my morning jacket

Crítica “The Waterfall” de My Morning Jacket: Equilibrio en un álbum de pildorazos rock y momentos bluegrass

Cuando conocí My Morning Jacket con su álbum Circuital, me costó en parte conectar con ellos. Venía de la recomendación de mi profesora de francés, que un día me comentó este grupo y álbum y decidí comprármelo. Conocí a unos My Morning Jacket oscuros y progresivos, con melodías que empezaban algo lento para acabar con una grandilocuencia que le daba mucho peso al álbum (y compensaba unos momentos menos convincentes) como Victory Dance Circuital.

Pues bien, estos momentos de lenta progresión se han visto reducidos en este The Waterfall. Vale, encontramos temas tan largos como Spring (Among The Living) Only Memories Remain, con una duración de 6 y 7 minutos respectivamente. Pero, al contrario de lo que pasaba en Circuital, son temas que empiezan con un toque de epicidad para llevar a momentos más relajados que nos llevan al clímax final.

¿Qué encontramos a nivel melódicoContrastes es la palabra que más define este aspecto. Este álbum abre con dos pildorazos muy fuertes. Por un lado, Believe (Nobody Knows) donde hay que destacar los toques de sintetizador y teclado y el estribillo explosivo al grito de “believe, believe, believe, nobody knows”. Y por otro lado, uno de los mejores temas del álbum, y carne de single, Compound Fracture, con un riff de guitarra que hace pensar en melodías power-pop pero que Jim James consigue a la perfección atraer al sonido más indie rock del grupo.

La otra parte que termina de definir este contraste viene protagonizada por temas como Like a River Get The Point, que se presentan en el extremo opuesto de los temas anteriores. Son las canciones más introspectivas del álbum, donde las guitarras acústicas de suaves punteos toman el protagonismo, donde se complementa con falsetes y una vena más alternativa, como es en el primer tema, o una perspectiva más bluegrass, de slide guitars y un medio tiempo muy interesante, como es el ya mencionado Get The Point.

En el medio de este álbum encontramos temas como Tropic (Erase Traces) que es una progresión que mezcla los dos extremos del álbum. Por un lado, el inicio con guitarra acústica y que nos lleva poco a una explosión de batería y guitarra eléctrica que va ganando cuerpo conforme se acerca la recta final. De este grupo de temas más indie-rock el encargado de dar título al álbum, In Its Infancy (The Waterfall), que es un auténtico pildorazo desde el minuto 0, de estribillos marcados que contrastan con los versos más tranquilos, instrumentalmente hablando.

Es un trabajo maduro, donde My Morning Jacket saben jugar con los sonidos. Saben cuando añadir las dosis de energía oportunas y cuando bajar las revoluciones y cuando mantener la intensidad del álbum para llegar a un cierre apoteósico. La edición deluxe del álbum también cierra con Only Memories Remain, pero en este caso se trata de un demo de Jim James, más simple y con menos artificio estético que merece la pena echar un vistazo. En esta edición deluxe también encontramos Hillside Song I Can’t Wait, temas donde My Morning Jacket muestran su vena más naïve con un sonido más acústico que no llega a derivar en el bluegrass mencionado antes. Hillside Song es pura guitarra acústica y la voz de Jim James, y en I Can’t Wait introducen ciertos efectos de sintetizador que hace que el tema, en su globalidad, recuerde a cierta escena musical pop de los años 60, adaptada a la moda actual alternativa. Una mezcla muy interesante desde luego.

En cuanto a nivel lírico, destacar la temática de evolución personal con el marco de la naturaleza de por medio. No se centra demasiado en el amor, sino en un nivel más íntimo e introspectivo, el cuestionamiento del bien y el mal, de la actitud humana en general. Si se echa un vistazo a las letras que compone este álbum, se puede notar cierto minimalismo a nivel lírico en la mayoría de los temas, destacando el peso de la producción e instrumentación por encima de la letra.

Yo creo que, sin más, podemos pasar a la valoración del álbum:

Originalidad

-En el álbum: Si bien, como he venido diciendo a lo largo del álbum, hay momentos de auténtico despunte, a mitad de álbum llega cierto momento que las melodías se difuminan entre ellas, y no se sabe donde empieza un tema y donde acaba otro. Pero en general, de estos 10 temas (14 si tomamos la versión deluxe) se quedan fácilmente la melodía de la mayoría de ellos. 0,8/1

Con respecto al resto: Dentro de la escena indie-rock americana, My Morning Jacket sigue con esa vena artística y melódica que han llevado en su Circuital y que en pocas ocasiones se escuchan en este nivel. 0,75/0,75

Con respecto a lo anterior del artista: La única referencia que tengo de My Morning Jacket es Circuital (además de su colaboración con The Flaming Lips en el Sgt. Pepper). En lo que respecta al álbum anterior, se encuentran ciertas raíces de ese sonido oscuro, pero llevado a una nueva perspectiva la mar de interesante. 0,75/0,75

Impresiones

Primera Impresión: El primer tema en la primera escucha me dejó un poco frío, hasta que terminé de pillar el “believe, belieeeeve”, y luego el conjunto del álbum no encontré temas con tanto gancho como en el anterior, como Outta My System por citar un ejemplo. En cualquier caso, Compound Fracture si que consigue alcanzar a la primera, y consigue quedarse en el recuerdo mientras te planteas si My Morning Jacket lo ha conseguido o no. 1/1,5

Tema a tema en profundidad/Impresión General: Y sí, luego te das cuenta que sí lo han conseguido. Desde luego, The Waterfall es un álbum que crece con las escuchas, y hay que darle varias oportunidades para conseguir captar todos los matices e impresiones que ofrece el álbum. Melodías que crecen con progresiones embaucadoras que llevan a una atmósfera de tranquilidad y después de clímax. Temas que cuentan con una producción en la que My Morning Jacket encuentran un equilibrio en el que se encuentran muy bien y con el que consiguen conectar con el público. Tal vez este no sea un álbum en el que encontremos un single en cada esquina, pero forma un conjunto muy compensado y auténtico. 4/5

Lista de reproducción y compra: No consigo quitarme de mi cabeza, como ya he comentado, Compound Fracture, y no creo que, de momento, tampoco me la quite de mi lista de reproducción. Y me lo compraría sin duda, porque encuentro un sonido muy interesante que habría que preservar. O al menos, formar parte de mi colección musical 1/1

Puntuación total: 8,3/10

The Waterfall (Deluxe Edition)

Crítica de “With A Little Help From My Fwends” de The Flaming Lips: ¿Oda o insulto a los Beatles?

Si eres lector asiduo de este blog, seguidor mío de Twitter o conocido mío, sabrás que soy muy seguidor de la música de The Flaming Lips y de las idas de olla (musicalmente hablando) de Wayne Coyne, que bien te puede hacer un tema medio pop pasteloso como Yoshimi Battles Pink Robots como llevarte a los sonidos más extraños que consiguen que me estremezca, caso de su álbum de 2009 Embryonic.

En cualquier caso, estamos viviendo la etapa experimental de esta gente, que lo hemos podido ver en mayor o menor medida en discos como The Terror, The Flaming Lips and Heady Fwends o la versión que hicieron del álbum The Dark Side Of The Moon. Y es que llega Octubre de 2014 y nos lanzan su propia visión del Sgt. Pepper Lonely Heart’s Club Band de The Beatles. Un álbum de 1967 que puso la cimentación del rock experimental y que han decidido, junto a ayuda de otros músicos como Miley Cyrus, My Morning Jacket Moby, versionarlo tema por tema.

desktop

Si pudiera describir el álbum con una palabra sería sucio. Voy a empezar haciendo esta crítica sin tener en cuenta el álbum original, sino considerando este With A Little Help From My Fwends algo nuevo. Y en este LP nos encontramos con temas sucios, donde la distorsión y los pedales de efectos de las guitarras eléctricas crean melodías que, desde luego, para alguien que no sea aficionado a este género/banda, va a resultar del todo perturbador. Pero si se acostumbra, podrá observar la grandeza de ese Lucy In The Sky With Diamonds, con un estribillo explosivo donde parece ralentizarse el tiempo; o el tema que abre el álbum, Sgt. Pepper Lonely Heart’s Club Band, donde la voz del vocalista de My Morning Jacket se entremezcla con falsetes y vocoders en distintos puntos del tema, creando distintas atmósferas a lo largo de un tema de sólo 2 minutos y 45 segundos.

Otros grandes a destacar son When I’m Sixty-Four A Day In The Life. En el primero se mezcla una melodía alegre con una línea vocal robótica que crea un divertido contraste. El segundo tema se encarga de cerrar el LP con una melodía más limpia, donde se encargan de poner voz Wayne Coyne y Miley Cyrus.

Lo bueno de este tipo de álbumes más experimentales es que hay momentos para todo. Momentos de tranquilidad envuelta en acero inoxidable de carcasa de androide como es la aportación de Electric Würms, el lento Fixing A Hole. En She’s Leaving Home se nota la presencia de Phantogram, que se encargan de añadir una percusión y sintetizadores con una línea de synthpop que consiguen animar la melodía. Si hablamos de percusiones no podemos dejar de mencionar Good Morning Good Morning, con una percusión en los estribillos que parece haber sido sacada de una marcha de desfile donde de nuevo se entremezclan guitarras distorsionadas y capas y capas de sonido.

A grandes rasgos, esto es lo que se aprecia en este álbum: capas y capas de sonidos e instrumentación que confluyen para crear atmósferas que, si bien sorprenden a primera instancia, se hacen irresistibles con las escuchas. Un álbum donde la distorsión está a la orden del día y casi nada se escucha como corresponde, pero esa es la clave de un álbum experimental. The Flaming Lips y compañía juegan con distintos sonidos que, entremezclados, sirven para versiones al álbum de los Beatles.

Y ahora, pongámonos en el punto de vista de los británicos y seguidores de los de Liverpool. Verían un álbum donde las melodías resultan en ocasiones poco reconocibles, donde las capas de distorsión parecen destruir la belleza de la simpleza instrumental de los años 60 (a pesar de que en este álbum se grabó con un sistema que permitía incluir un mayor número de líneas melódicas) pero que no podría hacer frente a la producción de estos temas. 211741-92601En cualquier caso, alguien que aprecie el álbum original y no conozca a The Flaming Lips, probablemente se sentiría ofendido y dejaría de prestar atención a la complejidad que entraña este álbum para aumentar el odio hacia a los de Wayne Coyne, que han cogido un álbum, lo han transformado a su manera, le han añadido su toque personal y todo con a little help from my friends. Pero como digo, el objetivo de reversionar es aportar un nuevo significado a lo existente, de nada serviría respetar al máximo las canciones, porque si no no habría diferencia con un karaoke. Puestos a comparar, aunque las comparaciones son odiosas, tengo que decir que, sin duda, la versión Lips de Sgt. Pepper Lucy In The Sky With Diamonds tienen muchísimo más cuerpo que las originales, y que When I’m Sixty-Four With A Little Help From My Friends tienen un sonido más original y consiguen incluirlas más en el álbum que las originales, que al lado de los temas más novedosos, parecían un paso atrás.

A quien no le guste la música experimental, ni le va a gustar este tributo a los Beatles ni ningún otro álbum de los Flaming Lips. Pero para el que sea un amante de este género musical o para que el que se haya preguntado como sonarían los Beatles en el siglo XXI (y casi en el XXII y adelante) este álbum lo puede considerar una auténtica oda al primer álbum de rock experimental. Una bonita metáfora de la música, un volver a las raíces auténtico, con toda la experiencia que solo el tiempo ha podido dar, pero siempre teniendo la mirada en el futuro.

Lo mejor: Que para los fans de los Flaming Lips, un nevo álbum es una alegría. Oh, y Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.
Lo no tan bueno: Que para los fans de los Beatles, esto no va a gustar. Oh, y Within Or Without You.
Momento WTF: La primera impresión de alguien al ver a Miley Cyrus cantando Lucy In The Sky With Diamonds después de verla cantando Wrecking Ball.