psicodelia

Recomendación de la semana XXI: “Sílice” de Aurora, marcando el paso de la nueva generación indie granadina

Los que vivimos en Granada, estamos por una vez de cierta manera de enhorabuena. Y es que se están dando una serie de conciertos (conocidos como Los Especiales de las 2) en un formato acústico/reducido que reúnen a artistas del panorama musical granadino. De momento he tenido la oportunidad de ir a ver a Vinila Von Bismark, que no la conocía y me sorprendió su estilo en general, y el grupo que me sirve como motivo para esta entrada: Aurora.

Aurora es un grupo indie de Granada que ya publicó su debut Géminis en 2012, pero no fue hasta ayer que los viera en directo que descubriera su música. Fue un mini-concierto en el que interpretaron temas de su recién estrenado Sílice. En el, encontramos un estilo musical que abarca desde pinceladas más orientadas al indie-rock con ciertos toques de psicodelia ligera o electrónica, con un fuerte peso de sintetizadores y guitarras eléctricas con efectos muy interesantes.

Pero de lo que no cabe duda es que en este segundo álbum de unos jóvenes Aurora encontramos un estilo único y bastante original. Si bien en algunas ocasiones encontramos un sonido que podría estar más centrado a una radio-fórmula o al sonido del panorama indie que no llega a ser Vetusta Morla pero que se asimila a unos jóvenes Lori Meyers en versión tranquila. Destacar la labor del vocalista, que hace gala de una voz que juega con tonos medioagudos que le dan cierto toque de intimismo y cercanía al álbum, con unas letras que avanzan lentas y que a la par son muy ingeniosas.

Desde luego, hay que estar pendiente de este grupo, que hace que me pueda enorgullecer de la escena musical de mi provincia aún más. Hemos exportado grandes nombres como los ya mencionados Lori Meyers Los Planetas, así que esta nueva generación tiene que desvincularse de este sonido para marcar el territorio, y esto es algo que Aurora consigue. A la espera de verlos en máxima esplendor en septiembre en el Granada Sound. 

Tame Impala vuelven a ganarme, esta vez con su nuevo single “Cause I’m A Man”

Como ya dije cuando tocó hablar de Let It Happen, no conocía a Tame Impala, y este single de su nuevo álbum, del cual ya sabemos que va a llevar de título Currents, el cual tiene una portada muy en la línea de aquel primer single, y cuyo motivo se sigue repitiendo en este nuevo adelanto: Cause I’m a Man

Este tema rompe totalmente con Let It Happen en lo que a tempo se refiere, ya que se trata de un corte calmado, que si bien lleva la misma estética de fantasía toques siderales psicodélicos de aquel primer adelanto, es una canción tranquila. Una canción con la que dejarse llevar al ritmo de los agudos de Kevin Parker y la línea de bajo tan potente que protagoniza la melodía.

Como me gustan mucho las comparaciones y hace muchas entradas que no hago una, podríamos decir que es el resultado de un baile de instituto americano, de estos en los que las parejas bailan más pegados, si se celebrara en el espacio. O en los 80 con Rick Astlley en versión experimental, coged la comparación que más os guste.

Si me tuviera que quedar con uno de los dos adelantos, mi voto sigue yendo a Let It Happen, porque a pensar de sus 7 minutos de duración, Tame Impala consigue hacérmelos escuchar sin ningún problema. Cause I’m a Man rompe con los esquemas que ya me había figurado con ese primer single, pero habrá que ver el resultado global y el lugar que ocupa este nuevo adelanto. Solo Tame Impala sabe el resultado final.

Crítica de “Panda Bear Meets the Grim Reaper” de Panda Bear: Psicodelia y Shoegaze para empezar el año

¿Conocéis a Panda Bear? Yo hasta que no lo he estado leyendo en Pitchfork y en otras webs musicales tampoco. De este artista sabía que:

1-Que su sonido se define dentro del marco de la música experimental electrónica y la neo-psicodelia.

2-Que acaba de sacar un nuevo disco.

Así que con estos datos me encaramé a escucharme su nuevo LP Panda Bear Meets the Grim Reaper un álbum potente y que da para hablar.

Es un álbum que entra bien. Sequential Circuits comienza con una línea de sintetizador bastante agradable y envolvente y Mr. Noah es un single en potencia que se queda bien fácil. Aunque bien es cierto que tarda en arrancar. Boys Latin tiene su encanto por el carácter juguetón del mismo, con un estribillo que roza lo infantil por la repetición de sonidos con fuerte reverberación. Y sin duda hay que destacar Principe Real como un tema muy potente del álbum, con una línea de percusión muy pegadiza y unos sintetizadores muy Cut Copy.

Aunque bien visto, todo el álbum suena así. Por lo menos la parte vocal. Y la musical es como si se unieran los australianos con los Flaming Lips más pegajosos de la época Yoshimi.

Pero hay que destacar unos momentos un poco, educadamente, de relleno. Si bien todo el artificio que tienen los temas están muy bien, los hace imposibles para escuchas en radio y piden a gritos un pequeño edit. Pero no me quiero centrar en eso, si no en Butcher Baker Candlestick Maker, una canción que debería de haber sido de transición como los son Davy Jones’ Locker o Shadow Of The Colossus, pero que en su lugar dura tres minutos y no aporta nada. Una percusión rollo tribal que me hace sonar a Foster the People en su etapa más experimental y poco más. Y sin duda, Come To Your Senses, del que sobran cuatro minutos lo menos. Un tema muy lineal, tarda en arrancar y en despedirse y en medio sólo piensas en que se acabe de una vez.

Pero luego entre tanto despliegue de sintetizadores encontramos dos momentos más tranquilos y que hay que destacar, claro que sí. Por un lado, Tropic Of Cancer. A pesar de la introducción con instrumentos de viento, da un giro de 180 grados para convertirse en un tema tropical: Sintetizadores suaves que te arrastran por la atmósfera que crean, un arpa sintetizada y la parte vocal de fuerte reverberación y suavidad tal que no me extrañaría que en mitad de un verso dijera: “¿Te traigo un caipirinha?”. Por otro lado, Selfish Gene me parece una canción que necesita una mención. Me gusta mucho la línea de sintetizador que protagoniza la melodía, muy 80’s. Y para acabar, Acid Wash se encarga de aportar el toque más shoegaze, creando auténticas barreras de sonido entremezclando sintetizadores rápidos que dan un toque de psicodelia siendo llevados al ritmo de una percusión que avanza a ritmo de marcha, simple pero directa.

Me reafirmo en pensar que Panda Bear es un Cut Copy de borrachera y posterior resaca que añaden filtros y efectos a los sintetizadores. Pero claro, eso ya es personal.

Sin duda, es un estreno con el que 2015 empieza fuerte. Un álbum de un sonido potente, que si bien tiene momentos agridulces, está muy bien traído y se merece reconocimiento por la comunidad alternativa.

Y ahora, sin más dilación, pasemos a la calificación. Me reservo el 0,75 que conlleva el apartado de comparación con trabajos anteriores a repartirlo en otros aspectos.

Originalidad:

-En el álbum: Son temas que, si bien en estructura no se diferencian demasiado y corresponden a un mismo patrón, cada uno de los temas tienen melodías que se permiten diferenciar perfectamente y que transmiten sensaciones diferentes, y los temas que actúan de transición así como las introducciones y las salidas del resto sirven para diferenciarlos. 0,8/1

-Con respecto al resto: Quiero añadir que, si nos centramos en el género del shoegaze y la neo-psicodelia, no veo una novedad extrema con respecto a grupos como Temples, Toy o los Cut Copy que he estado mencionando. 0,6/1

Impresiones:

-Primera impresión: Es un álbum que, de primeras, me ha dejado con una buena sensación de boca, salvo el momento interminable de Come To Your Senses y el relleno de nombre Butcher Baker Candlestick Maker, pero por lo demás, me ha gustado bastante. 1,6/2

-Tema a tema en profundidad/Impresión General: Aunque hay temas que no me terminen de convencer, no hay que quitarle mérito al resto que intentan levantarlo. Son canciones con melodías más bien lineales que basan la innovación en efectos de sonido que van y vienen. Tiene momentos que levantan el ánimo y otros que invitan a relajarnos con una construcción instrumental muy interesante. Dejémoslo en un 3/5

-Lista de reproducción y compra: Ya llevo toda la entrada diciendo que tiene sus temas radio-friendly y que, si bien habría que hacerles un pequeño edit para que terminasen de encajar en las ondas, eso no impide que no haya añadido un par de temas a mi lista de reproducción. En lo que respecta a la compra, es un álbum con un sonido moderno que está marcando camino a nuevas generaciones que se suben al carro de un género ya iniciado en los 60 y 70 que es la psicodelia, pero añadiendo nuevas tendencias más del shoegaze. 0,8/1

Puntuación total: 7

Layout_11_A_FINAL_Corr

La versión de The Flaming Lips de “Lucy In The Sky With Diamonds” y las posturas enfrentadas

Cada vez que asoma en el panorama musical el nombre de los de Wayne Coyne siempre es para sorprendernos. La última vez, con su “disco de acompañamiento a The Dark Side Of The Moon” o cuando lanzaron para el Récord Store Day de este año una edición limitada de 7Skies H3, su canción de 24 horas, pero eso sí, condensada en 50 minutos en vinilo.

En cualquier caso, el nombre de The Flaming Lips ha estado reluciendo últimamente por la colaboración que se traían entre manos con Miley Cyrus y Moby para versionar el celebérrimo Lucy In The Sky With Diamonds. Esta canción formará parte de un álbum de colaboraciones de TFL donde se versiona al completo el álbum de The Beatles de 1967 Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band; en este caso, rebautizado por los de Coyne como With A Little Help From My Fwends.

20140523-223949-81589466.jpg

La pregunta: ¿qué nos encontramos en este primer adelanto de un álbum que versión a un álbum entero que reúne a artistas tan contrarios como Moby y Miley Cyrus? Pues para mi sorpresa, una pieza increíble. Buenos crescendos y estribillos donde la melodía alcanza su punto álgido entre golpes de batería distorsionada, las célebres guitarras de los de Coyne y el sintetizador que lleva la melodía famosa del tema de The Beatles que se abre paso después de los estribillos para instaurar algo de orden en la melodía.

La versión en directo que interpretaron en la gala de los premios Billboard hace menos de una semana omite la parte de fuerte distorsión, pero gana en puesta en escena:

Mientras gente como yo encuentra una obra y colaboración fantástica con un sonido psicodélico muy The Flaming Lips que hace que lo quieras escuchar (o al menos es mi caso), mucha otra gente se planteará el por qué de esta revisión del famoso álbum de los británicos, por qué sacarlo de nuevo. Yo les pregunto: ¿por qué no? Puede que la gente no encuentre agradable el sonido que adquiere esta nueva versión de Lucy, puede que yo mismo no encuentre agradable si no odioso/horrible/horripilante el sonido del disco en sí, pero eso sí, hay que darle una oportunidad. La primera vez que escuché el tema pensé: ¿Por qué me someto a esto? Pero ahora no me puedo quitar la melodía y la voz de Miley de la cabeza.

Y si no lo hacéis por la música, siempre lo podéis hacer por amor a los animales, pues los beneficios obtenidos del álbum se destinarán a refugios de animales. Así que ya sabéis lo que pasa al comprar (cuando salga al mercado, allá por el 28 de Octubre de este año) el álbum: Desempolvamos y recuperamos un álbum que marcó un hito en la historia, vemos una nueva faceta de Miley Cyrus(que al menos demuestra que es más que twerking) y además donamos dinero a animales. Si es que, ¿qué más le podemos pedir a Wayne Coyne y a The Flaming Lips?