo de haber firmado este álbum legendario y unos cuantos singles posteriores que funcionaron muy bien.

Radiohead – The Bends

El segundo álbum de Radiohead, el sucesor del impactante Pablo Honey que consiguió cosechar éxitos de la talla de High And Dry (por otro lado, uno de mis temas favoritos de la banda) o Just. Siguen en la línea de la experimentación y del rock que marcaron en su debut, pero poco a poco iban poniendo los cimientos para lo que fue su cima creaciones, el posterior Ok Computer.

Jamiroquai – The Return Of The Space Cowboy

La primera vez que escuché este álbum venía de haberme escuchado el más reciente: Rock Dust Light Star, así que el choque de estilos me sorprendió muchísimo, pero lejos de ahuyentarme, me acabó encantando. Me pareció un disco genial donde se entremezclaba el acid jazz con el funk creando una mezcla muy homogénea. Lástima que luego no siguieran con ese estilo, pero nos quedamos con Space Cowboy, el encargado de cerrar el álbum y dar título al mismo.

Alanis Morissete – Jagged Little Pill

Por favor, ¿quién no ha escuchado alguna vez Ironic? Ese pop tan desenfadado que derocha Alanis en su álbum debut (sin tener en cuenta aquellos dos que lanzó a nivel canadiense y que, por cierto, me recuerdan muchísimo a Robin Scherbatsky de HIMYM). Temas que marcaron la sintonía de una época y que aún hoy en día se escuchan tanto en radio como en películas (En Los Becarios, sin ir más lejos). En cualquier caso, nos quedamos con la melodía divertida de este Ironic para recordar este álbum:

Björk – Post

Para muchos, uno de los mejores álbumes que ha firmado la islandesa. La verdad se ha dicha, en este segundo álbum, Björk no acaba de consolidar su sonido. Se aleja de los momentos más pop 80’s de su primer álbum Debut, y si bien madura ese sonido en temas como Army Of Me Isobel tenemos la chocante It’s Oh So Quiet, que si bien la base de jazz orquestal uptempo que lo protagoniza no termina de casar con el resto del álbum, es uno de los mejores temas que se puede extraer del mismo.

The Flaming Lips – Cloud Tastes Metallic

El álbum que les va a dar de comer este 2015, ya que van a aprovechar su aniversario para lanzar EPs limitados para el Record Store Day (probablemente uno de los tres que van a lanzar me lo compre). En cualquier caso, en este álbum dan un paso adelante de su fantástico, pero algo sin curtir, Transmisión From The Satellite Heart, para ofrecer unos temas donde desglosan una evolución de su rock alternativo de carácter experimental. De este álbum podemos destacar temas como Bad Days This Here Giraffe, por citar algunos.

Si tenéis alguna sugerencia más, hacedla saber. Cito estos álbumes porque son con los que más familiarizado estoy tanto en sonido como con artistas. Me consta que David Bowie publicó en este año, o Apex Twin. Pero teniendo en cuenta que no les he dado una oportunidad (todavía), me he reservado el derecho a destacar mis favoritos de hace dos décadas.

Hola, ayer también hubo un Record Store Day

A menos que vivieras en una cueva, conocerías la existencia del Black Friday. En resumen, se trata de un día en el que hay promociones/ofertas/descuentos importantes en tiendas que, aunque es originario de Estados Unidos, no hemos tardado en importarla. Era fácil encontrar a lo largo de la tarde de ayer las tiendas de ropa abarrotadas por descuentos del 30% y demás promociones de H&M, Springfield El Corte Inglés.

Pero ese no es el tema que me ocupa hoy. Del todo. El caso es que ayer, fue el Record Store Day (por segunda vez en este mismo año, sí). Algo más pequeño que el que hubo en Abril en lo que a lanzamientos se refiere, pero que no pudo evitar que artistas como St. Vincent o The Flaming Lips aportaran su granito de arena a la causa con ediciones especiales (en el primer caso, un single inédito, en el caso de los de Oklahoma, un LP con canciones navideñas).

black_friday_logoAsí que iba yo a, la que va a ser a partir de ahora porque la mía cerró hace un mes, mi tienda de discos de cabecera para echar un vistazo a estas promociones. Ya habían vendido el que me interesaba, pero como estaba decidido a llevarme un vinilo (la semana de exámenes me reventó y tenía ganas de comprarme un álbum como auto-regalo) estuvo echando un vistazo hasta que, finalmente, después de tener como oponente el We Are Rising de Son Lux (que me puso el dueño de la tienda un tema para catarlo), al final me acabé llevando el With A Little Help From My Fwends, el álbum-tributo de los Flaming Lips y compañía del  Sgt. Pepper de los Beatles (ya hablaré en una próxima entrada del álbum).

Total, después de haber estado debatiéndome entre esos dos LPs (y algunos otros que vi de camino) completamente solo en la tienda, pasé por algunas tiendas de ropa para encontrármelas a rebosar de gente aprovechando el día. De camino a mi casa sólo podía ir pensando en que, de nuevo, esto es una muestra de la falta de inversión de cultura de nuestro país, o por lo menos, la preferencia de la gente.

debutart_oliver-hibert_23242Pero también, pensé en la falta de promoción. Porque seguro que todos hemos visto el anuncio de Media Markt con Arturo Valls promocionando el día, o todos hemos visto el folleto de turno del Carrefour o demás grandes almacenes anunciando este evento, ¿y publicidad a este nivel del Record Store? Nada en absoluto. 

De nuevo, este día queda en el panorama indie, el panorama de la gente que, verdaderamente, se interesa en estos eventos y prestan atención a la atención musical. Llega el debate, ¿pocos pero buenos o muchos y regulares? ¿Reservar las promociones de este estilo a amantes de la música de verdad o promocionarlo a las grandes masas?

La respuesta es, que por mucha publicidad que se hiciera, en España seguimos inviertiendo lo mínimo en música y tachamos de raro al que lo hace. Triste pero cierto.