Jamie Cullum

Mi “Desert Island Discs” personal: Los 8 discos que me llevaría a una isla desierta

Me encanta la BBC Radio. Ya he expresado en otras ocasiones lo mucho que me gusta la programación y la variedad musical que ofrecen. Pero quería destacar en esta entrada un programa que lleva emitiéndose desde 1942, y no es otro que Desert Island Discs.

Estaba un día en clase de inglés en mi academia y, hablando con mi profesora, con la que compartía (y sigo compartiendo) gustos musicales, me acabó recomendado este programa (a raíz de que estábamos hablando de Jamie Callum si no me equivoco). En cualquier caso, me comentaba que este programa se encargaba de llevar a un personaje famoso, que bien podría pertenecer al mundo de la música, ser un actor, escritor, filósofo…, y en el programa le hacían elegir 8 piezas de música. Además de un libro y un bien de lujo.

Pero aquí en esta entrada nos vamos a centrar en el apartado musical, que por algo reconduje el blog a este aspecto. En cualquier caso, voy a poner ocho discos que considero parte importante, al menos de momento, de mi vida. Si bien porque en el momento me sorprendió su estilo o porque me traiga un buen recuerdo. No llevan un orden en concreto, van conforme van surgiendo:

1-Aphrodite de Kylie Minogue (2010)

Se trata del primer disco que me compré, y ya sólo por ello merece estar aquí. Me acuerdo que me empezó a llamar la atención a partir de All The Lovers, si bien ya conocía por mi hermana su mítica Can’t Get You Out Of My Head In My Arms. Pero recuerdo como me descargué el álbum enteró y me encantó el estilo que desprendía ese álbum: un pop sensual que resultaba muy agradable. Me acuerdo de hecho de la fecha (si bien aproximada) en la que me lo compré, y supuso mi introducción en la compra de discos. Así que, técnicamente, me ha llevado a tener una colección musical que, si bien modesta, crece cada día y estoy orgulloso de ella.

2-Momentum de Jamie Cullum (2013)

Mi padre me lo regaló por mi santo hace dos años, y al mes y medio tuve el placer de ver al británico en directo. De hecho, fue mi primer concierto. Que si bien estaba en la última fila (además, literalmente) esa sensación de ver a un artista que llevabas tiempo siguiendo y adorando su música por primera vez, es fantástica. Me acuerdo que al concierto me llevé unos prismáticos (sí, había pantallas para verle, pero somos así), y me sentí muy extraño, pero a la vez embargado, de ver a través de los prismáticos a Jamie Cullum.

3-Destroyed de Moby (2011)

Este fue el disco con el que conocí a Moby. Bueno, a decir verdad, estaba viendo Cómo Conocí a Vuestra Madre y en un episodio de la primera temporada, había un personaje que los protagonistas confundían con el artista (que al final resultó no ser). Curioso yo, me dediqué a investigar, efectivamente, quién era ese Moby, para acabar llegando a ese Destroyed y los sonidos electrónicos que ofrecía. Asimismo, fue también la primera vez que me adentraba en la música de un estilo más alternativo, con sonidos que eran poco habituales.

Sinceramente, estaba entre este álbum y Play, por el hecho también de que los dos me suponen una profunda inspiración a la hora de producir música. Moby me encanta como persona, es alguien que hace lo que más le gusta como quiere.

4-Ágætis byrjun de Sigur Rós (1999)

De hecho, conocí a Sigur Ros a partir de Moby. Recuerdo que en una de las entradas de su blog comentaba que había ido a un concierto de esta banda y que era de sus favoritas, así que decidí darles una oportunidad. Si no me equivoco, creo que empecé escuchando su primer álbum Von, y de primera me dejó muy perplejo, pues era un álbum raro (o por lo menos llegué a esa impresión en un primer momento). Pero no, luego llegó este Ágætis byrjun y todo cambió. Todavía no he encontrado ningún álbum que haya conseguido emocionarme de esa manera. Me gusta este estilo post-rock que predican y esa instrumentación que es muy bonita (ahí va el término del crítico musical/melómano).

Además, este disco me lo compré en mi viaje a Seattle del pasado año en el Record Store Day… por $1.

5-Boardface de Gotye (2003)

En plena fiebre Gotye y Somebody That I Used To Know, yo me dediqué a investigar un poco sobre su carrera y acabé llegando a su primer álbum Boardface. Un trip-hop muy interesante que probablemente pase desapercibido para el gran público, pero una auténtica joya para los amantes de la música, y sobretodo de Gotye. De nuevo, una inspiración para crear, se trata de un álbum novel y debut, basado en el sampling y que nos ofrece un resultado muy bueno.

Además de todo esto, tiene una historia de amistad bastante curiosa detrás del álbum, desde luego.

6-Delirios de Grandeza de Alaska (1996)

No sería capaz de quedarme de un álbum de Alaska de su época ídem, así que me quedaría con este recopilatorio que es el que mejor recoge su carrera en los años 80. Quien sea seguidor de este blog sabrá que soy muy fan de esta época, y que la música española que escucho es o esta o indie. Pero en cualquier caso, Alaska podría considerarla una de mis guilty pleasures. Me encanta la energía que irradiaba de joven y el estilo de la Movida Madrileña que llevaba.

Además, me resulta una mujer muy curiosa y extremadamente culta.

7-Yoshimi Battles the Pink Robots de The Flaming Lips (2002)

Por favor, no iba a acabar esta entrada sin mis queridos Flaming Lips. No recuerdo cómo llegué a saber de ellos, pero el caso es que lo primero que escuché de ellos fue The Terror y me produjeron tanta curiosidad que me decanté por escuchar más de ellos. Y así (o al menos así lo creo) es como llegué a este Yoshimi, que aún me sigue pareciendo un álbum con una concepción muy curiosa, pues mezcla desde percusiones pegajosas con trasfondos más experimentales. Si bien es lo más descafeinado (por no decir menos raro) de esta gente, esto no quita que sea también uno de sus álbumes más interesantes. Aunque claro, de todos los álbumes que hacen podemos decir eso.

Además, cuando estuve en Seattle en el Record Store Day, además de comprarme la edición en vinilo limitada de 7500 copias del 7 Skies H3 (aquella canción de 24 horas que consiguieron condensar en un álbum de una hora), el llevar ese vinilo me permitió compartir conversación con más personas que se lo iban a comprar. Así que, les guardo un cariño especial a este grupo.

8-Pure Heroine de Lorde

No me cansaré de la historia de Lorde. El cómo una chica de 16-17 años acabó conquistando las listas de ventas con un tema que no tenía nada de comercial y que era 100% auténtico, y cómo ha sabido mantenerse y no caer en las garras del olvido mediático y acabar como un juguete roto. Es una historia motivadora desde luego. Con un estilo musical elegante y un estilo de vida que, si bien llamativo, no es lo ostentoso de otras como Lady Gaga, ha sabido estar en el punto mediático perfecto, sin llegar a la polémica (aunque si bien ha hecho comentarios que le ha valido numerosos tweets de respuesta). Y sobretodo, ha sabido acostumbrarse a la fama. Pero siempre tiene en mente que es una chica joven, y es algo que se puede ver perfectamente en su cuenta Tumblr, donde siempre ha expresado sus reacciones en su evolución musical.

Y en cualquier caso, es un disco impecable. Para que nos vamos a engañar.

Mi lista de reproducción diaria: Las 10 primeras canciones que aparecen

Hace un tiempo vi en una publicación en Instagram en la que proponían escribir en los comentarios de la misma las 10 primeras canciones que aparecen en tu iPod o lista de reproducción de música. Me gustó bastante la idea, así que decido rescatarla para una entrada aquí con la lista de reproducción General que tengo en mi iPod a día de hoy:

1: Blue Moon – Beck (Morning Phase, 2014)

Quien me siga en Twitter verá que, desde el iTunes Festival y unos pocos días antes, estoy que no paro con Beck. Conocí este Blue Moon en Estados Unidos, cuando fui a Seattle y me pusieron esta canción, y me llamó bastante la canción. Un estilo acústico muy agradable y un impecable registro vocal.

Con esta idea de cantante folk tranquilo me dispuse a ver el concierto del californiano y mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que su repertorio daba palos en el anti-folk, algo de música electrónica y todo ello, en ocasiones, bajo una capa de hip hop que daba una mezcla muy ecléctica, curiosa, y muy buena:

 

2: Just One Of Those Things – Jamie Cullum (The Pursuit, 2009)

Este tema que es el encargado de abrir el álbum que le asentó como el artista que es hoy en día en el panorama inicial me parece de lo mejor que ha producido Jamie. Me encanta ese punto intermedio entre el jazz/swing con la rama más pop/animada del británico. Un tema con un gran predominio de los vientos metales y ese final explosivo me deja sin palabras.

El año pasado pude disfrutar de la actuación de Jamie Cullum en vivo en el Starlite Festival y la interpretación de este tema junto a Twentysomething y un Mixtape encargado de cerrar el concierto me dejaron sin palabras:

 

3: New Dawn Fades – Joy Division (Unknown Pleasures, 1979)

Escuché este tema por primera vez versionado por Moby, en su álbum I Like To Score. Por casualidad, llegué a Joy Division porque un día me vino su nombre a la cabeza porque leí alguna noticia o vi la famosa portada de este álbum y decidí darles una oportunidad. Desde luego no me arrepentí.

Un álbum que empieza a marcar los pasos que tomaría el rock de los 80, y es que se lanzó en un punto de inflexión de la música. Sin duda, de este álbum me quedo tres temas: Day Of The LordsShe’s Lost Controls y el que menciono en el título, New Dawn Fades:

 

4: Two Lips – Hoody Allen (Americoustic, 2013)

“-No, a mí no me gusta el rap +¿Has escuchado a Hoody Allen? Lo mismo te gusta”

Y sí, me acabó gustando. Hoodie Allen es un rapero neoyorkino independiente, el cual es muy bien aclamado por la crítica. Entonces es cuando llego yo y un amigo americano me dice que me escuche su álbum en acústico, que probablemente me acabe gustando mucho. Y es cuando le tengo que dar la razón. Acabé totalmente enganchando desde la primera escucha a No Faith In Brooklyn, con una melodía uptempo que empezaba con una guitarra acústica pero que al final acababa añadiendo algún riff de eléctrica, por otro lado un punteo y al final unos violines que dan un bonito cierre.

Pero el segundo tema de ese EP en acústico, Americoustic, tampoco se quedaba atrás. Un ritmo más tranquilo y algo íntimo es lo que protagoniza este Two Lips:

 

5: Fix You – Coldplay (X&Y, 2005)

¿Qué decir que no se haya dicho del mítico X&Y de los británicos Coldplay? Un álbum que marcó un cambio en la trayectoria de la banda, donde se introdujeron en el mundo de los sintetizadores, de las atmósferas de sonidos elaborados y etéreos. Un álbum donde mostraban una gran madurez musical y que como muestra, los de Chris Martin nos dejaron este aclamado Fix You,  que, en mi opinión, junto a The Scientist y la nueva O, conforman los temas más bellos y delicados de su discografía:

 

6: Another’s Arms – Coldplay (Ghost Stories, 2014)

Vuelta a la experimentación de Coldplay en su nuevo LP Ghost Stories. Llegamos al caso de Another’s Arms, con un sonido más enfocado al campo del R&B con un riff de piano pegadizo y una parte vocal que se incrementa y que deja muy buen sabor de boca (la crítica de ese álbum, aquí):

 

7: A Case For Shame (Feat. Cold Specks) – Moby (Innocents, 2013)

Alguien que nunca falta en mis listas de reproducción: Moby. Mi productor y músico favorito, te hace creer que estás en una de sus canciones por el estilo que usa. Tal vez haya gente que considere que tenga más que machacado el uso de los bucles o que desde Wait For Me está viniendo a producir lo mismo, pero a mí me sigue pareciendo un genio musical que siempre intenta aportar algo nuevo en sus discos manteniendo un pie en lo anterior.

Sin duda, lo característico de este álbum fueron las abundantes colaboraciones que contiene. Destacar la animada Perfect Life con Wayne Coyne o la tranquila y, apocalíptica, según palabras del propio músico, The Lonely Night con Mark Lanegan. En este caso nos centraremos en la primera colaboración que encontramos en el álbum y que resulta ser el segundo corte del mismo: A Case For Shame, con la canadiense Cold Specks:

 

8: What You Know – Two Door Cinema Club (Tourist History, 2010)

Two Door Cinema Club también es un grupo del que puedo decir caí rendido a las primeras escuchas. De hecho, este fue el primer tema que escuché de ellos por una recomendación que me hicieron hace un par de años, y de ahí llegué a escuchar el disco, con otros temas tan buenos como Undercover Martyn Something Good Can Work.

Las melodías rápidas, las guitarras saltarinas y la línea de percusión analógica hace que este sea un grupo fácil de escuchar y de cantar sus canciones:

 

9: Only If For A Night – Florence and the Machine (Ceremonials, 2011)

Otra de la que suele caer siempre algún tema en mis listas es Florence Welch y su machine. La conocí a partir de que Apple pusiera su Dog Days Are Over en uno de sus anuncios. Me pareció genial el indie-pop en el que se desenvolvía Florence, con el arpa como clara protagonista y esas palmas tan características en aquel joven Lungs.

Pero como en todos los grupos, llegó la madurez musical; en este caso, de la mano de Ceremonials, un álbum mucho más oscuro que se centraba en un sonido en vez de ir dando bandazos como en el disco anterior. El primer tema que se conoció fue What The Water Gave Me, y ya  nos hicimos una idea de lo que nos íbamos a encontrar. Como gran exponente de ese estilo queda el tema que abre el disco, Only If For A Night, un tema rotundo con una gran parte vocal y coral:

 

10: I Was Gonna Cancel – Kylie Minogue (Kiss Me Once, 2014)

Que no se pierdan las buenas costumbres, claro que sí. De pequeño ya en mi casa se escuchaba su aclamado Fever, y ese álbum pareció calarme hondo hasta el punto de haberme comprado gran parte de su discografía actualmente. Sin duda, la pequeña australiana tiene una gran discografía, donde encontramos desde las producciones más poperas de los 80, (The Locomotion, I Should Be So Lucky), a un sonido más melancólico y profundo (Confide In Me), a una etapa indie (Breathe, Cowboy Style) para llegar a su etapa bajo el amparo de Parlophone y su éxito comercial (Spinning Around, Can’t Get You Outta My Head, All The Lovers…).

Ahora llega su etapa Kiss Me Once donde explora sonidos más dance y se permite jugar en ocasiones con el dubstep, pero el tema en cuestión se trata de una de las producciones que llevó a cabo con Pharrell donde explora un sonido algo disco: 

 

Sin duda, puesto por escrito, veo lo ecléctico de mi selección musical, que puedo encontrar en la misma lista desde el rock más oscuro de los 70 de la mano de Joy Division a lo más animado pasando por  Two Door Cinema Club y la recién mencionada Kylie.

Pero creo que esto es lo que manda en una lista de reproducción general, ¿no? Siempre es bueno explorar varios estilos y no quedarnos encasillados en uno en concreto. Ah, y siempre viene bien aceptar recomendaciones musicales, ya que sin ellas, la mitad de las canciones de esta lista no estarían aquí.

 

 

Crítica de “Momentum”, el ansiado nuevo álbum de Jamie Cullum

A finales del mes pasado, el cantante británico Jamie Cullum llevaba a las tiendas el que es su nuevo y esperado trabajo, Momentum. Si su anterior álbum The Pursuit resultó ser un disco bastante bueno, a este no le podemos decir lo contrario.

20130609-122730.jpg

El disco se abre con The Same Things (que esta semana es Canción de la Semana en iTunes, por si la queréis descargar gratis). En The Same Things no encontramos un piano tocado con habilidad por el británico, si no que encontramos una percusión contundente y pegadiza, y con un estribillo al que al final se le añaden unos silbidos que hacen que tú también los acompañes. Nos quedamos con el verso You paint the pictures of future memories.
En The Edge Of Something ya encontramos piano y cuerdas que, para mí, le dan un toque de película de James Bond, pero eso es algo personal.
Continuamos con la archiconocida Everything You Didn’t Do, que ya conocemos todos por el anuncio de San Miguel, pero no es la misma versión. En esta desaparece todo rastro de cantante español y las palmas y pisadas que abrían la canción cambian por una batería.
La siguiente canción lleva el nombre de When I Get Famous, y con ella llegamos a un toque de “novedad”, pero sin llegar a serlo. La canción tiene un toque más propiamente Jazz de los que no tiene acostumbrado (no como en su Pointless Nostalgic que se asimilaba más al swing). Después del segundo estribillo, hay un momento instrumental protagonizado por Jamie, muy bueno, sí. De lo mejor que hay en el disco.
Si hablábamos de canciones buenas del disco, no podíamos olvidar la siguiente canción, Love for $ale, canción de Cole Potter que versiona Jamie con la colaboración del rapero Roots Manuva. El vídeo de la misma canción es igual de contundente que la canción, con versos como If you wanna pay the price, for a trip to paradise.
Dejamos un lado la contundencia de estas dos últimas canciones para dar paso a Pure Imagination, una canción puramente de amor que abre con Come with me, and you’ll be in a world of pure imagination. Piano suave, lenta percusión, un par de sonidos envolventes más que hacen que viajes a ese world of pure imagination.
Anyway nos da una melodía más animada con un piano simple y un estribillo que recuerda al R&B de Alicia Keys, pero eso es una opinión personal. En este disco no dejamos de encontrar canciones muy buenas, y esta lo es.
Sad, Sad World tiene tintes tristes en la voz de Jamie, pero en el estribillo demuestra una gran potencia vocal con el Let it fall, y luego en el estribillo con Would You help paint a smile on a sad, sad world, bellísimo verso.
Take Me Out (Of Myself), piano que se va animando hasta llegar al estribillo, que la percusión y el ritmo me hace recordar a los 90, de nuevo, algo personal. Hacia el final, de nuevo un momento de piano instrumental. Esta canción es muy buena como para hacerla single y un vídeo acorde con ella.
Llegamos a Save Your Soul, mi canción favorita de todo el álbum desde el primer momento que la escuché. La melodía simple de piano me evoca algo (que aún no consigo saber qué es), y la percusión que parecen pisadas me recuerda a It’s Time, de Imagine Dragons. De nuevo otra canción de amor que tendría que plantearse lanzar como single de Momentum.
En Get A Hold Of Yourself, aparca un rato el piano para pasar a la guitarra, como con su canción London Skies, de aquel Catching Tales.
El disco (bueno, la edición sencilla) cierra con You’re Not The Only One, otra canción que empieza con un piano alegre y animado, al igual que el tono con el que canta Jamie, fuera tonos tristes, y de nuevo una canción de amor. Un cierre de disco excelente,que te deja con ganas de más, con ganas de escucharlo otra vez.
En Momentum de nuevo aparece una guitarra, pero es más animada que en Get A Hold Of Yourself. La canción que da nombre al disco es muy del estilo de Jamie, salvo por el piano que le falta protagonismo.
Unison nos da la balada que faltaba en este disco. El piano cobra el protagonismo que se merece. Un equivalente de esta canción en su anterior trabajo podría ser If I Ruled The World, pero con una letra, de nuevo, de amor. Hacia el final, después de una parte instrumental, entra un coro y cobra un final muy bueno.
Pero esa no es la canción que cierra el disco, no. Comes Love recuerda, en parte, a When I Get Famous, por las trompetas y la esencia de una canción, de nuevo una gran muestra de potencia vocal de Jamie, donde muestra la madurez que ha desarrollado a lo largo de toda su carrera en la música.
La edición deluxe, además, incluye versiones en vivo grabadas en los estudios de Abbey Road de las canciones Everything You Didn’t Do; Sad, Sad World; Love for $ale, Pure Imagination, You’re Not The Only One y Save Your Soul.

Si aún no os habéis comprado el disco, aprovechad y comprad la edición deluxe. Hay una diferencia de seis o siete euros y merece mucho la pena, pues casi se duplica el disco.
En relación al álbum, es un trabajo espléndido que se ha hecho de rogar desde The Pursuit, que fue lanzado ya en el 2009. Cuatros años nos ha hecho esperarlo, pero la espera ha merecido mucho la pena. En Momentum hay más momentos instrumentales que en su trabajo anterior, a mi parecer. Asimismo, tiene canciones muy buenas que desde aquí deseamos que lance como single y que este Momentum adquiere la fama que se merece y sea escuchado por gente a la que le guste el estilo del joven cantante británico.

Desde aquí le ponemos un 10 muy bien merecido. Cualquiera que le guste un poco el Jazz Contemporáneo tiene aquí una compra segura.

Track List:
1- The Same Things
2- The Edge Of Something
3- Everything You Didn’t Do
4- When I Get Famous
5- Love for $ale (feat Roots Manuva)
6- Pure Imagination
7- Anyway
8- Sad, Sad World
9- Take Me Out (Of Myself)
10- Save Your Soul
11- Get A Hold Of Yourself
12- You’re Not The Only One

Deluxe
13- Momentum
14- Unison
15- Comes Love
16- Everything You Didn’t Do (Live Abbey Road)
17- Sad, Sad World (Live Abbey Road)
18- Love for $ale (Live Abbey Road)
19- Pure Imagination (Live Abbey Road)
20- You’re Not The Only One (Live Abbey Road)
21- Save Your Soul (Live Abbey Road)

#Singeroftheweek Jamie Cullum, evolución del Swing hacia un Jazz con dosis de Pop

Imagen¿Qué nos trae por aquí al joven cantante de Jazz Jamie Cullum? Pues bien, esta semana presenta su nuevo álbum Momentum, el cual se ponía a la venta ayer día 20 de Mayo. En él, abandona la esencia Swing con la que nos deleitó hace cerca de 10 años con Pointless Nostalgic, para adentrarse en sonidos algo más pop como en Everything You Didn’t Do (cuya versión en español fue usada para el anuncio de la cerveza San Miguel), pero que aún mantiene su toque Jazz que lo hace tan especial y que caracterizó tanto a su anterior trabajo The Pursuit. El álbum se presenta como una edición simple y una deluxe de doble CD que incluye nuevos temas y versiones grabadas en los estudios Abbey Road (todos sabemos cuales son) de temas del propio disco.

Desde aquí deseamos que le vaya muy bien con este nuevo disco y que le depare mucho éxito, y que por favor consiga abrirse hueco en el panorama español entre tanto rap y otros estilos electrónicos que ni merecen la pena nombrarlos, y que por lo visto están tan de moda actualmente. A continuación, os dejo la versión en inglés de Everything You Didn’t Do:

Pd: Espero hacer una reseña de este álbum pronto