paul mccartney

Hablemos del regreso de Rihanna, de Paul McCartney, de Kanye West y de FourFiveSeconds

No sé por qué he tardado tanto en hablar sobre esta colaboración/esperpento/nueva táctica de llamar la atención. Bueno sí, estaba intentando superarlo. Hagamos memoria, hace un par de semanas, se publicó una colaboración entre RihannaKanye West (el muchacho ese que en todas las fotos sale serio y saltó al escenario cuando le entregaron el premio a mejor álbum a Beck en lugar de Beyoncé), y Paul McCartney, que aún está por ahí dando coletazos.

En cualquier caso, se acabó publicando que, además de tratarse de una de las colaboraciones que llevaban un tiempo preparando Kanye West y Paul McCartney, se trata también del single de regreso de Rihanna. Recordemos que su último trabajo fue su álbum Unapologetic del que se extrajeron singles de la talla de Stay Diamonds (y otros tantos que pasaron sin pena ni gloria en nuestro país). Estos temas, y el álbum en general, bueno, y la mayoría de los anteriores, contaban con un sonido enmarcado en el pop electrónico, en ocasiones más dance, en ocasiones más R&B, pero que siempre eran rompepistas. ¿Qué es lo mejor que puede hacer Rihanna para llamar la atención? Efectivamente, lanzar algo que se aleje completamente de ese sonido y de material para entradas y comentarios relacionados con ello. Y ese gancho se llama FourFiveSeconds. No sé que sonido puede tener ese nuevo álbum de la de Barbados, pero probablemente no tenga nada en absoluto que ver con este single. Voto porque llevará el sonido que ha llevado hasta ahora, con alguna influencia del pop actual (más ligero y menos dubstep), pero FourFiveSeconds resultará algo anecdótico. O no, pero eso es algo que veremos con el tiempo. Aún no hay fecha para lo nuevo de Rihanna, pero ya han pasado tres años desde Unapologetic, y habrá alguien que espere su continuación. Desde luego, desde aquí nos resulta indiferente. Será algún single con gancho que tengamos que escuchar a lo largo del año y poco más. En fin, el tiempo lo dirá.

Kanye West se alía con Paul McCartney en una mezcla ecléctica: “Only One”

Kanye West siempre consigue llamar la atención de la crítica con sus publicaciones musicales. Por lo menos, en lo que respecta a los últimos años desde que lanzara My Beautiful Dark Twisted Fantasy y el más reciente Yeezus, ocupando ambos lugares muy altos en los tops de álbumes en lo que a crítica se refiere (de hecho, el primero fue declarado mejor álbum de la década por Pitchfork, y Yeezus ocupó el séptimo lugar del mismo top).

Sin duda, con su penúltimo LP, el rapero demostraba ser amigo de las colaboraciones, tocando desde canciones con Nicki Minaj (otra amiga de los featuring y de, básicamente, todo lo relacionado con llamar la atención), hasta a otros temas con Justin Vernon, también conocido como Bon Iver, así que ya podemos observar lo ecléctico de su producción.

Pero sin duda, me llamó mucho la atención cuando leí Only One, featuring Paul McCartney. Ya de por sí, dos artistas y géneros en apariencia distintos (por mucho que se intente hacer el moderno, como ha hecho con su último LP New, el Beatle ya cuenta con más de 70 años, de hecho, ya de por sí se me hace raro hablar de alguien que sale nombrado en una novela de Ken Follet y que aún sigue vivo). Paréntesis hecho. Mientras me descargaba el tema perdón por la ilegalidad iba elucubrando acerca de lo que me iba a encontrar. ¿A Kanye West, guitarra en mano con rock vintage y flequillo años 60 a juego; o más bien a Paul McCartney rapeando al más puro estilo west coast?

PMcCartney_KWest_GQ_26Nov12_getty_b_642x390

La participación de McCartney queda reservada a tocar el teclado, mientras que la parte vocal queda reservada enteramente a Kanye West y su auto-tune. Cualquiera que me conozca sabrá que no soy amante del rap, pero tengo que hacer la excepción con este tema. Cabe decir que no tiene nada que ver con la brutalidad y el despliegue de electrónica de Yeezus. Una balada a medio-tiempo con tintes electrónicos, sobretodo en los estribillos, donde se añade algún barrido muy agradable o se incrementa el bajo. Por lo demás, en esencia, es como si a Bon Iver (en su tema más reciente, Heavenly Father), le das un Red Bull y le pones en nonstop las canciones de Lorde en bucle. ¿Más claro ahora?

Sin duda, es un tema muy bello, de temática romántica que conseguirá atraer a los que no sean muy partidarios de este estilo. En lo que a mí respecta, escribo esta entrada escuchando de fondo a su último álbum, y me está sorprendiendo gratamente.

Y en lo que respecta al futuro musical de Kanye, ha declarado que esta es una de muchas colaboraciones con el británico, así que estaremos prestando atención. Si queréis escuchar el tema, en la web del artista se puede oír mientras se leen las letras del tema.