Kimbra

Recomendación de la semana XX: “+-” de Mew, indie rock de fuertes guitarras y sintetizadores ocasionales

Mew ha sido una de estas bandas que descubrí por casualidad, y de las cuales me llamó sumamente tanto la atención la aportada de su último trabajo, estamos hablando de +-que decidí quedarme con su nombre para darle una escucha cuando tuviera la oportunidad. Si a esto le sumamos que hace poco Kimbra comentaba su participación en dos temas de este álbum, me encontré en la situación idónea.

Hablamos de un grupo que, en propias palabras de la cantante australiana, es el grupo más infravalorado del mundo. Tal vez tampoco ese punto, pero lo cierto es que esta banda danesa lleva 20 años en la escena y su nombre no ha ocupado grandes lugares, aunque bien es cierto que se han ganado un lugar en la crítica especializada con su trabajo, hecho que, si le sumamos el hecho de que la escena musical danesa no ejerce demasiada influencia a nivel mundial, se trata de un logro.

Este álbum gira en torno al indie rock, con fuerte predominio de las guitarras eléctricas, como el caso de Witness The Night Believer, uno de los temas en los que canta Kimbra. Este tipo de temas que conforma el álbum suenan interesantes, no son nada del otro mundo, pero una escucha se merecen y acaban resultando pegadizos. La parte más a destacar del álbum es sin duda las canciones en los que Mew se permiten experimentar con sonidos que se alejan de ese derroche enérgico, como Making Friendsde lo mejor del álbum, que suena grandilocuente, con influencias funky, sintetizadores, toques de teclado… Y puesto a quitarme el sombrero, lo tengo que hacer con Rows, tema que protagoniza la recta final del álbum, un experimento de 10 minutos de duración donde vuelcan toda su creatividad en un tema progresivo donde las guitarras dejan paso a los sintetizadores escoba (compro el concepto, dicese de sintetizadores que eclipsan la melodía y la barren), junto a coros que evolucionan en el último minuto del tema para dar lugar a una melodía medio tempo que no nos deja estar parados.

Y desde luego, en este +-, tocan todos los palos. Desde esos momentos más animados a otros más, sino lentos, introspectivos, como Satellites o la primera mitad de Cross The River On Your Own. Finalmente, destacar el bonos track que funciona como cierre, Western Silver Lion, del cual me encanta el sintetizador tan naïve en el que se apoya la melodía del tema y el vocal en reverse del final.

Le tengo que dar una oportunidad a Mew, y es que, si su producción es tan buena como este +-, me habrán conseguido convencer. Ahora que caigo, ya oí algo de ellos, en cierta manera, al escuchar la fantástica versión que hiciera Birdy en su debut de su Conforting Sounds. En fin, si consigo encontrar un hueco entre todos los álbumes que tengo en lista de espera, daré una oportunidad a este grupo indie rock de daneses.

Se revela el cartel del Coachella 2015: ¿A quién tenemos más ganas de ver?

Hace apenas unos minutos, el twitter oficial de Coachella, el festival de música de California famoso por poner de moda en las chicas llevar flores en la cabeza tener siempre una mezcla y una cantera de artistas muy buena, acaba de hacer público el line up (artistas, para los que quieran tener la palabra española) que actuarán en el festival este año.

A simple vista podemos observar dos grandes artistas y un rapero tres buenos artistas que coronan los días del festival: AC/DC, que llevarán bajo el brazo su álbum de regreso Rock Or BustJack White que aún sigue al pie del cañón después de un año de gira con Lazaretto Drake, que presentará su nuevo álbum Views From The 6.poster

Pero vayamos ahora a los artistas importantes (y con importantes, me refiero a que me importan a mí). A esos a los que hay que hacerle zoom a la foto para poder leer el nombre entero y sin equivocarte. Tame Impala Florence and the Machine son dos grandes pesos pesados que, seguramente, utilizarán este evento para hacernos partícipes de nueva música (recordemos que ya está confirmado que los, casualmente, terceros álbumes de ambos grupos están para este año). También entra en este grupo Marina and the Diamonds, aunque no causará mayor revolución mediática que los anteriores.

Mis favoritos de este 2014, FKA Twigs The War On Drugs, una oportunidad sin duda única de ver la puesta en escena de ambos grupos para comprobar como se defienden la nominada al grammy y al grupo que ha coronado el top de muchas listas.  Tengo mucha curiosidad en comprobar a Hozier, cuyo álbum me dejó un sabor algo agridulce (pista: la primera mitad es la dulce) pero creo que merece la pena, y St. Vincent, a ver si viéndola actuar me motiva a darle otra oportunidad a su álbum homónimo.

Otros artistas curiosos que aparecen son Stromae, que aún sigue dando vueltas con Racine Carrée; Kimbra que firmó un excelente trabajo con The Golden EchoKasabian, que parece estar en un segundo plano para reservarse al Low Festival aquí en España, del cual es cabeza de cartel.

Sin duda, echadle un vistazo al cartel. Entero. Tal vez encontréis alguna que otra sorpresa que podáis ver en directo por streaming.

Análisis del vídeo de “90’s Music”, nuevo single de Kimbra

¿Os acordáis de Kimbra, cantante Neozelandesa, aquella que fue cómplice junto con Gotye de que Somebody That I Used To Know estuviera en nuestra cabeza durante una larga temporada? Como siempre afirmo, un cantante es algo más que una canción conocida o de éxito, y es que Kimbra lanzó en el mismo año en el que colaboró con el cantante de Hearts a Mess su álbum début Vows, una obra fantástica donde mezcla tintes de synthpop con toque de Neo-soul dando muestras de un gran rango vocal.

Pero no es este álbum, ni ninguna de las canciones que contiene, el que nos interesa en esta entrada. Lo que interesa es que Kimbra vuelve a las andadas con un anunciado nuevo álbum, The Golden Echo, del que ya se ha extraído un primer single y vídeo, 90’s Music.

Captura de pantalla 2014-06-04 a la(s) 21.49.50

Bonito comienzo con su unicornio, delfín y demás pegatinas de los 90’s.

Ya el primer fotograma nos adelanta lo que nos vamos a encontrar en este vídeo de 90’s Music, además de una canción que, a mi primera escucha la odié, a la segunda me forjé un “meh” en mi opinión y a partir de la tercera no puedo evitar quitarme la melodía de la cabeza (aunque no me gusta nada la base rítmica, tan solo el estribillo con los toques de sintetizador que me recuerdan a su antaño Vows); un vídeo cuya temática va versar en torno a esta década: desde escenarios, a vestuario de los bailarines como a gestos y animaciones varias.

Captura de pantalla 2014-06-04 a la(s) 17.40.13

Cuando menos te lo esperes, Kimbra sacará una secuela y te quedarás así.

En general, el vídeo se desarrollará en diferentes sets del tamaño del que encontramos en la foto superior, donde el diseño pasará de éste a otro en forma de ajedrez gigante que podría engullirte en cualquier momento. Entre los bailarines, destacar a Nick Slick Stewart, por sus flexibles extremidades que no pueden evitar que me acuerde del Papaoutai del belga Stromae.

De quien no puedo evitar acordarme asimismo es de Lilly Allen, sería un vídeo muy de su estilo, para ser una reversión del Hard Out Here faltaría a ella haciendo la parodia del twerking, porque peinados y estilismo ya lo tenemos.

Captura de pantalla 2014-06-04 a la(s) 17.40.40Este fotograma es incomentable, tiene demasiado para sintetizarlo en una frase.

Desde luego, si el objetivo de la neozelandesa era llamar la atención, lo ha conseguido. Ya sea por el vídeo como por la canción, no hay duda de que este 90’s Music ha vuelto a poner a Kimbra en el foco de mira, esta vez dando una imagen más independiente, sin tener que estar a la sombra de un artista como Gotye. Aunque eso sí, la “responsabilidad” de la existencia de este tema se la tenemos que otorgar a Matt Bellamy, cantante y líder de la banda Muse, además de a Mark Foster, cantante y líder de Foster The People (fuente, en este enlace).

Captura de pantalla 2014-06-04 a la(s) 17.41.22¡Rápido, que alguien traiga al ser un Garnier Fructis para el pelo encrespado!

En fin, quien sabe que nos encontraremos en la secuela de Vows. Si sigue por esta rama, encontraremos a una Kimbra nueva, más madura, que prefiero experimentar y explorar nuevos caminos. Una persona que se la juega, que no es amante del “más vale malo conocido que bueno por conocer“. En cualquier caso, después de este análisis (que, por las fotos, ha sido más bien una crítica, al uso del término), dejo finalmente el vídeo, juzgad por vosotros mismos: