rap

Macklemore vuelve con “Downtown”, o el perfecto mash-up de 2015

No seré muy fan de Macklemore ni del rap, pero hay que admitir que la continuación de aquel revolucionario The Heist, el cual nos dio tan buenos momentos como son las archiconocidas Thrift Shop Can’t Hold Us, es algo que se espera con insistencia.

Y es que ya han pasado tres años desde que se lanzara aquel álbum debut del rapero de Seattle que le valiera la fama internacional y un par de premios Grammy. A principios de este mes de agosto, ponían fin a este periodo de “sequía musical” publicando un tema gratuito, Growing Up (Sloane’s Song), junto a Ed Sheeran, un medio tiempo dedicado a la hija del rapero… que se quedaba en un tema para los seguidores, ya que no ha tenido mayor repercusión mediática. Ahora, con Downtown las expectativas aumentan, así como la intención de gustar al mayor público posible.

Porque sí, Macklemore ha caído en el “qué hacer para contentar a los seguidores y ganar algunos más por el camino”. ¿Cómo? Haciéndose un auto-homenaje con una parte vocal, tanto melódica como lírica, muy parecida a Thrift Shop, y una melodía de corte funk que parece obra del mismísimo Mark Ronson.

A esto hay que sumarle que tarda en arrancar, o al menos, en gustar. No tenemos un inicio rompedor con el que nos conquista al instante, como con Same Love o la ya mencionada Can’t Hold UsHabrá que esperar al estribillo (pasados los dos minutos de corte) para llegar a una parte animada de carácter motivador y que, en parte, termina de remontar este tema.

Las influencias no acaban aquí, y es que en los momentos en los que no se homenajea a sí mismo, encontramos momentos con reminiscencia en el R&B de los 90o al hip-hop más tranquilo de principios de década. En cualquier caso, en este Downtown no veo ese toque de distinción con el que sorprendiera al mundo con su álbum debut. Veo a este nuevo single como un mash-up de lo que ha funcionado a lo largo de este 2015. Tal vez pueda gustar a los fans más acérrimos, pero no le veo demasiado futuro. Tal vez influya el hecho de que el listón está muy alto y el hype que tenemos con Macklemore, también.

Analizando el hit: “See You Again” de Wiz Khalifa, la elegía que todos quisiéramos que nos dedicaran

Siempre se habla de Miguel Hernández como el escritor que hizo “la elegía que a todos nos gustaría que alguien nos dedicara al morir”, por aquella obra suya Elegía a Ramón Sijé. Pero, casi un siglo después, podemos marcar un nuevo hito en la historia de este subgénero de la lírica: el See You Again, de Wiz Khalifa con Charlie Puth.

Como estrenamos nueva sección (la cual tenía muchas ganas de hacer, por cierto) vamos por orden. Primero toca hablar del aspecto más melódico del tema. Tan solo en este aspecto ya invita a la recepción del oyente y al éxito. Es un tema de contrastes. Por un lado, la parte donde el piano y el falsete delicado de Charlie Puth se adueñan del tema, cantando una línea que en seguida se queda; y por otro lado, la colaboración en el tema del rapero Wiz Khalifa, que si bien no es santo de mi devoción, me tengo que quitar el sombrero. Su parte, caracterizada por un rap tranquilo nada agresivo y una línea melódica más animada pero que no desentona con esa primera parte más delicada. Más bien al contrario, cada parte consigue potenciar y complementar a la otra.

Y ahora, toca analizar el aspecto lírico. Os pongo en situación. Este tema pertenece a la banda sonora de Fast and Furious 7, y, si no me equivoco (es una película que tengo pendiente de ver que, aunque no me interese este género, las recomendaciones han sido numerosas) se encarga de cerrar el filme. Bien, todos recordaremos a Paul Walker, el actor que aparece en la saga y que, trágicamente, falleció en un accidente de tráfico.

See You Again es el homenaje que le hace todo el equipo de la película, así como amistades y demás gente con la que tuviera relación, al actor. Ya desde el primer verso, se nos informa de este hecho:

It’s been a long day without you, my friend

And I’ll tell you all about it when I see you again

Recordemos que Paul Walker moría a mitad del rodaje de esta película, siendo el resto de película donde debía aparecer creada a partir de efectos de ordenador (los cuales, según me han informado, quedan estupendos). Ese primer verso hace referencia al equipo que forma Fast and Furious, que echan de menos al actor, y siguen trabajando pero reconocen la dificultad de ello. Asimismo, dejan un atisbo de esperanza, una puerta abierta, a volver a reunirse con Paul Walker, en una vida futura e inteligible.

We’ve come a long way from where we began

Son 7 películas ni más ni menos las que conforman esta saga, y ya está confirmada una nueva entrega prevista para el año que viene. 7 películas que han conformado un camino nuevo de relaciones y vínculos, una evolución a nivel personal y sentimental que el equipo palpaba.

Y es que, este concepto de amistad es el tema predominante de estos versos. Pero ojo, que hay momentos en los que parece contradecirse, porque mientras al principio, bajo una perspectiva más personal que bien podría suponerse de Paul Walker o de Vin Diesel, se habla en unos momentos en los que se reconoce que esto no va a durar, mientras que en la segunda mitad del álbum considera eternos los lazos entre ellos. Tal vez, si no una contradicción, una referencia a niveles distintos. Un nivel material, por decirlo de algún modo, haciendo referencia a la limitación de la vida y de su duración, y un nivel espiritual, que conecta de nuevo con los versos iniciales.

I know we loved to hit the road and laugh

But something told me that it wouldn’t last

——

A friendship turned to a bond

And that bond will never be broken

The love will never get lost

Y ya toca hablar del cierre del tema, de los últimos versos que preceden al último coro, ambos cantados por Charlie Puth. Unos versos que cantan ese momento de luz al final del túnel, de ese adiós final de la persona, siempre con referencias a la carretera y a casa, conceptos a los que está ligada la figura de Paul Walker y Fast and Furious.

So let the light guide your way, yeah

Hold every memory as you go

And every road you take

Will always lead you home, home

Si te consideras seguidor de este blog (¿distintiber?), habrás podido inferir de mis entradas que no soy muy partidario de los hits que conforman el top charts. En este caso, See You Again es un tema que, de meterlo en mi biblioteca musical, mucho no duraría porque no soy demasiado seguidor de este estilo. Sin embargo, es un éxito justificable y muy bien merecido. Ya no como broche final de despedida de Paul Walker, sino que tanto a nivel melódico como a nivel lírico ofrece cierto aspecto novedoso, o al menos refrescante, ya que temas como este hacía bastante que no veíamos copando las cotas altas del Billboard.

Porque sí, esta nueva sección se va a basar en la verdadera lista de éxitos que es el Billboard, y no en esa parafernalia de lista que es la de Los 40 Principales o la lista de ventas española, donde siempre vamos con retraso.

Análisis del vídeo de “Tear In My Heart” de Twenty One Pilots: Peleas en restaurantes asiáticos y miradas reinterpretadas

Captura de pantalla 2015-04-09 a las 16.53.51

“You know what I’m saying?”, después se fue chasqueando los dedos y con un movimiento de cadera

Hablemos de Twenty One Pilots. No sé si, alguna vez a lo largo de la historia de este blog, he hablado de este dúo conformado por Tyler Joseph y Josh Dun, cuyo estilo fluctúa entre el pop de bases electrónicas y el rap, con momentos de mucho sintetizador, mucho piano o mucha batería. En resumen, un importante y buen eclecticismo en sus temas.

Captura de pantalla 2015-04-09 a las 16.53.23

Cuando un hipster intenta reconvertirte a base de miradas indies y barbas pobladas

El caso es que este dúo salió a escena con un interesante álbum debut, Vessel, al cual le van a dar sucesor en unos meses: Blurryface. De este álbum ya conocimos un primer adelanto, Fairly Localpero hoy toca hablar del segundo tema presentado, este Tear In My Heart, que suena mucho más animado y ligero que su predecesor. En lo que respecta al tema, encontramos un fuerte peso de la fórmula que nos dieron en su álbum anterior, pero añadiéndole cierto toque de energía, vitalidad y madurez que no habíamos visto antes.

Captura de pantalla 2015-04-09 a las 16.52.54

Cuando tu cara admite muchos captions de distintas emociones

Centrándonos en el vídeo, encontramos a los integrantes del dúo en medio de un escenario asiático interpretando el tema, con un Tyler que se mueve nervioso entre el piano, el micrófono y, finalmente, en una pelea en un restaurante chino con la que parece ser su amante/amor/amiga. Suena mucho a Jackie Chan, pero el resultado no es tan espectacular como una de las escenas del actor.

Captura de pantalla 2015-04-09 a las 16.55.44

Cuando te hacen la técnica definitiva de Kill Bill y caes muerto a los 3 pasos

Como siempre digo, vídeo entretenido, que no ofrece ningún dilema a descifrar y que para pasar el rato está muy bien. Cuenta con una buena producción e interpretación del vocalista del grupo, que tiene que soportar esa prolongación del cuello de la camisa que le hacen pintándosela con pintura negra, que tal vez tenga significado para él, pero a mí me desconcierta.

Pablo Iglesias se echa al rap, ¿Esperanza Aguirre vendrá a hacerle los coros?

Una noticia que mezcla dos de las cosas que más me gustan, política y música. Y es que desde, que sé yo, ¿Carla Bruni? no ha habido otra mezcla de estos dos mundos hasta ahora, cuando una persona con bastante tiempo libre ha hecho este montaje que pone base de hip hop al último discurso de Pablo Iglesias

Pongámonos en situación. El 31 de enero hubo una manifestación convocada por Podemos en Puerta del Sol, en Madrid. Pero quitándonos de todo apartado político, centrémonos en esto.

Mucha gente seguro que se plantea al escuchar un discurso de este, o cualquier otro líder político, pensar: “Madre mía, esto con ritmo estaría genial”. ¿Nadie? Bueno, yo alguna vez.

¿Habéis visto alguno de esos montajes de Barack Obama donde cogen trozos de discursos suyos para conformar canciones como Call Me Maybe? Esto vendría ser un poco a la inversa, crear una canción a partir de los discursos, y no al revés.

¿Veremos algún montaje respuesta con Esperanza Aguirre cantando alguno de los poemas de su tío (Gil de Biedma)? ¿Tal vez a Rajoy con María Dolores de Cospedal en el próximo vídeo de propaganda del PP en plena pelea de gallos? Ya hemos visto aquella aplicación de Castawars, también protagonizado por Iglesias con la aparición de Eduardo Inda y Paco Marhuenda, ¿cabe esperar sorpresas después de todo esto?

Kanye West se alía con Paul McCartney en una mezcla ecléctica: “Only One”

Kanye West siempre consigue llamar la atención de la crítica con sus publicaciones musicales. Por lo menos, en lo que respecta a los últimos años desde que lanzara My Beautiful Dark Twisted Fantasy y el más reciente Yeezus, ocupando ambos lugares muy altos en los tops de álbumes en lo que a crítica se refiere (de hecho, el primero fue declarado mejor álbum de la década por Pitchfork, y Yeezus ocupó el séptimo lugar del mismo top).

Sin duda, con su penúltimo LP, el rapero demostraba ser amigo de las colaboraciones, tocando desde canciones con Nicki Minaj (otra amiga de los featuring y de, básicamente, todo lo relacionado con llamar la atención), hasta a otros temas con Justin Vernon, también conocido como Bon Iver, así que ya podemos observar lo ecléctico de su producción.

Pero sin duda, me llamó mucho la atención cuando leí Only One, featuring Paul McCartney. Ya de por sí, dos artistas y géneros en apariencia distintos (por mucho que se intente hacer el moderno, como ha hecho con su último LP New, el Beatle ya cuenta con más de 70 años, de hecho, ya de por sí se me hace raro hablar de alguien que sale nombrado en una novela de Ken Follet y que aún sigue vivo). Paréntesis hecho. Mientras me descargaba el tema perdón por la ilegalidad iba elucubrando acerca de lo que me iba a encontrar. ¿A Kanye West, guitarra en mano con rock vintage y flequillo años 60 a juego; o más bien a Paul McCartney rapeando al más puro estilo west coast?

PMcCartney_KWest_GQ_26Nov12_getty_b_642x390

La participación de McCartney queda reservada a tocar el teclado, mientras que la parte vocal queda reservada enteramente a Kanye West y su auto-tune. Cualquiera que me conozca sabrá que no soy amante del rap, pero tengo que hacer la excepción con este tema. Cabe decir que no tiene nada que ver con la brutalidad y el despliegue de electrónica de Yeezus. Una balada a medio-tiempo con tintes electrónicos, sobretodo en los estribillos, donde se añade algún barrido muy agradable o se incrementa el bajo. Por lo demás, en esencia, es como si a Bon Iver (en su tema más reciente, Heavenly Father), le das un Red Bull y le pones en nonstop las canciones de Lorde en bucle. ¿Más claro ahora?

Sin duda, es un tema muy bello, de temática romántica que conseguirá atraer a los que no sean muy partidarios de este estilo. En lo que a mí respecta, escribo esta entrada escuchando de fondo a su último álbum, y me está sorprendiendo gratamente.

Y en lo que respecta al futuro musical de Kanye, ha declarado que esta es una de muchas colaboraciones con el británico, así que estaremos prestando atención. Si queréis escuchar el tema, en la web del artista se puede oír mientras se leen las letras del tema.