lori meyers

Recomendación de la semana XXI: “Sílice” de Aurora, marcando el paso de la nueva generación indie granadina

Los que vivimos en Granada, estamos por una vez de cierta manera de enhorabuena. Y es que se están dando una serie de conciertos (conocidos como Los Especiales de las 2) en un formato acústico/reducido que reúnen a artistas del panorama musical granadino. De momento he tenido la oportunidad de ir a ver a Vinila Von Bismark, que no la conocía y me sorprendió su estilo en general, y el grupo que me sirve como motivo para esta entrada: Aurora.

Aurora es un grupo indie de Granada que ya publicó su debut Géminis en 2012, pero no fue hasta ayer que los viera en directo que descubriera su música. Fue un mini-concierto en el que interpretaron temas de su recién estrenado Sílice. En el, encontramos un estilo musical que abarca desde pinceladas más orientadas al indie-rock con ciertos toques de psicodelia ligera o electrónica, con un fuerte peso de sintetizadores y guitarras eléctricas con efectos muy interesantes.

Pero de lo que no cabe duda es que en este segundo álbum de unos jóvenes Aurora encontramos un estilo único y bastante original. Si bien en algunas ocasiones encontramos un sonido que podría estar más centrado a una radio-fórmula o al sonido del panorama indie que no llega a ser Vetusta Morla pero que se asimila a unos jóvenes Lori Meyers en versión tranquila. Destacar la labor del vocalista, que hace gala de una voz que juega con tonos medioagudos que le dan cierto toque de intimismo y cercanía al álbum, con unas letras que avanzan lentas y que a la par son muy ingeniosas.

Desde luego, hay que estar pendiente de este grupo, que hace que me pueda enorgullecer de la escena musical de mi provincia aún más. Hemos exportado grandes nombres como los ya mencionados Lori Meyers Los Planetas, así que esta nueva generación tiene que desvincularse de este sonido para marcar el territorio, y esto es algo que Aurora consigue. A la espera de verlos en máxima esplendor en septiembre en el Granada Sound. 

Mis portadas favoritas (y menos favoritas) de mi colección de discos

He leído en muchas páginas discos con las portadas más horribles de la historia, y, salvo en algún artículo de opinión muy, muy esporádico en páginas como Pitchfork (que es la primera que se me ha venido a la mente) publican lo contrario: las portadas más brillantes de la historia de la música.

Aún recuerdo, en una ocasión, ir en el coche escuchando la radio un programa de Radio 3 donde hablaban de esto mismo, pero sólo conocía a algunos artistas que nombraban, y en muy pocas ocasiones el álbum en cuestión.

En mi caso, quiero aclarar de que soy partidario de que portada y álbum estén compenetrados. Es decir, que uno me diga algo del otro. Tanto temática de la portada, como título del álbum como sonido del mismo deben estar en armonía. Digo yo.

Lo que pretendo en esta entrada es poner de manifiesto no mi opinión sobre las portadas de la historia; si no de mi propia colección de discos (a día de que se publique esta entrada). Voy a seleccionar en cada caso 3 álbumes en cuestión, de menos a más:

Las portadas más “si no supiera quién canta esto me compraba el disco igualmente porque la portada me ha encantado”*

3- “Showbiz” – MuseShowbiz

Siempre que tengo el álbum entre las manos me quedo mirando la portada, a ver si puedo extraer algo más. Foco de atención en la mujer de blanco en posición de correr y en el campo azul sobre el que se encuentra. Temática espacial predominante en la imagen en la que figura el propio Mat Bellamy como co-autor, y que sirve como antesala al sonido que nos vamos a encontrar en el LP.

2- “Strangeland” – KeaneStrangeland

Este álbum de 2012 de Keane fue de los primeros que compré, y desde un primer momento me quedé prendado por su portada y por el contenido fotográfico del libreto interior (ventajas de seguir comprando álbumes). La simpleza de la imagen, el contraste entre las dos mitades de la fotografía y la (casi) simetría que predominan en la imagen la convierte en una de mis favoritas.

1- “Destroyed” – Moby

Destroyed

Parece que no hay lista en la que no acabe mencionando a mi músico de electrónica favorito al artista americano, pero este álbum no podía quedarse aparte. Estaba en la duda entre este Destroyed y el reciente Innocents, donde en ambos se explora la faceta de fotógrafo del músico, pero me parece que la portada del primero tiene más que contar. La pureza del blanco, ese letrero negro con la palabra destroyed. coronando y esa sensación de estar desde en una nave espacial a un hospital pasando por un aeropuerto (donde realmente se tomó esta instantánea). En definitiva, cuestión de contrastes y gustos.

Las portadas más “porque sé quién canta esto, sino, el álbum se quedaba aquí hasta los restos”

3-  “Cronolánea” – Lori Meyers

CronolaÃÅnea

Demasiada información para mí. Los que me conozcan ya sabrán que para mí, menos es más, y este no es el caso. Una explosión de verde y de figuras que no resultan demasiado de mi agrado.

2- “Dynamite” – Jamiroquai

Dynamite

Esa instantánea bien podría haber sido tomada por la policía en una redada antidrogas en la casa de un hombre que lleva sombreros extraños. Pero no, se trata del álbum de 2005 de Jamiroquai: Dynamite. Sonidos funky que, por la imagen, bien podrían haber sido east coast rap.

1- “Embryonic” – The Flaming LipsEmbryonic

De este álbum sí tengo que decir que sonido y portada se compenetran, pero eso no me va a impedir decir que los de Wayne Coyne se lucieron creando una portada muy extraña, rozando lo incómodo cada vez que la veo, ya que no sé si estoy viendo a una mujer obligada a mirar algo que no quiere, o una mujer asesinando a la raza humana con visión laser o “insertar lo que veas tú”.

*Lo de comprar un álbum por la portada sin conocer al artista es real. No lo he hecho yo, pero una amiga sí. Y no salió defraudada. ¿Juzgar un álbum por su portada? Parece que en algunos casos funciona.