jamie xx

El (verdadero) top álbumes 2015: previsible o no, aquí voy

¡Que este no es broma!. Después de una última semana decidiendo los últimos discos y viendo un orden convincente de este top 10 álbumes de 2015, quedo contento. Muchos discos han quedado fuera, y a algunos los rescataré en menciones de honor en una entrada posterior. Pero vamos a lo que vamos. Aquí presento, en orden ascendente, los 10 álbumes que más me han convencido este año, tanto en estilo como en concepto. Un orden casi arbitrario en el que me he permitido “cambiar” las notas de los álbumes de este ranking que he reseñado previamente, porque he seguido lo que a día de hoy me gusta que tal vez en un par de meses cambie, pero así son las cosas y así os las voy a enseñar:

__________________

10: Son Lux – “Bones”

Mezcla de electrónica disonante con bases frenéticas, Son Lux se presenta en este álbum como un grupo y no como el proyecto en solitario de Ryan Lott. Un álbum que puede ser considerado como la evolución de una misma temática: temas que se relacionan los unos con los otros tanto en melodías como en lírica. Más información en la crítica que les hice.

son-lux-bones

__________________

9: Passion Pit – “Kindred”

Uno de los comeback esperados de este año ha sido el de la banda liderada por Michael Angelakos. Consiguieron traer un álbum que conseguía rebajar toda esa explosión desmesurada de “Gossamer” para entregárnosla en pequeñas perlas como ‘Until We Can’t (Let’s Go)’ o la apertura ‘Lifted Up (1985)’. Un álbum bien equilibrado en ese aspecto, el melódico. Y en cuanto a nivel lírico, tenemos a un Angelakos más entregado que nunca a airear y ventilar su (ya acabada) relación con su mejor, haciendo un recorrido sentimental por diferentes estados y momentos, pero todo ello sobre construcciones melódicas que, en general, te hacían pensar en aspectos más positivistas. Aquí la crítica que les hice.

Kindred_Passion_Pit

__________________

8: Sufjan Stevens –Carrie & Lowell”

Estamos de acuerdo que no es el álbum más animado del Sufjan, y que si bien “Illinois” era una obra maestra con un importante trabajo de producción y un ambiente más bien positivista, en “Carrie & Lowell” se encierra en una coraza de intimismo de un carácter más bien folk que consigue que sintamos que nos habla directamente a nosotros. Una instrumentación que pasa de momentos de guitarra acústica a construcciones con coros delicados y una ambientación apenas perceptible pero que en conjunto se encarga de darle el cuerpo a los temas. Aquí crítica.

Carrie & Lowell

__________________

7: Dan Mangan – “Club Meds”

Uno de los descubrimientos que he hecho este año y que ha conseguido colarse en el ranking. Este álbum me sorprendía por el carácter sombrío del conjunto, que me hacía pensar en unos The National pasados por un filtro de distorsión ligera e instrumentación menos ligera. Es un álbum con el que estoy encantado y con el que he disfrutado mucho. No es una fiesta ni nada parecido, pero la parte vocal y tal vez la reminiscencia a los de Matt Berninger sean culpables de ello. Secciones de viento por aquí y allá, construcciones que van in crescendo y todo con una ambientación del estilo de la portada con la que nos presentan este trabajo. Aquí comentario que hice del álbum.

Club Meds Dan Mangan

__________________

6: Panda Bear – “Panda Bear Meets Grim Reaper”

Un disco que cuando comienzas su escucha entras en un vórtice espacio-temporal del que no se puede salir hasta que se termine el LP. Las bases electrónicas de sintetizadores pegajosos, la parte vocal que funciona como un instrumento más y no busca el protagonismo, las producciones tan bien trabajadas de Noah Lennox hace que te gusten sus temas pero sin saber por qué. Porque no es un disco fácil del que puedas extraer temas con facilidad, es un álbum que o te gusta o no. Y a mí me encanta su carácter tan particular y el conjunto, dejarme llevar por el carácter tropical de ‘Tropic of Cancer’ o en la hipnótica ‘Principe Real’. Aquí crítica.

Panda Bear

__________________

5: Björk – “Vulnicura”

Björk, una de las granDiosas de este 2015, nos abrió su corazón a principios de año cuando su disco se filtró por internet y tuvo ese lanzamiento tan precipitado. Pero como ella misma dijo, eso era síntoma de que el álbum era un ser vivo en sí mismo y ansiaba ser lanzado. Y le hizo bien. Un álbum que exhala su esencia en cada tema, desde la delicadeza de ‘Stonemilker’ a los momentos más rompedores y tensos en ‘Black Lake’. Un álbum que desprende dolor entre las producciones electrónicas y orquestales fruto del binomio Björk-Arca. Un álbum que es un paso adelante en la diva de las vanguardias. Un disco que mira al pasado recorriendo los sentimientos de la cantante islandesa pero que a sí mismo atisba el futuro de su carrera musical. Aquí crítica.

bjork-vulnicura-cover

__________________

4: Father John Misty – “I Love You, Honeybear”

Si tuviese que elegir el icono hipster de este 2015, sería Joshua Tillman a.k.a Father John Misty. Y si tuviese que elegir uno de los mejores letristas de este año, también sería él. En “I Love You, Honeybear”  encontramos temas con una base barroca importante. Una producción que tira a lo grande, a la orquestación, pero siempre dejando espacio a momentos más íntimos como ‘Bored in the USA’. Porque son en temas como estos donde encontramos la vena crítica del músico, porque en un álbum donde habla de amor desde un punto de visto repleto de metáforas y experiencias descritas desde un punto de vista costumbrista pero pasado por el filtro “hipster” del músico, encontramos lugar para la crítica como en el tema antes mencionado. Temas que se prestan a múltiples escuchas y, en resumen, un trabajo que en conjunto funciona tan bien como cogiendo cada una de sus partes por separado. Aquí comentario del álbum.

I Love You, Honeybear Father John Misty

__________________

3: Jamie xx – “In Colour”

Era necesaria una renovación del panorama electrónico hipster de carácter más mainstream, y en 2015 se ha dado gracias a Jamie xx y esta joya que es “In Colour”. Un álbum donde el músico componente de The xx no duda en jugar con sonidos de un carácter más analógico, samples y melodías muy bien construidas, capa a capa, que nos transporta a madrugadas en áticos de Nueva York. Es simplemente maravilloso este álbum. Un ejercicio de equilibrio de momentos minimalistas e íntimos con otros en los que las melodías adquieren un carácter más sobrecargado, pero siempre en buena proporción. Aquí crítica.

In Colour Jamie xx

__________________

2: Tame Impala – “Currents”

Para muchos, uno de los WTF del año, para mí, un álbum imperdible y un salto al vacío de Kevin Parker, mente creativa detrás del conjunto. Aunque las bases e influencias siguen ahí, nn “Currents”, Tame Impala se desprende de todo carácter psicodélico de sus primeros trabajos para dejar paso a producciones de un carácter más 80’s y friendly. Ese ‘Let It Happen’ de 7 minutos que se te hacen como 3 con su sección de vocoders y de synth strings es de los mejores momentos que nos ha dado la música este año. Un álbum que funciona mejor en conjunto que por separado, pero aún así no es excusa para que podamos extraer fácilmente temas pegadizos como ‘The Less I Know The Better’ o ‘Cause I’m a Man’, uno de los nuevos tema bandera de este grupo. Aquí crítica.

Currents

__________________

1: Florence + the Machine – “How Big How Blue How Beautiful”

Lo justifiqué en su momento con la crítica, lo justifiqué tiempo después con el análisis de su producción y la relación con la esencia del disco y Mar hizo un interesante ensayo centrándose en la lírica del álbum. No creo que haya más que decir de este álbum. Seis meses llevamos con él y aún sigue fresco. Un álbum enérgico con el que goddess Flo al fin adquiere en el panorama musical el papel que se merecía. Aquí crítica, aquí análisis, aquí ensayo.

How Big, How Blue, How Beautiful Florence and the Machine

“In Colours” de Jamie xx: Como una fiesta, momentos de extásis y momentos de estar en la barra tranquilo

El hype, habitualmente, suele hacer malas recomendaciones musicales. O al menos, no consiguen satisfacer las expectativas que se crean de un álbum que se anuncia a lo grande y que, al menos en mi caso, al escucharlo, me ha dejado una sensación agridulce.

Así que, con pies de plomo, comencé la primera escucha de este In Colours, que abría con un Gosh donde establecía una asociación que ya encontraría constante a lo largo del álbum, el resultado de mezclar a James Blake con Caribou:

Y es que la mezcla de percusión algo asonante con vocal samples va a ser la base principal de este álbum, los cimientos sobre los que se va a sustentar este álbum pero derivando en momentos más enfocados a un set de DJ y otros que podrían andar más encaminados a la escucha ordinaria, a encontrarlos en radios, como son el caso de Loud PlacesGirl, temas que mantienen esa estética minimal de electrónica analógica y que, en el caso del primer tema, cuenta con una parte vocal femenina que le aporta algo de sensualidad y ligereza.

Porque no podemos olvidar de donde viene Jamie xx, y encontramos aportaciones a nivel vocal de Romy Oliver Sim, sus compañeros del grupo The xx. Aportaciones que consiguen dar cuerpo y acercarse más a un estilo de Caribou de EDM minimal que al de un James Blake de electrónica disonante. Estos temas son SeeSawStranger In a Room, con un toque de guitarra eléctrica que recuerda a la formación original, y la ya mencionada Loud Places. 

Pero no podemos olvidar que la faceta en solitario de Jamie xx se basa sobre todo en los sets de DJ, y es este estilo de música el que poblará en mayoría entre los temas de este álbum. Si bien encontramos cierto peso de la electrónica minimal de The xx, en ocasiones se ve eclipsada por las bases progresivas de tiempos marcados destinadas a ser remezcladas para ser pinchadas en el Coachella, como la tranquila Sleep Sound Obvs, donde la percusión sobre la que se basa le da cierto aire caribeño.

Así que, en el álbum, podríamos establecer dos partes diferenciadas, la destinada a la pista de baile (alternativa, eso sí, aquí no hay pelotazos para lanzar un rave, pero sí temas que bailaría en un set en un emplazamiento reducido a las 4 de la mañana con muchas luces de estroboscopio) o la destinada a la escucha moderada, de cierta reminiscencia al deep-house que también podrías escuchar a las 4 de la mañana, pero en un ático en Nueva York, por decirlo de alguna manera. El tema que permitiría poner para escucha más temprano sería I Know There’s Gonna Be (Good Times), que es el tema que más se aleja de la estética normal del álbum, ofreciendo una melodía más rápida y animada con una parte vocal donde el rap es el protagonismo absoluto. Rompe con la tranquilidad de los temas que lo rodean, pero es una canción muy interesante, y bastante pegadiza, no nos podemos engañar.

Jamie xx controla a la perfección la producción de su álbum y nos ofrece 11 temas que no se basan simplemente en un instrumento practicando una melodía principal (que también), sino que nos ofrece una evolución melódica de cada parte, avanzando cada tema como un todo. Así, nos puede ofrecer Just Saying, de un minuto y veinticuatro segundos sin ningún problema y que sirve para aligerar el álbum entre sintetizadores altamente alterados que barren la escena anterior.

El caso es que es un álbum muy entretenido, como podréis haber ido imaginando. Bases entretenidas de una electrónica analógica que está muy de moda últimamente, pero madurando ese estilo añadiendo efectos que da más personalidad y peso del productor. No estamos hablando de un Panda Bear, que en ocasiones no reconocías lo que estabas escuchando, sino un término medio.

Y poco más puedo decir del álbum, así que pasemos a las valoraciones:

Originalidad

En el álbum: Consigue adjudicar a cada tema cierto toque que lo hace diferente al resto, aún manteniendo esa estética común de cohesión tan interesante. En ocasiones, este toque viene de la mano de la parte vocal o de una melodía que, si bien mantiene el un tempo parecido en la mayoría de temas, consigue despertar algo distinto en ti dependiendo del corte que escuches. 1/1

Con respecto al resto: Vale, Jamie xx se ha lucido con este trabajo, pero últimamente se está desplegando en el mundo de la música conocida (que no mainstream) este estilo de electrónica. Tenemos el extremo que es James Blake, tenemos las producciones coloridas de Caribou, tenemos al inclasificable pero embaucador Panda Bear y, en el centro, a Jamie xx, que sirve de hilo conductor de todos ellos. Si bien es cierto que aún mantiene toques de originalidad, me atrevería con un 0,5/1

Impresiones

Primera impresión: En cuanto salieron los primeros vocals distorsionados con el “oh my gosh” no pude evitar pensar en James Blake, así que empecé con buen pie. Luego conseguí ir deslindando esa faceta para reconocer la verdadera esencia del de The xx, en un álbum que me dejó muy buen sabor de boca 2/2

Tema a tema en profundidad/Impresión General: Es un álbum en el que se juega con la progresión y las melodías simples. No vamos a encontrar momentos en los que la melodía rompa, pero al fin y al cabo, es el objetivo. Jamie xx pretende que escuches su álbum a su lado, de la manita, y en los momentos más adecuados, hacerte saltar para que, cuando te canses, volver a cierto estado de tranquilidad. Es como una fiesta donde intercalas momentos de éxtasis y momentos donde te vas a la barra a descansar. En producción un diez, sin duda. Pero tengo que admitir que hay que darle unas cuantas escuchas al álbum para terminar de captar todo lo que ofrece, ya que, en algunos momentos, es un disco difícil. No es tan prêt-à-écouter en las ocasiones de sonido más enfocado a los dj sets, y en los momentos más apetecibles, tienes que volver a pensar qué es lo que viste en Girl para escucharlo otra vez. 4,5/5

Lista de reproducción y compra: Para complementar lo anterior, decir que cuando metí en mi lista de reproducción Girl Loud Places, tuve que dejar los temas pasar para comprobar qué me había gustado de ellos, pero luego, sin lugar a dudas, vi el acierto que eran. Y me lo compraría, porque me parece que ofrece un sonido muy interesante que merece la pena tener en una biblioteca musical. Y la portada me encanta. 1/1

Puntuación total: 9/10

In Colour