miley cyrus

Mis 10 momentazos musicales de 2015

Prometo que es la última lista que hago de cosas de 2015. Toca pasar página, pero antes quería traer una lista, sin orden alguno, de lo que para mí han sido momentazos musicales de canciones de este año. Estribillos, segundos de canciones o melodías que me ganaron en su momento y me sigo acordando de ellas o que me marcaron. Hay de todo en esta lista. En los vídeos que incluya se reproducirá automáticamente el momento del que hablo para que os hagáis una idea y artistta y álbum del que se ha extraído. Comencemos.

__________________

Xoel López – ‘Patagonia‘ – “Paramales”

El crescendo final de ‘Patagonia’ , cuando se mete el piano y explota la melodía. Decir que en directo esta parte es maravillosa y que la versión en estudio hace justicia. Cuando me estuve preparando su entrevista, la primera vez que escuché este tema me resultó conmovedora esa parte, y sigue siendo uno de mis momentos favoritos desde entonces.

__________________

EL VY – ‘Return To The Moon’ – Return To The Moon”

Cuando Matt Berninger se va por tonos altos en los últimos momentos de ‘Return To The Moon’, algo que habíamos visto en pocas ocasiones y que consigue añadir un toque emocional al tema en un tema en el cual lo único que encontramos son buenas vibraciones y un crescendo muy interesante que cierra el tema en un clímax y con ganas de más.

__________________

The Weeknd – ‘Can’t Feel My Face’ – “Beauty Behind The Madness”

El estribillo de ‘Can’t Feel My Face’, que me trae, y seguro que a más gente, un muy buen vibe. Era necesario algún éxito de estas características, y tenemos que darle las gracias a Abel Tesfaye por conseguirlo. Un tema bailable, simpático, con reminiscencias a la escena más groovy de los años 70… Lo tiene todo para que suene en pistas de baile, en la radio y en cualquier lugar.

__________________

Joe Crepúsculo – ‘La Verdad’ – “Nuevos Misterios”

Este verano me dijeron que “si quieres que Mané se calle, empieza a cantar el estribillo de “La Verdad”, que lo sigue él solo y acabas la convesación”. Y esto es totalmente cierto. Desde que pusieran esa canción este verano y me enganchara al ritmo enlatado de Joe Crepúsculo, no he podido (ni mi grupo de amigos tampoco) dejar de recordarla a la mínima oportunidad posible.

__________________

Miley Cyrus – ‘The Twinkle Song’ – Miley Cyrus & Her Dead Petz

Aunque Anthony Fontano se mofara cuando le hizo la crítica y puso al disco en el puesto número 2 de peores discos del año, cuando escuché ese final de ‘Twinkle Song’ donde Miley gritaba aquello de “What does it mean?”, me quedé alucinando. Más aún cuando lo interpretó en directo en el Saturday Night Live con el único acompañamiento de su piano…y toda la parafernalia habitual de esta nueva etapa.

__________________

Sonograma – ‘Reina del Sur’ – “Tormenta”

Aún están abriéndose paso en el panorama musical, pero han conseguido transmitir en su álbum debut una esencia musical propia y rockera lejana a toda esencia naïve lo-fi del que empiezan. El caso es que me estaba preparando la entrevista que les iba a hacer, y llegué al cierre del disco con ‘Reina del Sur’ y una amiga y yo nos quedamos prendados con este tema, del que me quedo con el final, cuando se apaga la melodía y lo único que queda es el cantante gritando “¡Sal de mi vida!”.

__________________

Son Lux – ‘You Don’t Know Me‘ – “Bones

Cuando estuve hablando con Ryan Lott al acabar el concierto de fin de gira en Madrid, me contó que grabó la parte vocal de este tema teniendo bronquitis, y que se acabó quedando con esa toma porque le daba ese toque de ruptura que tanto le gustaba al conjunto. En cualquier caso, esta enfermedad no impidió que se grabara ese canto que denota indignación y enfado con aquello de “you don’t know me at all!” que tanto me marcó en un primer momento y que luego vi en un directo sublime.

__________________

Florence + the Machine – ‘Mother’,’How Big How Blue How Beautiful’ y ‘What Kind Of Man’ – “How Big How Blue How Beautiful”

Único triplete de esta entrada ante mi falta de capacidad para quedarme con un solo momentazo. En primer lugar, me quedaría con el guitarrazo de ‘What Kind Of Man’ con el que Mar y yo caímos rendidos desde el primer momento en el que escuchamos el estreno de esta canción allá en febrero en la BBC Radio. Luego me quedaría con el momento de ascención casi celestial de ‘Mother’, cerca de un minuto de guitarra, sintetizadores de ambiente y la voz de Florence que retumba y que en conjunto da una sensación de ligereza que te hace flotar. Y por último, y casi que más importante, el cierre de ‘How Big How Blue How Beautiful’: la sección de viento y el significado detrás del mismo.

__________________

Alabama Shakes – ‘Gimme All Your Love’ – “Sound & Color”

Escuché por primera vez este tema en Radio 3, no conocía al grupo de antes ni nada, pero cuando sonó ese primer estribillo y Britanny se dejaba la voz cantando con su voz rasgada “If you just gimme all your love” quedé alucinado y en seguida este tema se quedó como uno de los must de este año.

__________________

Tame Impala – ‘Let It Happen’ – “Currents”

Aquellos siete minutacos que sirvieron de adelanto para ver lo que íbamos a encontrar en el tercer trabajo de estudio del proyecto de Kevin Parker. Pero de este tema (del cual tenemos minutos y secciones para quedarnos) me quedo con esa parte instrumental con la que empieza la segunda mitad del tema y encontramos los synth strings y el vocoder, mi gran amigo que consigue convencerme cada vez que aparece.

Anuncios

Miley Cyrus finaliza su metamorfosis experimental con “Miley Cyrus & Her Dead Petz”

Ya existían indicios de que Miley Cyrus se encontraba trabajando en nuevo material musical. Una producción que sucedería al rompedor Bangerz, que supuso la evolución de la chica que ya conocíamos en toda una mujer, tanto a nivel artístico como a nivel personal. Atrás quedaba toda influencia naïve que coleteaba de su época de Disney Girl para dar paso a una artista con ansias de cambio y de llamar la atención. Para ello, se presentó con un trabajo de carácter pop/EDM. Aunque la ruptura estilística vendría con los vídeos que acompañaron a We Can’t Stop Wrecking Ball, así como el famoso twerk y el culmen de aquello que sería la actuación junto a Robin Thicke en los VMA de 2013.

¿Qué tenía que hacer Miley para seguir llamando la atención? Ser diferente. De nuevo. Y cuando lo has sido una vez es difícil serlo de nuevo, pero no imposible para el caso que nos atañe. Marcándose un “Beyoncé”, al terminar sus labores de presentadora en la gala de ayer de los VMA anunciaba que tenía un nuevo álbum que estaba disponible gratis para todo el mundo en su página web. Si a esto le sumamos la impresión que teníamos de este trabajo al haber sido anunciado justo al acabar de interpretar Dooo It! en un escenario repleto de purpurina, serpentina y buen rollo (gracias Wayne Coyne por esa parte), Miley Cyrus creó un hype máximo al instante.

Captura de pantalla 2015-08-31 a las 22.43.21

Esto se tradujo en que la web cayera al poco del anuncio del álbum

Vale, ¿qué es Miley Cyrus & Her Dead Petz? Hablando en plata, “una ida de olla”. Poniéndolo un poco más bonito, nos encontraríamos con la liberación artística de Miley Cyrus, al ser un álbum de producción “casera” al haberse grabado en el propio estudio de Cyrus (de nombre Love Yer Brain, en honor a sus amigos The Flaming Lips), y cuya elaboración ha costado unos cincuenta mil dólares, lejos de los cerca de dos millones que costó Bangerz.

Son 23 canciones en los que la artista se permite terminar de recorrer los caminos que comenzara a explorar con The Flaming Lips en aquellas colaboraciones de las que formaba parte en With A Little Help From My Fwendsy con los que termina de reforzar su imagen de artista que sabe reinventarse. En la gala de premios la calificaban de la “nueva Madonna”, y no puedo estar más de acuerdo con esa definición.

Hablo mucho de The Flaming Lips y tiene su motivo, ya que Wayne Coyne y los suyos colaboran en la mayor parte del álbum a nivel de producción y composición. Así tenemos Dooo It!que ya con el título deja constancia de la influencia, tanto a nivel melódico (la percusión y algunos toques de sintetizador) de aquel tema que escribieran Wayne Coyne y Yoko Ono para el álbum colaborativo The Flaming Lips and Heady Fwends. 

Este corte que abre es la cara más animada de la colaboración Coyne-Cyrus, ya que la mayor parte de temas surgidos de este binomio exploran un sonido más experimental, de sintetizadores que rozan los espacial, con percusiones analógicas que parecen extraídas del Yoshimi y melodías basadas principalmente en el crescendo. Por ubicarlo, estaríamos hablando de temas que encajarían en la parte más “limpia” de Embryonic. De hecho, Cyrus Skies tiene una melodía muy parecida a Evil, de un carácter dubitativo e introspectivo que resulta muy interesante en el universo creado por Miley en este álbum. Otros temas a destacar de este apartado del álbum podrían ser Tangerine y Tiger Skies, las colaboraciones con Big Sean Ariel Pink, donde experimental el mismo concepto de altibajos a golpe de sintetizadores ambientales y percusiones simples pero contundentes.

Miley le gusta, de vez en cuando al menos, mirar hacia atrás, y no quería dejarse en el camino a su productor de confianza Mike WiLL Made It, que le añade al álbum la vena más comercial/popera, por decirlo de algún modo, pero manteniendo esa idiosincrasia de liberación musical que lleva por bandera a lo largo de todo el álbum. Así vemos temas como Fweaky o la muy apetecible, con cierta esencia funk que es Bang Me Box. Terminan de completar este apartado I Forgive Yiew, que suena a Lana del Rey pasada por LSD, y Lighters, un medio-tiempo con cierta reminiscencia a los 80 muy interesante.

Y por último, no podía faltar Miley en su labor de productora. Porque ya puestos a probar cosas, se atreve a incluir temas de producción propia. Si bien es cierto que en cada uno de los temas, ella mete mano (junto a los ya mencionados Flaming Lips Mike WiLL Made It), encontramos dos perlas imperdibles que corren de cuenta de la americana. Pablow The Blowfish es una balada dedicada a su pez (?) con una carga emocional importante. Y por último, el encargado de cerrar este álbum/viaje a la experimentación que es Twinkle Song, de nuevo una balada, algo más animada que el tema anterior y de la que hay que destacar el último minuto, donde encontramos a una Miley con un vocal desgarrador, que a voz en grito se pregunta “What does it mean? I had a dream, but what does it mean?”.

Es un álbum muy interesante. Por lo que a mí respecta, podría ser uno de los mejores del año. Me resulta un viaje interesante por el que nos lleva Miley Cyrus en estos 23 temas. Y en ellos están The Flaming Lips, por lo que gana puntos conmigo. En cualquier caso, si abres las redes sociales, encontrarás comentarios de gente diciendo que este álbum “es muy malo” o “es una basura”, y en todos los casos salvan “un par de temas”. Quienes esperaban una continuación de la línea de Bangerz o una reinvención del pop, tendrán que seguir esperando, o más bien desistir. Siempre encontramos el caso en el que el artista pasa del ámbito más alternativo/underground a ganarse al público a base de melodías más radio-friendly. Miley Cyrus hace todo lo contrario y se pone los ropajes de la experimentación. Un atuendo con el que no pretende gustar al público, sino mostrarse como es ella realmente. a mí esta Miley me gusta.

Miley Cyrus se pasa al desenfado en sus “backyard sessions” por su Happy Hippie Foundation

Que Miley Cyrus se encuentra en un estado, actualmente, basado en llamar la atención rompiendo los esquemas que teníamos trazados hacia su persona no es noticia ni desconocido. Pero su faceta más preocupada hacia el prójimo o hacia los colectivos en riesgo de exclusión, ya resulta algo más sutil para el gran público.

Y es que, a pesar de la declaración de intenciones que hizo en la entrega de los VMA en agosto del año pasado (quien dice declaración dice discurso que dieron por ella), esta faceta más altruista está eclipsada en un mar de rebeldía y colaboraciones con The Flaming Lips. Pero aquí estamos para destacar esta faceta tan positiva.

/spanspanstyle=
Tal vez para llamar la atención en su Happy Hippie Foundation, ha estrenado esta semana, hace un par de días de hecho, unos temas interpretados en vivo, unos temas que pertenecen a las backyard sessions como ella misma las ha categorizado.

En esta entrada se adjuntan dos temas: Androgynous y No Freedom, que representan la temática de la fundación. Temática de amor y de LGBT, ideales que defiende Miley Cyrus y todo su movimiento.

/spanspanstyle= 

Seguro con el tiempo encontraremos más temas de estas sesiones, donde encontraremos la misma temática de apoyo y un estilo acústico de cierto toque country/bluegrass que le sienta muy bien a Miley Cyrus. Fuera todo artificio pop o experimental de sus más recientes colaboraciones. Momentos de descanso que avecinan una nueva etapa en su carrera musical que vamos conociendo a través de su Instagram.

The Flaming Lips y Miley Cyrus preparan nuevo álbum juntos, ¿estaremos preparados para una nueva locura?

Que Miley Cyrus y The Flaming Lips han hecho muy buena amistad este último año ya no es noticia. Recordemos la actuación conjunta de ambos cantando el Yoshimi tan mítico de la banda, que al final acabó derivando en la aparición de Miley Cyrus en el With A Little Help From My Fwends, el álbum tributo de los Flaming Lips al Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, donde encontrábamos otros nombres como Moby, Tegan and Sara Phantogram (crítica aquí).

Pero en lo que respecta a la ex-chica Disney de la cual ya nos hemos acostumbrado a su excentricidad, la encontramos cantando en dos de los mejores temas del álbum: Lucy In The Sky With Diamonds A Day In The Life, recordemos la actuación de este último tema en el programa americano de Conan:

Con estas nos encontramos, con un Wayne Coyne encantado de la vida con Miley Cyrus y que ha creado un tándem que nos ha traído una nueva vía de experimentación bastante interesante, que, aunque chocante en primera instancia, por lo que a mí respecta, me acabó cautivando.

Y ahora, según informa Billboard tendremos una futura entrega musical de estos dos mundos. Aún sin fecha exacta, lo único que ha confirmado Wayne Coyne es que se trata de un álbum de 7 temas que están casi terminados (de hecho, él y su compañero de grupo Steven Drozd se están encargando de mezclarlo en su estudio de Oklahoma). Temas de los que destaca ciertas similitudes con Pink Floyd y Portishead. Vamos, que nos podemos encontrar cualquier cosa pero de lo que podemos estar seguros es que no van a perder esa estética de la que han estado haciendo gala desde Embryonic.

En cualquier caso habrá que esperar, pero para ir haciendo hambre solo basta con pasarse por el perfil de Instagram de Wayne Coyne, donde publica de vez en cuando clips con trozos de temas con los que está trabajando. Además de otras tantas fotografías donde experimenta la misma vena que tiene a nivel musical.

Crítica de “With A Little Help From My Fwends” de The Flaming Lips: ¿Oda o insulto a los Beatles?

Si eres lector asiduo de este blog, seguidor mío de Twitter o conocido mío, sabrás que soy muy seguidor de la música de The Flaming Lips y de las idas de olla (musicalmente hablando) de Wayne Coyne, que bien te puede hacer un tema medio pop pasteloso como Yoshimi Battles Pink Robots como llevarte a los sonidos más extraños que consiguen que me estremezca, caso de su álbum de 2009 Embryonic.

En cualquier caso, estamos viviendo la etapa experimental de esta gente, que lo hemos podido ver en mayor o menor medida en discos como The Terror, The Flaming Lips and Heady Fwends o la versión que hicieron del álbum The Dark Side Of The Moon. Y es que llega Octubre de 2014 y nos lanzan su propia visión del Sgt. Pepper Lonely Heart’s Club Band de The Beatles. Un álbum de 1967 que puso la cimentación del rock experimental y que han decidido, junto a ayuda de otros músicos como Miley Cyrus, My Morning Jacket Moby, versionarlo tema por tema.

desktop

Si pudiera describir el álbum con una palabra sería sucio. Voy a empezar haciendo esta crítica sin tener en cuenta el álbum original, sino considerando este With A Little Help From My Fwends algo nuevo. Y en este LP nos encontramos con temas sucios, donde la distorsión y los pedales de efectos de las guitarras eléctricas crean melodías que, desde luego, para alguien que no sea aficionado a este género/banda, va a resultar del todo perturbador. Pero si se acostumbra, podrá observar la grandeza de ese Lucy In The Sky With Diamonds, con un estribillo explosivo donde parece ralentizarse el tiempo; o el tema que abre el álbum, Sgt. Pepper Lonely Heart’s Club Band, donde la voz del vocalista de My Morning Jacket se entremezcla con falsetes y vocoders en distintos puntos del tema, creando distintas atmósferas a lo largo de un tema de sólo 2 minutos y 45 segundos.

Otros grandes a destacar son When I’m Sixty-Four A Day In The Life. En el primero se mezcla una melodía alegre con una línea vocal robótica que crea un divertido contraste. El segundo tema se encarga de cerrar el LP con una melodía más limpia, donde se encargan de poner voz Wayne Coyne y Miley Cyrus.

Lo bueno de este tipo de álbumes más experimentales es que hay momentos para todo. Momentos de tranquilidad envuelta en acero inoxidable de carcasa de androide como es la aportación de Electric Würms, el lento Fixing A Hole. En She’s Leaving Home se nota la presencia de Phantogram, que se encargan de añadir una percusión y sintetizadores con una línea de synthpop que consiguen animar la melodía. Si hablamos de percusiones no podemos dejar de mencionar Good Morning Good Morning, con una percusión en los estribillos que parece haber sido sacada de una marcha de desfile donde de nuevo se entremezclan guitarras distorsionadas y capas y capas de sonido.

A grandes rasgos, esto es lo que se aprecia en este álbum: capas y capas de sonidos e instrumentación que confluyen para crear atmósferas que, si bien sorprenden a primera instancia, se hacen irresistibles con las escuchas. Un álbum donde la distorsión está a la orden del día y casi nada se escucha como corresponde, pero esa es la clave de un álbum experimental. The Flaming Lips y compañía juegan con distintos sonidos que, entremezclados, sirven para versiones al álbum de los Beatles.

Y ahora, pongámonos en el punto de vista de los británicos y seguidores de los de Liverpool. Verían un álbum donde las melodías resultan en ocasiones poco reconocibles, donde las capas de distorsión parecen destruir la belleza de la simpleza instrumental de los años 60 (a pesar de que en este álbum se grabó con un sistema que permitía incluir un mayor número de líneas melódicas) pero que no podría hacer frente a la producción de estos temas. 211741-92601En cualquier caso, alguien que aprecie el álbum original y no conozca a The Flaming Lips, probablemente se sentiría ofendido y dejaría de prestar atención a la complejidad que entraña este álbum para aumentar el odio hacia a los de Wayne Coyne, que han cogido un álbum, lo han transformado a su manera, le han añadido su toque personal y todo con a little help from my friends. Pero como digo, el objetivo de reversionar es aportar un nuevo significado a lo existente, de nada serviría respetar al máximo las canciones, porque si no no habría diferencia con un karaoke. Puestos a comparar, aunque las comparaciones son odiosas, tengo que decir que, sin duda, la versión Lips de Sgt. Pepper Lucy In The Sky With Diamonds tienen muchísimo más cuerpo que las originales, y que When I’m Sixty-Four With A Little Help From My Friends tienen un sonido más original y consiguen incluirlas más en el álbum que las originales, que al lado de los temas más novedosos, parecían un paso atrás.

A quien no le guste la música experimental, ni le va a gustar este tributo a los Beatles ni ningún otro álbum de los Flaming Lips. Pero para el que sea un amante de este género musical o para que el que se haya preguntado como sonarían los Beatles en el siglo XXI (y casi en el XXII y adelante) este álbum lo puede considerar una auténtica oda al primer álbum de rock experimental. Una bonita metáfora de la música, un volver a las raíces auténtico, con toda la experiencia que solo el tiempo ha podido dar, pero siempre teniendo la mirada en el futuro.

Lo mejor: Que para los fans de los Flaming Lips, un nevo álbum es una alegría. Oh, y Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.
Lo no tan bueno: Que para los fans de los Beatles, esto no va a gustar. Oh, y Within Or Without You.
Momento WTF: La primera impresión de alguien al ver a Miley Cyrus cantando Lucy In The Sky With Diamonds después de verla cantando Wrecking Ball.

El “booty” de JLO y la “anaconda” de Nicki, o como la ordinariez da grandes pasos en la música

Érase una vez, Miley Cyrus y su twerking. No hay que remontarse demasiado en el tiempo para recordar el revuelo que se formó ante su polémico vídeo para su canción We Can’t Stop, y qué decir ya de aquella actuación con Robin Thicke en los VMA del año pasado.

Todo este “espectáculo” sólo sería la grieta por la que irían saliendo más y más versiones. Ya sean parodias, como lo fue ese Hard Out Here de Lilly Allen como canciones que realmente hacen referencia a ello, como Booty Anaconda:

La primera es el caso de Jennifer Lopez, que no es que se dedique a hacer una alegoría de su trasero en el vídeo, es que también lo hace en la letra en sí. Recordemos que en la canción de Miley, salvo un verso, el resto no tenía nada que ver con esa parte del cuerpo (To my home girls here with the big butt // Shaking it like we at a strip club).

Pero es que en el caso de la neoyorquina nos encontramos con que la canción entera hace referencia a aquella parte. Y dos partes de lo mismo en el caso de Anaconda, donde Nicki narra que conoció a un chico que “no quiere un culo huesudo, quiere algo donde poder agarrar”.

Sinceramente, me parece que no se puede continuar por este camino. Que sí, que es la tendencia que tiene la música pop, de copiar lo que funciona. Salió Miley, su twerking, funcionó, y ahora todas se dedican a copiarlo. Ya sea a gran escala como lo anterior mencionado o el mismo caso de Taylor Swift en el vídeo de Shake It OffPero lo que en realidad lo que se está creando con todo esto es un panorama musical machista donde a la mujer se le ve como un objeto de deseo.

¿Qué pasa? Que cuando lo cantan las mismas cantantes, no hay problema (por lo menos en este aspecto, omitamos el revuelo que se crea). Esto es así, cuando sale Pitbull con alguna de estas perlas o algún otro cantante que dijera lo que dice la letra de Nicki Minaj pero a la inversa, la crítica se abalanzaría hacia ellos.

Con esta entrada quiero remarcar dos cosas: por un lado, la ordinariez que está poblando la música y lo explícito de la misma. Hay que innovar sí, pero siempre con mesura. Y por otro lado, la cosificación que se hace de la mujer con todos estos vídeos, ya de motu propio como por parte de otros cantantes.

Yo sólo lucho por una música de calidad y por evitar cosas como estas, porque esto no aporta nada a la cultura musical. Podríamos decir que aporta un cambio, nueva visión en el culto al cuerpo de la mujer… Pero esto al final se recordará como un acto de revolución sexual en la música, pero a lo que se refiere a nuevas tendencias o sonidos, nada.

La versión de The Flaming Lips de “Lucy In The Sky With Diamonds” y las posturas enfrentadas

Cada vez que asoma en el panorama musical el nombre de los de Wayne Coyne siempre es para sorprendernos. La última vez, con su “disco de acompañamiento a The Dark Side Of The Moon” o cuando lanzaron para el Récord Store Day de este año una edición limitada de 7Skies H3, su canción de 24 horas, pero eso sí, condensada en 50 minutos en vinilo.

En cualquier caso, el nombre de The Flaming Lips ha estado reluciendo últimamente por la colaboración que se traían entre manos con Miley Cyrus y Moby para versionar el celebérrimo Lucy In The Sky With Diamonds. Esta canción formará parte de un álbum de colaboraciones de TFL donde se versiona al completo el álbum de The Beatles de 1967 Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band; en este caso, rebautizado por los de Coyne como With A Little Help From My Fwends.

20140523-223949-81589466.jpg

La pregunta: ¿qué nos encontramos en este primer adelanto de un álbum que versión a un álbum entero que reúne a artistas tan contrarios como Moby y Miley Cyrus? Pues para mi sorpresa, una pieza increíble. Buenos crescendos y estribillos donde la melodía alcanza su punto álgido entre golpes de batería distorsionada, las célebres guitarras de los de Coyne y el sintetizador que lleva la melodía famosa del tema de The Beatles que se abre paso después de los estribillos para instaurar algo de orden en la melodía.

La versión en directo que interpretaron en la gala de los premios Billboard hace menos de una semana omite la parte de fuerte distorsión, pero gana en puesta en escena:

Mientras gente como yo encuentra una obra y colaboración fantástica con un sonido psicodélico muy The Flaming Lips que hace que lo quieras escuchar (o al menos es mi caso), mucha otra gente se planteará el por qué de esta revisión del famoso álbum de los británicos, por qué sacarlo de nuevo. Yo les pregunto: ¿por qué no? Puede que la gente no encuentre agradable el sonido que adquiere esta nueva versión de Lucy, puede que yo mismo no encuentre agradable si no odioso/horrible/horripilante el sonido del disco en sí, pero eso sí, hay que darle una oportunidad. La primera vez que escuché el tema pensé: ¿Por qué me someto a esto? Pero ahora no me puedo quitar la melodía y la voz de Miley de la cabeza.

Y si no lo hacéis por la música, siempre lo podéis hacer por amor a los animales, pues los beneficios obtenidos del álbum se destinarán a refugios de animales. Así que ya sabéis lo que pasa al comprar (cuando salga al mercado, allá por el 28 de Octubre de este año) el álbum: Desempolvamos y recuperamos un álbum que marcó un hito en la historia, vemos una nueva faceta de Miley Cyrus(que al menos demuestra que es más que twerking) y además donamos dinero a animales. Si es que, ¿qué más le podemos pedir a Wayne Coyne y a The Flaming Lips?