florence + the machine

Florence Welch ha estado jodida y sus melodías lo saben: ¿Hay salida en lo Big, lo Blue y lo Beautiful?

El mes pasado, mi amiga Mar Suárez (a.k.a en el mundo blogger Mar Music Memories), realizaba un interesantísimo análisis a la lírica detrás de How Big How Blue How Beautiful, desmembrando las capas y capas del disco para acabar por descubrir a una Florence Welch que, perfectamente, responde a la descripción que se realiza en el primer post que conforma esta trilogía:

Flo es un ser reforzado (que no necesariamente fuerte), asertivo (que no por ello seguro), decidido (que no por ello impulsivo) y, sobre todo, valiente y que tiene claro lo que prefiere y quiere.

No voy a realizar un nuevo análisis lírico, que para eso ya está el ya publicado por mi amiga Mar,  es cierto que quiero añadir mi pequeña aportación a este gran trabajo hacia el final, aunque voy a centrarme en un apartado más simbólico y melódico-musical.

Porque después de escuchar y digerir (y consolar mentalmente a Flo por todo lo que ha pasado en su vida para ofrecernos esta delicada y sublime obra) este How Big How Blue How Beautiful, uno acaba coincidiendo en que Flo ha estado jodida. Así de simple.

Esta fase de enfado y frustración experimentada por Flo viene acompañada del miedo de no poder volver a amar, de no poder volver a dar todo lo que alguien en su momento disfrutó y luego desechó.

Porque vale, al final lo acaba superando (o al menos, deja las puertas abiertas a unos nuevos comienzos como reza Mar citando como ejemplo Third Eye), pero las cosas como son. Es más, Flo estaba tan jodida que no soló se volcó en la letra, sino que también en las melodías, y ahí es donde nos vamos a centrar aquí.

En una entrevista, Flo declaraba que la sección de viento final del tema How Big How Blue How Beautiful:

“The trumpets at the end of that song-that’s what love feels like to me,” Welch added. “An endless brass section that goes off into space. And it takes you with it. You’re so up there.

Teniendo esta idea en cuenta, nos podemos encarar al álbum con la siguiente premisa: las trompetas son sinónimos de amor. Grosso modo. Cojamos los temas en los que aparece una sección de este estilo: HBHBHB, What Kind Of Man, Queen Of Peace, Which Witch y St. Jude Ahora, podemos analizar la melodía principal y evolución de la sección de viento de cada uno de los temas mencionados y relacionarlo, de algún modo, con las fases de una ruptura de las que habla Mar:

  1. How Big How Blue How Beautiful o la fase de verdadero amor/ceguera: “Qué bonito era todo” es el resumen perfecto de la melodía que protagoniza la sección de viento en este tema. Entrando de forma suave y acaramelada antes del primer estribillo, añadiendo momentos en los que aumenta la intensidad y, finalmente, ese final lleno de texturas y el crescendo final. Lo que puede ser una relación en toda regla: Momentos de altibajos sustentados en la dulzura de la inocencia y ceguera que aporta estar enfrascado en un momento de efervescencia sentimental. Esos violines que aparecen como destellos y la posibilidad de imaginarse a una Florence volcándose en la relación (al menos, en un inicio) con la misma intensidad.
  2. What Kind Of Man o la fase de pérdida e ira: Aparece de repente, para complementar una escena que ya de por sí la encontramos agresiva. Una guitarra eléctrica que rompe la escena con unos riffs que retumban y, finalmente, esas trompetas que, en cierto modo, funcionan de aviso de lo que se va a desencadenar. Una melodía algo simple, pero concreta, tal y como es el inicio de un ataque de ira. Una Florence recriminando a una pareja que la ha dejado tirada cuando en el principio de la relación todo parecía muy bonito.
  3. Queen Of Peace o la fase de recriminación: Antes o después llegan las primeras peleas. Qué podemos decir de ese inicio que suena bélico pero a la vez con un deje de tristeza. Porque tenemos uno de los estribillos más agresivos del álbum en los que se denota a la perfección la diferencia entre la rabia inicial que yacía contenida y que finalmente explota (caso de What Kind Of Man), a la forja de un sentimiento de ni contigo ni sin ti, de lucha interna y externa. 
  4. Which Witch o la fase de recaída: Donde hubo fuego, quedan rescoldos. Flo aún está quemada jodida. Se nota cierta contención en la melodía pero no puede evitar estallar en la recta final. Si antes hablaba de lucha interna y externa, por el cariz y la composición de este tema en general, aquí hablaríamos más bien de una lucha interna. Esos estribillos en los que Flo hace uso de un rango vocal que está a medio camino entre el control y el grito de desesperación lo dice todo.
  5. St. Jude o la fase de aceptación: El último paso, el momento donde se reconoce todo. “No pudimos tenerlo todo y desde un principio lo supimos, pasemos página de una vez”. Desenvolviéndose en una melodía algo intimista donde Flo suena del todo frágil, la sección de viento se ve modulada de tal modo que hace que el timbre habitual de una trompeta cambie. Si de nuevo aplicamos la teoría, daría lugar a que Flo sigue teniendo constancia de que el amor sigue existiendo, pero tal vez ya no sienta lo mismo por esta persona. Una “modulación” sentimental: Ya no ve el motivo por el que se enamoró, bien porque definitivamente es algo ya superado o bien por haber otros motivos que le impidan verlo.

Así que con esto hemos confirmado el hecho de que Flo está jodida, y que consigue transportar ese sentimiento tanto a nivel lírico como a nivel melódico, utilizando esta particular simbología que he estado desarrollando. ¿Significa acaso que la ausencia de esta sección de viento simboliza la ausencia de amor? Para tener en cuenta este aspecto nos fijaremos en algunos temas del LP.

Por un lado, tenemos los grandes baladones de este álbum, que son Various Storms and Saints Long & Lost, ambos con una estética oscura de carácter lacrimógeno en el que Flo hace gala de una voz que canta al llanto y a la soledad. ¿Ausencia de amor? , encontrando en su lugar una tristeza que podríamos encuadrar en ese tramo entre la fase de recaída y de aceptación final. 

A continuación podemos hablar de las dos joyitas “ocultas” de este álbum (entendiendo ocultas para el público que no adquirieron la edición simple en un Target): Pure Feeling Conductor. De nuevo, en ambos temas encontramos a una Flo lacrimógena, que intenta disfrazar sus sentimientos en un medio-tiempo que es el primer tema, pero que se acaba derrumbando en Conductor para darnos una de las piezas más conmovedoras y personales de este álbum:

I’m the orchestra,
The conductor too,
My heart is a concert hall
And I filled it with you

Esta letra viene acompañada por una melodía a piano que empieza con delicadeza, incrementando su intensidad en el sector medio junto al resto de instrumentación de carácter acústico y suave; para cerrar finalmente en soledad y fragilidad melódica, complementando a la perfección a Flo. Volvemos a lo mismo: representación melódica de una relación que ha sido la protagonista total del álbum.

Pero no toda esta ausencia de amor está relacionada con momentos de bajón de Flo. Hablamos de Delilah, Third Eye o el clímax que lleva el nombre de Mother. Son temas uplifting, que ven su intensidad amplificada en sus respectivos tramos finales. Todos llevan una melodía que invitan a pasar página (con una correspondiente letra acorde a ello): Los coros que vienen después del estribillo de Third Eye que nos hace mover la cabeza instintivamente por lo sencillo de su estructura, la explosión de Delilah y su percusión sencilla pero directa y, finalmente Mother. En este último podemos encontrar cierta simetría con What Kind Of Man por el uso de la guitarra eléctrica desgarradora, pero comprobamos como en la recta final va mutando ligeramente hasta perderse en los últimos segundos. ¿Recuerda a algo? Si bien en HBHBHB encontrábamos el mismo efecto con las trompetas (el amor), aquí lo encontramos con la guitarra eléctrica y el coro, que pueden simbolizar una nueva etapa que difiere de lo que ha vivido nuestra pobre Flo en su época más reciente.

¿Conclusión? Florence ha superado esta relación. Y esto lo deja ver tanto a nivel lírico, como melódico, como simbólico. Ahora lo que cabría preguntarse es: ¿Se trata este álbum de la superación de una relación vista en retrospectiva? Aquí es cuando me meto en terrenos líricos para complementar (un poquito) los artículos de mi amiga Mar diciendo que no. Este es un álbum que se empezó a forjar en un momento sentimental y se concluyó en otro distinto. Este hecho conlleva a encontrar momentos en los que la propia Flo no sabe lo que siente en ese momento. Contradicciones tal vez, pero todo ello ligadas a un estado sentimental que justifica este modo de actuación. Hablamos de la contradicción entre As Far As I Could Get y la propia HBHBHB.

Because I feel unloved
I went as far as I could get 
(…)
And I’m not far enough yet

Este As Far As I Could Get es la exposición máxima de la Florence dolida, que opta por huir de una situación en la cual no se encuentra cómoda, a saber, huir de Londres para intentar olvidar a su (ex)pareja. O ese es uno de los significados que se pueden extraer y que consideraremos aquí. El “problema” llega cuando cogemos la letra de HBHBHB, concretamente:

So much time on the other side
Waiting for you to wake up

Si tenemos en cuenta un significado literal en este caso, alejándonos de cualquier significado metafórico (ese punto de vista está desarrollado en la entrada de Mar), estos pueden ser unos versos que hagan referencia a la diferencia horaria, simple y llanamente. Encontramos 8 horas de diferencia, y este podría ser un canto de Flo al intento de mantener una relación a distancia que ves como se va desvaneciendo con el tiempo por la ausencia de contacto.

¿Tiene que ser una contradicción? Tal vez se corresponda al orden en el que se desarrollaron los eventos (primero qué bonito es todo HBHBHB, vuelvo para ver que no es así y me voy llorando As Far As I Could Get y enfadada What Kind Of Man). Teniendo en cuenta la situación que estaba viviendo Flo y de la cual nos hace partícipes a lo largo de 19 temas, sería plausible cualquiera de las dos teorías. Esto no quita una cosa: la sensibilidad de una mujer como esta ante una relación tormentosa y la capacidad de superación y de registro de la misma. Bravo, Flo. Bravo.


Enlaces de interés

Artículos de Mar Suárez en relación a este álbum y su valor sentimental y lírico: Parte 1, parte 2, parte 3.

Genius, el portal de letras de canciones donde los usuarios pueden plasmar impresiones y significados de canciones o trozos de ellas (sección Florence and the Machine).

Anuncios

Análisis del vídeo de “What Kind Of Man” de Florence + the Machine: Una historia detrás, que todavía no entiendo

Captura de pantalla 2015-02-19 a las 17.15.55Cuando te enamora el acento británico de Florence Welch

No estaba tranquilo si ya no hacía la jugada completa. Tocó el anuncio del nuevo álbum y single, tocó el análisis de What Kind Of Man, y ahora toca el análisis de su vídeo. Vídeo que, por cierto, aún sigo sin entender, a ver si tras plasmar las sensaciones y opiniones del vídeo me consigo aclarar algo.

Captura de pantalla 2015-02-19 a las 17.17.04

Cuando el agua de la bañera está extremadamente caliente

El vídeo comienza con Florence en un coche con un compañero, con el cuál entabla una conversación que versa sobre el grado de intimismo y de unión de una pareja: si es mayor cuando comparte experiencias malas o cuando comparte experiencias buenas. Hasta aquí todo normal, un pensamiento muy interesante por otro lado. La escena avanza, así como la conversación, mientras se intercalan planos en los que vemos desde a una Florence provocativa al más puro estilo 50 Sombras (y un momento #freethenipple) a otros que se asemejan más a una escena de Velvet.

Captura de pantalla 2015-02-19 a las 17.19.15

Cuando eres la única mujer en una fiesta

Después de ese momento, encontramos escenas intercalas que muestran a una Florence en actitud guerrera, batiéndose con gran número de personas en escenas colectivas como la de arriba, y en otras con un enfoque más industrial, por el escenario en el que se desarrolla. Por otro lado, tenemos el lado más Ceremonials cuando es bautizada en mitad del mar por un par de mujeres y cuando acude a una iglesia en mitad de la lluvia en actitud desesperada.

Captura de pantalla 2015-02-19 a las 17.20.33

Cuando presentas un trabajo que no le interesa a nadie e intentas llamar la atención

En cualquier caso, se trata de un vídeo con una técnica impecable. Esos contrapuntos, esos flashforwards (si no me he equivocado al interpretarlo) y esos momentos en los que se nos muestra a una Florence rodeada, ya sea por brazos o por hombres, que muestra la sensación de angustia que está sufriendo en ese momento. Uno de los mejores vídeos que ha hecho este grupo sin duda. Le tendré que dar un par de oportunidades más al vídeo para conseguir desentramar todo el significado del mismo, pero en general, se corresponde a la canción: por lo que respecta a la melodía, guerrera; por lo que respecta a la letra, reivindicativa en actitud de reproche a un hombre que la amó de aquella manera.

Nos tendremos que conformar con saber que la fecha de lanzamiento del álbum está cada vez más cerca.

BBC Radio, donde los cantantes cambian de estilo durante una actuación

Seguramente, alguna vez, ha surgido la idea de ¿Cómo sonaría esta canción cantada por este grupo?, y es entonces cuando llega BBC Radio 1 y sus sesiones Live Lounge para despejarnos esa duda, y desde 2006 publican anualmente un álbum doble CD donde recogen todas las versiones que se hacen en los estudios.

Encontramos versiones tan diversas como Haim haciendo su versión de Wrecking Ball, o Bastille haciéndola de We Can’t Stop, ambas de Miley CyrusO ésta versionando  de Lana del Rey.

Estas versiones son recientes y se pueden encontrar en esta lista de reproducción en Youtube. Pero de ediciones anteriores podemos encontrar a Keane versionando With or Without You de U2, The Fray versionando Hips Don’t Lie (lo cual es de lo más curioso de todo estos volúmenes), o también tenemos a Kylie Minogue versionando Wonderful Life de Hurts, o Florence + the Machine con Halo, de Beyoncé, por mencionar a algunos.

p015020q

Quitando el hecho de que Inglaterra tienen mejor gusto que nosotros en música (en lo que a radios se refiere), yo creo que se podría transportar el Live Lounge a España. No sé en que radio sería, al igual que tampoco sé por qué en las emisoras que tenemos, o se escucha la música comercial, o música de los 70-80-90 (destaco RNE-3, donde he escuchado a Bastille antes de que llegaran a la fama y a Keane). Yo voto por la “Radio Indie/Alternativa”, y no sería el único al que le gustaría.

Aunque bueno, siempre tenemos la posibilidad de sintonizar BBC Radio desde internet, o si tenemos iTunes, la opción de iTunes Radio permite conocer a muchos grupos y canciones nuevas con tan sólo indicar una referencia de cantante o estilo.

Y con esto, acabo la 100º entrada de mi blog, gracias.