London Grammar

London Grammar han vuelto con nuevo single y siguen sonando igual

London Grammar fueron uno de mis caramelitos de hace un par de años (de hecho, aquí la crítica del debut). No me voy a repetir, simplemente voy a recordar que en su momento admiré el intimismo con el que dotaban a su producción, jugando con los arreglos de piano, eléctrica y una voz que bien recordaba a la de Florence Welch. Aunque Hannah Reid no cuenta con la potencia de la también británica, hacía gala de unos agudos muy interesantes en los momentos justos, dotando a los cortes de “If You Wait” de una intensidad bastante lograda.

Esto último es lo que uno encuentra en “Rooting For You“, el single de regreso de los londinenses, que tuvieron a bien estrenar el día de año nuevo. Se trata de un adelanto del segundo álbum del grupo, el cual tendría que estrenarse este 2017 si todo va bien, cuatro años después del debut.

Si nos adentramos en la escucha de este nuevo tema, podemos observar que no hay nada nuevo en el sonido del grupo. Admito que hay más preciosismo vocal con los agudos que comentaba antes, pero quitando eso volvemos a encontrar el sonido puramente London Grammar: melodías cuidadas que arropan la voz de Hannah, piano y eléctrica en un juego sutil y un cuerpo orquestal delicado.

El vídeo presenta el tema interpretado en directo, pero no creo que en su versión de estudio haya mayor diferencia. “Rooting For You” me resulta un buen tema para crear algo de hype con el regreso de este grupo y para recordarnos que siguen existiendo, pero no veo una evolución. Han arriesgado al hacer un primer minuto y medio acapella. La jugada no les ha salido del todo bien porque resulta una introducción algo pesada, pero ojo que han arriesgado.

2016 fue un año de tremenda evolución de la música en todos los ámbitos. Vamos a nombrar a The xx, con los que tienen puntos en común. Éstos han dado un importante viraje en su música, con un nuevo álbum a estrenar en cuestión de un par de semanas, apostando por la electrónica más Jamie xx, y les está funcionando. Sin embargo, London Grammar siguen sonando igual. Si este mismo sonido se sigue repitiendo a lo largo del nuevo trabajo de los de Hannah Reid, la espera no habrá merecido la pena. ¿Apostarán a lo seguro predicando una vez más el estilo acertado que destilaron en su debut?  ¿Habrá madurez, innovación estilística o un rasgo nuevo con el que nos vuelvan a cautivar?

Anuncios

Recomendación de la semana IV: “Holy Water” de Laurel y su mezcla de London Grammar y Hurts

Sabéis que me descargo música. Y mucha. Que vale, que también me compro, pero todos los días me reviso mis páginas habituales de descarga para ver si alguno de mis cantantes/bandas favoritos/as ha lanzado nuevo single, o si ya se ha puesto para descarga su nuevo álbum (¿verdad Björk?). Pero en muchas ocasiones, esta revisión diaria de estas páginas me permite conocer a nuevos artistas que, o bien me llaman la atención por el género en el que encuadran su música, o bien por la portada (aló Brika, que la descubrí gracias a esto).

En cualquier caso, hoy os traigo, como recomendación de la semana, a Laurel, una joven cantante británica que estrenó recientemente su EP Holy Water.

No hay vídeos de este EP, lo siento.

En cualquier caso, cuatro temas conforman este Holy Water. Cuatro temas que se enmarcan en lo claroscuro que protagoniza la portada del mismo EP. Canciones donde los sintetizadores tienen un papel principal para interpretar melodías que rozan entre lo más oscuro de Hurts, y lo menos orquestal de London Grammar. De éstos últimos coge ese registro vocal que, si bien no tan poderoso como el de Florence Welch, tiene su encanto personal. Algo así como una Lana del Rey en estilo melancólico/bucólico fuera todo hip-hop. Como en Ultraviolence pero bien hecho.

Son canciones que van creciendo. Empiezan delicadas y acaban incorporando percusiones y sintetizadores que le dan mucho cuerpo al tema. De los cuatro temas que conforman este EP, me quedo con Come Together, que me parece una apuesta interesante con los efectos vocales que van y vienen.

Sin duda, un EP que de veras recomiendo darle una escucha, de una artista de la que estaré esperando un álbum que seguro que ofrece este sonido oscuro y maduro que puede dar momentos, como digo, bien interesantes.

Crítica “If You Wait” de London Grammar: Intimismo y muestra de una gran capacidad vocálica en el debut de los británicos

20131231-173102.jpg

Suaves melodías a piano, punteos discretos y rápidos de guitarra eléctrica y la bellísima voz de la vocalista son los ingredientes principales que forman el álbum debut de la banda británica London Grammar, su aclamado If You Wait, que abre con los acordes de piano eléctrico que encontramos en Hey Now. Una percusión para acompasar la melodía que llega en la segunda mitad y un ligero sintetizador para dar alguna efecto que añada una atmósfera al tema. Instrumentación ligera es lo que vamos a hallar a lo largo del álbum, melodías que dan protagonismo a la suavidad vocal de la cantante, que no teme en alcanzar tonos altos en casi todos los temas.

Todos los temas siguen la presentación que he presentado al principio, pero cada uno consigue aportar un toque de personalidad distinto que permite diferenciarlos. Una interesante batería de carácter industrial en Stay Awake, un toque más electrónico en cuanto a percusión se refiere en Shyer. En éste noto alguna reminiscencia a The xx en la parte de fusión guitarra/melodía, por poner un ejemplo.

Wasting My Young Years podría pasar por un tema de Florence + the Machine por los tambores rápidos y algo guerreros y por los tonos que toma la vocalista, sólo le faltaría incluir un arpa para incluirse en el Ceremonials. Sights lleva la misma línea, pero con una percusión más relajada y una composición poética bellísima.

Llegamos a uno de los mejores temas de todo el álbum: Strong. Tema que empieza de forma tranquila, tono de voz que va in crescendo, ligeras cuerdas que suenan de fondo y estribillo donde aparecen el piano y la percusión correspondientes, ésta de carácter simple pero pegadizo. Nightcall lleva una línea más melancólica en lo que a melodía se refiere, el piano en repetición simple pero triste, al igual que la impecable voz de Hannah Reid.

Metal & Dust es un tema perteneciente al primer EP que lanzó la banda, de mismo nombre. Estribillo donde el vocal lleva un tempo más animado, y que en la segunda mitad se añaden cuerdas que le dan muchísimo cuerpo al tema y cierra de maravilla. Destacar el curioso efecto fónico que se crea con la voz de Reid hacia el final, que me recuerda, pero en versión elegante, a lo que hacen en temas de Ellie Goulding. Interlude es el tema que hace que quiera verlos en directo. Según se indica, fue grabado en vivo y muestra una técnica impecable de ejecución. De carácter tranquilo, con un protagonismo total en la voz de Hannah acompañada por un piano. A esta mezcla se le suma una batería que ha ido creciendo hasta la segunda mitad del tema. Finalmente, todo vuelve a la calma tal y como vino, con el piano repitiendo la melodía inicial.

En Flickers vemos una percusión de claro carácter tribal, bien acompañada de dos guitarras eléctricas con los punteos característicos que estamos viendo en el álbum. Si a esto sumamos que es el tema más parecido que vamos a encontrar a Florence + the Machine, la descripción queda concluida. El juego de bongos sonando al final podría haber venido de un tema del Reflektor de Arcade Fire. If You Wait se encarga de cerrar la edición simple del álbum, rompiendo con la energía del tema anterior, éste tiene más tintes de balada. Sólo la voz de Reid con un piano de acompañante, con algún sintetizador que se añade después del primer estribillo y unas cuerdas que le añaden sustancia al tema. Un genial instrumental de éstas que se encarga de cerrar el álbum de una manera genial.

Pero como siempre, ya que estamos, vamos a ver las seis canciones extras que viene en la edición deluxe, empezando por Help. Balada donde se vuelven a introducir los punteos discretos. Nada a destacar. En cambio en Darling When You Gonna Leave Me vemos una composición mucho más animada. Bongos a la percusión y estribillo animada y algo bailable. En el estribillo encontramos la misma línea lírica cantada en un tono más bajo y en otro más alto. Nada particular, pero me gusta mucho ese efecto.

Help Me Lose My Mind es un tema de Disclosure que cuenta con la colaboración de London Grammar. Para muchos, este es el tema que empujó a la banda a que se conocieran, pero teniendo en cuenta lo que vemos en todo el álbum, esto hubiera ocurrido antes o después. Aquí encontramos un toque más electrónico, con sintetizadores que en el estribillo me recuerdan a algo de Chill Out. Es animada pero a la vez relajada. Por decirlo de algún modo, es la canción que estarías escuchando de fondo en una tienda de ropa o en la playa.

High Life tiene una percusión que suena claramente a trip-hop de carácter relajado, con su correspondiente acompañamiento de guitarra eléctrica. En el estribillo vemos el efecto de tono alto y bajo que he mencionado antes, además de tener una melodía muy agradable. Por el comiendo de Maybe podríamos decir que nos encontramos ante una balada más, cuando en realidad esta melodía va a ir incrementándose hasta llegar a una deliciosa explosión en el estribillo. Las guitarras en When We Where Young me suenan ligeramente al estilo que llevan las de Daft Punk en Lose Yourself To Dance, por buscarles algún parecido. Mientras que en la edición simple se opta por cerrar el álbum con una bellísima balada, la edición deluxe se cierra con un tema de carácter más animado y relajado.

Como hemos ido viendo, If You Wait no es un álbum de grandes contrastes, por lo general sigue las líneas generales que había comentado al principio del todo. Sin embargo, aún con la “misma” estructura, han conseguido crear diversidad de temas, todos con un toque especial y todos diferentes. Vemos baladas, vemos temas más animados, otros más melancólicos, pero sin duda ninguno deja indiferente. Es una banda que se encuentra sometida a las comparaciones, las más grandes las de The xx y Florence + the Machine. Pero a pesar de todo, han conseguido establecer un sonido propio, uniforme y, no nos andemos con rodeos, muy bueno. Espero que una próxima entrega veamos como se han consolidado los cimientos de este sonido tan personal e íntimo.