Moby

Mis portadas favoritas (y menos favoritas) de mi colección de discos

He leído en muchas páginas discos con las portadas más horribles de la historia, y, salvo en algún artículo de opinión muy, muy esporádico en páginas como Pitchfork (que es la primera que se me ha venido a la mente) publican lo contrario: las portadas más brillantes de la historia de la música.

Aún recuerdo, en una ocasión, ir en el coche escuchando la radio un programa de Radio 3 donde hablaban de esto mismo, pero sólo conocía a algunos artistas que nombraban, y en muy pocas ocasiones el álbum en cuestión.

En mi caso, quiero aclarar de que soy partidario de que portada y álbum estén compenetrados. Es decir, que uno me diga algo del otro. Tanto temática de la portada, como título del álbum como sonido del mismo deben estar en armonía. Digo yo.

Lo que pretendo en esta entrada es poner de manifiesto no mi opinión sobre las portadas de la historia; si no de mi propia colección de discos (a día de que se publique esta entrada). Voy a seleccionar en cada caso 3 álbumes en cuestión, de menos a más:

Las portadas más “si no supiera quién canta esto me compraba el disco igualmente porque la portada me ha encantado”*

3- “Showbiz” – MuseShowbiz

Siempre que tengo el álbum entre las manos me quedo mirando la portada, a ver si puedo extraer algo más. Foco de atención en la mujer de blanco en posición de correr y en el campo azul sobre el que se encuentra. Temática espacial predominante en la imagen en la que figura el propio Mat Bellamy como co-autor, y que sirve como antesala al sonido que nos vamos a encontrar en el LP.

2- “Strangeland” – KeaneStrangeland

Este álbum de 2012 de Keane fue de los primeros que compré, y desde un primer momento me quedé prendado por su portada y por el contenido fotográfico del libreto interior (ventajas de seguir comprando álbumes). La simpleza de la imagen, el contraste entre las dos mitades de la fotografía y la (casi) simetría que predominan en la imagen la convierte en una de mis favoritas.

1- “Destroyed” – Moby

Destroyed

Parece que no hay lista en la que no acabe mencionando a mi músico de electrónica favorito al artista americano, pero este álbum no podía quedarse aparte. Estaba en la duda entre este Destroyed y el reciente Innocents, donde en ambos se explora la faceta de fotógrafo del músico, pero me parece que la portada del primero tiene más que contar. La pureza del blanco, ese letrero negro con la palabra destroyed. coronando y esa sensación de estar desde en una nave espacial a un hospital pasando por un aeropuerto (donde realmente se tomó esta instantánea). En definitiva, cuestión de contrastes y gustos.

Las portadas más “porque sé quién canta esto, sino, el álbum se quedaba aquí hasta los restos”

3-  “Cronolánea” – Lori Meyers

CronolaÃÅnea

Demasiada información para mí. Los que me conozcan ya sabrán que para mí, menos es más, y este no es el caso. Una explosión de verde y de figuras que no resultan demasiado de mi agrado.

2- “Dynamite” – Jamiroquai

Dynamite

Esa instantánea bien podría haber sido tomada por la policía en una redada antidrogas en la casa de un hombre que lleva sombreros extraños. Pero no, se trata del álbum de 2005 de Jamiroquai: Dynamite. Sonidos funky que, por la imagen, bien podrían haber sido east coast rap.

1- “Embryonic” – The Flaming LipsEmbryonic

De este álbum sí tengo que decir que sonido y portada se compenetran, pero eso no me va a impedir decir que los de Wayne Coyne se lucieron creando una portada muy extraña, rozando lo incómodo cada vez que la veo, ya que no sé si estoy viendo a una mujer obligada a mirar algo que no quiere, o una mujer asesinando a la raza humana con visión laser o “insertar lo que veas tú”.

*Lo de comprar un álbum por la portada sin conocer al artista es real. No lo he hecho yo, pero una amiga sí. Y no salió defraudada. ¿Juzgar un álbum por su portada? Parece que en algunos casos funciona.

Mi lista de reproducción diaria: Las 10 primeras canciones que aparecen

Hace un tiempo vi en una publicación en Instagram en la que proponían escribir en los comentarios de la misma las 10 primeras canciones que aparecen en tu iPod o lista de reproducción de música. Me gustó bastante la idea, así que decido rescatarla para una entrada aquí con la lista de reproducción General que tengo en mi iPod a día de hoy:

1: Blue Moon – Beck (Morning Phase, 2014)

Quien me siga en Twitter verá que, desde el iTunes Festival y unos pocos días antes, estoy que no paro con Beck. Conocí este Blue Moon en Estados Unidos, cuando fui a Seattle y me pusieron esta canción, y me llamó bastante la canción. Un estilo acústico muy agradable y un impecable registro vocal.

Con esta idea de cantante folk tranquilo me dispuse a ver el concierto del californiano y mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que su repertorio daba palos en el anti-folk, algo de música electrónica y todo ello, en ocasiones, bajo una capa de hip hop que daba una mezcla muy ecléctica, curiosa, y muy buena:

 

2: Just One Of Those Things – Jamie Cullum (The Pursuit, 2009)

Este tema que es el encargado de abrir el álbum que le asentó como el artista que es hoy en día en el panorama inicial me parece de lo mejor que ha producido Jamie. Me encanta ese punto intermedio entre el jazz/swing con la rama más pop/animada del británico. Un tema con un gran predominio de los vientos metales y ese final explosivo me deja sin palabras.

El año pasado pude disfrutar de la actuación de Jamie Cullum en vivo en el Starlite Festival y la interpretación de este tema junto a Twentysomething y un Mixtape encargado de cerrar el concierto me dejaron sin palabras:

 

3: New Dawn Fades – Joy Division (Unknown Pleasures, 1979)

Escuché este tema por primera vez versionado por Moby, en su álbum I Like To Score. Por casualidad, llegué a Joy Division porque un día me vino su nombre a la cabeza porque leí alguna noticia o vi la famosa portada de este álbum y decidí darles una oportunidad. Desde luego no me arrepentí.

Un álbum que empieza a marcar los pasos que tomaría el rock de los 80, y es que se lanzó en un punto de inflexión de la música. Sin duda, de este álbum me quedo tres temas: Day Of The LordsShe’s Lost Controls y el que menciono en el título, New Dawn Fades:

 

4: Two Lips – Hoody Allen (Americoustic, 2013)

“-No, a mí no me gusta el rap +¿Has escuchado a Hoody Allen? Lo mismo te gusta”

Y sí, me acabó gustando. Hoodie Allen es un rapero neoyorkino independiente, el cual es muy bien aclamado por la crítica. Entonces es cuando llego yo y un amigo americano me dice que me escuche su álbum en acústico, que probablemente me acabe gustando mucho. Y es cuando le tengo que dar la razón. Acabé totalmente enganchando desde la primera escucha a No Faith In Brooklyn, con una melodía uptempo que empezaba con una guitarra acústica pero que al final acababa añadiendo algún riff de eléctrica, por otro lado un punteo y al final unos violines que dan un bonito cierre.

Pero el segundo tema de ese EP en acústico, Americoustic, tampoco se quedaba atrás. Un ritmo más tranquilo y algo íntimo es lo que protagoniza este Two Lips:

 

5: Fix You – Coldplay (X&Y, 2005)

¿Qué decir que no se haya dicho del mítico X&Y de los británicos Coldplay? Un álbum que marcó un cambio en la trayectoria de la banda, donde se introdujeron en el mundo de los sintetizadores, de las atmósferas de sonidos elaborados y etéreos. Un álbum donde mostraban una gran madurez musical y que como muestra, los de Chris Martin nos dejaron este aclamado Fix You,  que, en mi opinión, junto a The Scientist y la nueva O, conforman los temas más bellos y delicados de su discografía:

 

6: Another’s Arms – Coldplay (Ghost Stories, 2014)

Vuelta a la experimentación de Coldplay en su nuevo LP Ghost Stories. Llegamos al caso de Another’s Arms, con un sonido más enfocado al campo del R&B con un riff de piano pegadizo y una parte vocal que se incrementa y que deja muy buen sabor de boca (la crítica de ese álbum, aquí):

 

7: A Case For Shame (Feat. Cold Specks) – Moby (Innocents, 2013)

Alguien que nunca falta en mis listas de reproducción: Moby. Mi productor y músico favorito, te hace creer que estás en una de sus canciones por el estilo que usa. Tal vez haya gente que considere que tenga más que machacado el uso de los bucles o que desde Wait For Me está viniendo a producir lo mismo, pero a mí me sigue pareciendo un genio musical que siempre intenta aportar algo nuevo en sus discos manteniendo un pie en lo anterior.

Sin duda, lo característico de este álbum fueron las abundantes colaboraciones que contiene. Destacar la animada Perfect Life con Wayne Coyne o la tranquila y, apocalíptica, según palabras del propio músico, The Lonely Night con Mark Lanegan. En este caso nos centraremos en la primera colaboración que encontramos en el álbum y que resulta ser el segundo corte del mismo: A Case For Shame, con la canadiense Cold Specks:

 

8: What You Know – Two Door Cinema Club (Tourist History, 2010)

Two Door Cinema Club también es un grupo del que puedo decir caí rendido a las primeras escuchas. De hecho, este fue el primer tema que escuché de ellos por una recomendación que me hicieron hace un par de años, y de ahí llegué a escuchar el disco, con otros temas tan buenos como Undercover Martyn Something Good Can Work.

Las melodías rápidas, las guitarras saltarinas y la línea de percusión analógica hace que este sea un grupo fácil de escuchar y de cantar sus canciones:

 

9: Only If For A Night – Florence and the Machine (Ceremonials, 2011)

Otra de la que suele caer siempre algún tema en mis listas es Florence Welch y su machine. La conocí a partir de que Apple pusiera su Dog Days Are Over en uno de sus anuncios. Me pareció genial el indie-pop en el que se desenvolvía Florence, con el arpa como clara protagonista y esas palmas tan características en aquel joven Lungs.

Pero como en todos los grupos, llegó la madurez musical; en este caso, de la mano de Ceremonials, un álbum mucho más oscuro que se centraba en un sonido en vez de ir dando bandazos como en el disco anterior. El primer tema que se conoció fue What The Water Gave Me, y ya  nos hicimos una idea de lo que nos íbamos a encontrar. Como gran exponente de ese estilo queda el tema que abre el disco, Only If For A Night, un tema rotundo con una gran parte vocal y coral:

 

10: I Was Gonna Cancel – Kylie Minogue (Kiss Me Once, 2014)

Que no se pierdan las buenas costumbres, claro que sí. De pequeño ya en mi casa se escuchaba su aclamado Fever, y ese álbum pareció calarme hondo hasta el punto de haberme comprado gran parte de su discografía actualmente. Sin duda, la pequeña australiana tiene una gran discografía, donde encontramos desde las producciones más poperas de los 80, (The Locomotion, I Should Be So Lucky), a un sonido más melancólico y profundo (Confide In Me), a una etapa indie (Breathe, Cowboy Style) para llegar a su etapa bajo el amparo de Parlophone y su éxito comercial (Spinning Around, Can’t Get You Outta My Head, All The Lovers…).

Ahora llega su etapa Kiss Me Once donde explora sonidos más dance y se permite jugar en ocasiones con el dubstep, pero el tema en cuestión se trata de una de las producciones que llevó a cabo con Pharrell donde explora un sonido algo disco: 

 

Sin duda, puesto por escrito, veo lo ecléctico de mi selección musical, que puedo encontrar en la misma lista desde el rock más oscuro de los 70 de la mano de Joy Division a lo más animado pasando por  Two Door Cinema Club y la recién mencionada Kylie.

Pero creo que esto es lo que manda en una lista de reproducción general, ¿no? Siempre es bueno explorar varios estilos y no quedarnos encasillados en uno en concreto. Ah, y siempre viene bien aceptar recomendaciones musicales, ya que sin ellas, la mitad de las canciones de esta lista no estarían aquí.

 

 

La versión de The Flaming Lips de “Lucy In The Sky With Diamonds” y las posturas enfrentadas

Cada vez que asoma en el panorama musical el nombre de los de Wayne Coyne siempre es para sorprendernos. La última vez, con su “disco de acompañamiento a The Dark Side Of The Moon” o cuando lanzaron para el Récord Store Day de este año una edición limitada de 7Skies H3, su canción de 24 horas, pero eso sí, condensada en 50 minutos en vinilo.

En cualquier caso, el nombre de The Flaming Lips ha estado reluciendo últimamente por la colaboración que se traían entre manos con Miley Cyrus y Moby para versionar el celebérrimo Lucy In The Sky With Diamonds. Esta canción formará parte de un álbum de colaboraciones de TFL donde se versiona al completo el álbum de The Beatles de 1967 Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band; en este caso, rebautizado por los de Coyne como With A Little Help From My Fwends.

20140523-223949-81589466.jpg

La pregunta: ¿qué nos encontramos en este primer adelanto de un álbum que versión a un álbum entero que reúne a artistas tan contrarios como Moby y Miley Cyrus? Pues para mi sorpresa, una pieza increíble. Buenos crescendos y estribillos donde la melodía alcanza su punto álgido entre golpes de batería distorsionada, las célebres guitarras de los de Coyne y el sintetizador que lleva la melodía famosa del tema de The Beatles que se abre paso después de los estribillos para instaurar algo de orden en la melodía.

La versión en directo que interpretaron en la gala de los premios Billboard hace menos de una semana omite la parte de fuerte distorsión, pero gana en puesta en escena:

Mientras gente como yo encuentra una obra y colaboración fantástica con un sonido psicodélico muy The Flaming Lips que hace que lo quieras escuchar (o al menos es mi caso), mucha otra gente se planteará el por qué de esta revisión del famoso álbum de los británicos, por qué sacarlo de nuevo. Yo les pregunto: ¿por qué no? Puede que la gente no encuentre agradable el sonido que adquiere esta nueva versión de Lucy, puede que yo mismo no encuentre agradable si no odioso/horrible/horripilante el sonido del disco en sí, pero eso sí, hay que darle una oportunidad. La primera vez que escuché el tema pensé: ¿Por qué me someto a esto? Pero ahora no me puedo quitar la melodía y la voz de Miley de la cabeza.

Y si no lo hacéis por la música, siempre lo podéis hacer por amor a los animales, pues los beneficios obtenidos del álbum se destinarán a refugios de animales. Así que ya sabéis lo que pasa al comprar (cuando salga al mercado, allá por el 28 de Octubre de este año) el álbum: Desempolvamos y recuperamos un álbum que marcó un hito en la historia, vemos una nueva faceta de Miley Cyrus(que al menos demuestra que es más que twerking) y además donamos dinero a animales. Si es que, ¿qué más le podemos pedir a Wayne Coyne y a The Flaming Lips?

Crítica: ‘Innocents’, el undécimo álbum de Moby

innocents-cover-web

El pasado mes las tiendas recibían el esperado undécimo disco de Moby, innocents, del cual he hablado aquí y aquí. ¿Por qué hago esta crítica un mes después? Pues bien, porque simplemente me compré el disco el pasado viernes (cuando se suponía que debería haberme llegado una copia firmada de la página web, una historia que esta plasmada en mi Twitter y que no voy a repetir aquí).

Dejando este episodio al margen, me dispuse a abrir mi edición deluxe de innocents e introducir el primer CD para escuchar Everything That Rises, primer corte del álbum que me evoca, de manera exagerada, a los últimos temas de Destroyed, su álbum anterior (concretamente de The Violent Bear It Away Lacrimae). Un comienzo muy en la línea de Melville, cuerdas tocadas en sintetizador que van in crescendo y se les suma una percusión a mitad de canción para que luego continúen solas. Sin letra.

A continuación llegamos al primer single del álbum, A Case For Shame, con la colaboración de Cold Specks y coros de la inseparable compañera musical Inyang Bassey. De la canción ya hablé en su  momento en una entrada anterior y no le voy a dedicar más tiempo. Simplemente decir que continúa en su línea: melodía simple a piano que se va repitiendo, pequeños toques de guitarra eléctrica y cuerdas, la marca de la casa:

Llegamos a una de las grandes joyas de este álbum, la colaboración con Damien JuradoAlmost Home. Letra que hipnotiza, melodía conmovedora y, de nuevo, las cuerdas marca de la casa de Moby:

En Going Wrong encontramos algo más tranquilo, con una batería que suena a Jazz y un piano, que sin duda, suena a Moby (lo cual no es de extrañar si lo toca él). Cuerdas que acompañan a esta melodía tranquila que se hace fácil de escuchar. Sin letra:

Con The Perfect Life nos presenta lo más animado del disco. Esta colaboración con Wayne Coyne rompe con la tranquilidad del tema anterior. Rara es la ocasión en la que Moby haga una canción con la que te entren ganas de cantar y bailar, pero aquí lo ha conseguido. Letra emotiva, pero con una base animada que hace que no sea tan triste como Almost HomeGenial aporte de Coyne, en la segunda estrofa y estribillos de la canción:

The Last Day es una canción que podría haber sido incluida en Wait For Me. La colaboración con Skylar Grey continúa en la línea del músico, y son por estas canciones por las que, personalmente, me encanta. Estribillo donde se aumenta ligeramente el volumen y se le añade un reflejo a la voz de Grey. Canción tranquila, sintetizadores que acompañan a la cantante y el suave punteo de Moby con su guitarra eléctrica de fondo. De lo mejor del álbum.

El piano que abre en Don’t Love Me, otra colaboración con Inyang Bassey, la batería, el toque que le añade el bajo; todo ello crea un panorama de rollo Jazz muy interesante. Nada que ver con los temas anteriores. Muy rollo música negra:

A Long Time continúa, de alguna manera, con el estilo del corte anterior, pero con un toque tribal al principio. Melodía animada gracias a los toques de percusión se le incluye a lo largo de la canción. Espera, ¿un punteo que suena a Arcade Fire? Bueno, un poco. Algo como en su Reflektor cuando salía un punteo de guitarra. Vocals de un estilo que me recuerda vagamente a su aclamado álbum Play.

Saints empieza con un sintetizador que me recuerda algo a su LP 18. Sintetizador que va en bucle y se le añade una batería. Un vocal de nuevo de Inyang Bassey que nos vuelve a transportar a su anterior álbum Destroyed. Un corte muy interesante, sin duda:

La segunda (y última) colaboración de Cold Specks en este álbum se llama Tell Me. Recuerda a A Case For Shame, solo tienes que cambiar la base rítmica y bajar de volumen los sintetizadores, pero eso no quita que sea un corte imprescindible y, si me apuras, incluso mejor que A Case For Shame:

The Lonely Night es de esas canciones que parecen oscuras (y lo son), y Moby las convierte en temas completamente emotivos, como ya hizo en su momento con Temptation Dream About Me, ambas de su álbum Hotel. Percusión electrónica y cuerdas que la acompañan en esta colaboración con Mark Lanegan:

En The Dogs encontramos los vocals de Moby en una melodía que parece casi espacial, por el sintetizador que la abre. El comentario que hace Moby respecto esta canción es realmente impactante: “The Dogs es la última canción que escribí, y decidí ponerla al final porque nadie la va a escuchar. Me gusta porque es la última canción de un álbum de una época donde no se compran, no se escuchan y no se espera que lo haga la gente”:

Esta canción se encarga de cerrar el álbum, pero aún nos queda el EP que viene extra en la edición deluxe: Everyone Is Gone.

Este EP se encarga de abrirlo I Tried, que abre con sintetizadores de esta nueva época innocents (por catalogarlos de algún modo) y una percusión más del estilo del álbum Last Night, pero a su vez, más ligeras que entonces. Asímismo, una ligera voz que va diciendo “Tried so hard” a lo largo de la canción. Cerca del minuto 5 se le añade un arpegio de sintetizador bastante animado y curioso.

En Illot Mollo encontramos una percusión electrónica sin reverberación (casi ninguna canción en el disco la tenía de este estilo, por mi bien, le da más profundidad a las canciones) y un punteo de guitarra eléctrica a la que se le añade una percusión y una guitarra que parecen sacadas de alguna canción del galardonado Play. De nuevo, sintetizadores in crescendo que le dan espectacularidad a la canción.

En Miss Lantern tenemos un piano íntimo, unos vocals reflectantes y a mitad de canción un sintetizador espacial. Ya sabemos que onda lleva el estilo innocents: La reverberación y los sintetizadores que evocan al espacio.

Inyang Bassey vuelve con nosotros en la canción Blindness, del estilo que llevan las canciones donde ella participa. Un bajo que suena potente y una serie de sintetizadores que crean atmósfera propia a lo largo de la canción.

Everyone Is Gone cuenta con unos vocals donde apenas se reconoce lo que se dice, y un estilo que parece totalmente sacado de Wait For Me (sé que lo estoy diciendo mucho, pero llevo razón). El título parece expresar la soledad perceptible en la canción, en la persona que está cantando (por decir algo).

My Machines se encarga de cerrar el undécimo trabajo de Moby, cantando él mismo. De nuevo sintetizadores espaciales, percusión con reverberación y una guitarra que suena de fondo. Gran trabajo envolvente, muy buena atmósfera.

Pues con esto acaba la crítica del undécimo álbum de Moby, un álbum que termina de afirmar (por si acaso quedara alguna duda, que no creo) de que Play fue una etapa distinta a la que vive hoy. Vale que gusta escuchar las canciones de aquel álbum y vale que él mismo interpreta en los directos los temas de este disco, pero, muy a pesar de mucha gente, el Moby de Play no va a volver. Se quedaron atrás los vocals de discos de Gospel antiguos, tenemos que aceptar los sintetizadores, las cuerdas, la voz de Inyang Bassey. A mí este cambio me parece perfecto, porque le ha permitido crear canciones completamente increíbles a partir de 18 (no vamos a meter a Hotel Last Night, donde en general experimenta con otros sonidos).

Para la gente que no acepte este cambio y quiera más discos como Play, se van a tener que conformar con ese. Para mí, este innocents tiene un 10 rotundo porque es mi músico favorito, pero si somos más objetivos, le pondría un 8,5 porque hay que admitir que en algunos momentos, innocents parece un Destroyed 2.0

 

Moby estrena vídeo para “The Perfect Life”, con Wayne Coyne

Ayer, 3 de Septiembre, Moby daba una premiére del vídeo de The Perfect Life en la página de Rolling Stone. La canción, de su esperado prómixo álbum innocentsabandona las cuerdas y el tempo lento para dar paso a un sonido más alegre, una guitarra y coros gospel. En resumen, menos Destroyed y más Play.

Moby nos iba dejando piezas del vídeo por su cuenta Twitter e Instagram (@thelittleidiot richardmelvillehall, respectivamente), fotos donde salía con Wayne con el atuendo que usa en el vídeo, escenas… para lanzar finalmente el 29 de Agosto una versión en acústico que fue grabada después del rodaje del vídeo.

Sin más, aquí el enlace para ver el vídeo en la web de Rolling Stone, y, aquí abajo, la versión en acústico de The Perfect Life:

“Innocents”, el nuevo álbum de Moby

Parece que el nuevo trabajo discográfico de Franz Ferdinand del que nos han dado dos canciones del mismo es la única novedad musical que íbamos a tener esta semana. Moby, mi compositor y músico favorito (y supongo que para tantos otros) anunciaba en su cuenta twitter (@thelittleidiot) que llevaba 18 meses trabajando en su nuevo álbum y que ya estaba acabado. Asímismo daba el título del trabajo, innocents, y daba como fecha de venta finales de Septiembre, principios de Octubre. Aquí los twits en los que hace referencia a innocents:

innocents-cover-web“the last 18 months i’ve been working on my next album #innocents. now it’s done and i can write this & tell you all: http://moby.com/innocents 

 “i’ve worked with lots of great collaborators on #innocents including @SkylarGrey @DamienJurado @WayneCoyne @ColdSpecks & @MarkLanegan

moby @thelittleidiot

En su página web da una lista de todo lo relacionado con su nuevo álbum (Traducido):

1-El álbum se llama innocents (…) referido al conjunto, no al adjetivo.

2Mark Spike me ha ayudado a producir el álbum. Ha colaborado con otros artistas como Björk, Muse o Massive Attack.

2a-Han participado varios artistas en el álbum (…)

3-El álbum sale en Octubre (…)

4-El tour consistirá en 3 shows en Los Ángeles (…) interpretaré tanto canciones del nuevo disco como otras antiguas.

5– He tomado todas las fotos para los singles de innocents

6– La primera canción que lancé del álbum (…) The Lonely Night con Mark Lanegan, y ahora, A Case For Shame con Cold Specks.

*enlace a la página con esta información completa, en inglés: http://www.moby.com/innocents#.UdK4SesSh7N

Con los que nos ha comentado Moby, podemos observar que cuenta con antiguos colaboradores (Inyang Bassey que colaboró en Destroyed, Cold Specks, en Wait For Me) y cuenta con un productor de la talla de Mark Spike, por lo que este nuevo álbum promete. Y desde aquí, deseamos que pasen los meses para poder comprar en tiendas este innocents, que se presenta con una edición simple, una edición de doble vinilo, y una edición deluxe que incluye un segundo CD con un EP de 6 canciones:

Tracklist:

CD 1:

1. Everything that rises

2. A case for shame (with cold specks)

3. Almost home (with damien jurado)

4. Going wrong

5. The perfect life (with wayne coyne)

6. The last day (with skylar grey)

7. Don’t love me (with inyang bassey)

8. A long time

9. Saints

10. Tell me (with cold specks)

11. The lonely night (with mark lanegan)

12. The dogs

CD 2:

1. I Tried
2. Illot Motto
3. Miss Lantern
4. Blindness
5. Everyone Is Gone
6. My Machines

Para pasar la espera, os dejo su nueva canción A Case For Shame, y The Lonely Night: