sia

Crítica de “BADLANDS” de Halsey: Bienvenidos a nuestro mundo, será Halsey quien nos guíe y entretenga

Oh, el hypeEsa necesidad que nos hace querer que algo llegue, aún sin saber muy bien lo que nos vamos a encontrar y si eso nos va a gustar. En algunos casos, traicionero (¿verdad CHVRCHES?) y en un porcentaje mínimo, el producto se nos presenta como algo nuevo y no una fórmula mejorada de lo existente, así que eres capaz de pagar por él y disfrutarlo, poco a poco, hasta digerirlo al completo.

No presto particular atención a la música de los grandes medios, pero después de llevar todo el verano viendo cómo deambula por las redes la portada de una tal Halsey que presenta un debut que lleva el título BADLANDS, mereció la pena que lo apuntara en mi lista de “estrenos musicales” de este año. Al final, en agosto, acabé sucumbiendo al hype colectivo. Llegó el día de estreno y a la menor oportunidad me encaramé a este álbum de Ashley Nicolette Frangipane, o Halsey para los amigos.

Halsey se presenta como la voz de una nueva generación. Una generación que cada vez deja más de lado el sonido pop más básico para explorar nuevas tendencias. “We are the new americana (…) Raised on Biggie and Nirvana” canta en New Americana, realizando una apología a la diversidad de las últimas generaciones, llamémosles milleanialsgeneración Y o como guste uno. “They wanna make me their queen” canta en Castle. Sabe la influencia que va a suponer entre sus oyentes y posteriores seguidores.

Aunque a lo largo del álbum nos encontremos una descripción tras otra de romances de la más diversa índole, Halsey juega con la lírica para darle ciertos matices a sus temas para no quedar en el mero swifterismo, es decir, en el amor en su más mera banalidad. Habla de discreción y la presión mediática por conocer los detalles de una relación en Strange Love, de la preocupación por el otro de la pareja ante su inestable situación por el uso de drogas en Colours, o de la resignación de no poder olvidar a tu pareja que te dejó y desear que vuelva en Haunting.

En resumidas cuentas, una lírica que resulta fácilmente identificable con el público. Encontramos las reflexiones justas para no caer en la predicación a las grandes masas y asimismo tener un álbum que a nivel lírico no cae en la superficialidad de las nuevas princesas del pop. Un factor a tener en cuenta para explicar la buena aceptación que está teniendo el álbum se debe a que no es más de lo mismo. Tiene una serie de melodías de un estilo que fluctúan entre el art-pop y el PBR&B para ofrecer unos temas en el que encontramos reminiscencias a la Sia más actual o a Lorde. Estas influencias y ese momento en el que el oyente tiene la sensación de escuchar algo conocido y que le ha gustado, le motiva a continuar a escuchar el álbum, sólo para adentrarse más y más en estas badlands.

Porque a nivel melódico merece la pena destacar cierto contraste entre una parte con unas bases de carácter más intenso o de una electrónica más oscura (el estribillo de Castle, la intensidad de Hold Me Down o la ligera distorsión de Gasoline), y una parte más ligera, que si bien mantiene ese halo de misterio del que te percatas a lo largo del LP, resulta muy apetecible de escuchar en momentos de calma (Drive, el medio tiempo Colours o la lo-fi Coming Down).

Por destacar algún momento más incongruente: Roman Holiday. Tiene un estilo “demasiado” claro para este álbum, y ciertos tintes de descarte de Carly Rae Jepsen en su nuevo álbum. Es de lo más radio-fwendly/popero de este trabajo, donde Halsey se permite durante 3 minutos observar sus badlands desde otro ángulo, pero no dentro de él, y ese es el defecto.

Y qué decir de la propia voz de Halsey. Moviéndose en tonos medios-altos, hace gala de un interesante vibrato en algunos estribillos como en New Americana donde la sensación de que su voz se quiebra, pero no es más que una calculada maniobra para dar muestra de esta técnica vocal de la artista. Entendedme, no tenemos a una nueva Mariah Carey con unas habilidades vocales asombrosas, pero en su terreno y en directo se desenvuelve muy bien.

Así que, sin nada más que añadir, pasemos a la valoración del álbum.

Originalidad

-En el álbum: Hay momentos en los que el álbum parece que se ahoga en su propio sonido, el de Castle New Americana pero luego se rescata a sí mismo con la inclusión de cortes más intimistas como Drive, Colours Gasoline. Está bien equilibrado en cuanto a sonido para no agotar en demasía al oyente, se le puede poner un 0,75/1

Con respecto al resto: Ya decía que bebe ligeramente de sonidos conocidos como los de Sia Lorde, pero la forma en la que Halsey juega con sus melodías para acabar desembocando en el PBR&B marca de la casa hace que se aleje de esta fuente original de inspiración y llegar a un estilo que no tiene demasiada similitud a lo ya presente. 1/1

Impresiones

Primera impresión: Es un álbum que tras la primera escucha deja muy buen sabor de boca. Tiene ciertos momentos de pinchazo (Roman Holiday), pero en seguida se ven compensados por dos temas bastante mejores. Hay que destacar que uno tiene a mezclarse en las badlands de las que habla Halsey, y no me pude quitar la sensación de pensar: “¿He pasado ya por aquí?” 1,25/2

Tema a tema en profundidad/Impresión general: En cuanto a producción, Halsey se ha rodeado de un buen equipo que consigue entenderla, dándole cuerpo a lo que tenía en mente, creando melodías que se acomodan a la perfección al apartado lírico. Me encanta el toque del sintetizador de fondo, encargado de dar cuerpo, en la gran mayoría de los temas, lo veo un detalle muy interesante. El sonido no suena en absoluto plano, y es que encontramos temas en los que se producen cambios de intensidad, sintetizadores que van y vienen… Detalles que nos indican una producción exhaustiva del álbum. En definitiva, un álbum que me ha dejado un buen sabor de boca, con ciertos detalles que me han causado confusión (el orden de temas de la edición deluxe hace que en ocasiones resulte pesado el álbum) y otros que me han ganado en seguida (el sample que hace a Son Lux en Hold Me Down); que, en conjunto, me hacen ponerle un 3,75/5

-Lista de reproducción y compra: Para un álbum que ofrece una nueva visión del prisma del pop, creo que merece la pena su compra. Y, sin duda, más de un tema forma parte de mi lista de reproducción. 1/1

Puntuación total: 7,75/10

7be09b51039f552def338897157e3266.500x500x1

Giorgio Moroder adelanta nuevo tema con Sia de su nuevo álbum…que nos deja tibios

Me estoy empezando a preocupar con Giorgio Moroder. Descubrí, cuando salió su single Right Here Right Now con Kylie Minogue que él fue el artífice de What a Feeling. A pesar de todos los años que habían pasado desde aquel tema, el italiano pionero del italodisco mantenía un estilo muy similar en aquel primer adelanto del que sería su primer álbum en 30 años.

En cualquier caso, aquel primer adelanto dejó algo tibio a la crítica en general. Costaba pillarlo a la primera pero acabó enganchándome, al menos en parte. Pero no creo que esto ocurra con Déjà Vu.

https://vid.me/e/o518

La colaboración con Sia suena entretenida, perfecta para un remix. Un estilo disco muy de los años 70 de Donna Summer pero con la voz de la australiana. Y es que, el tema se queda en una excusa de ver en un nuevo registro a Sia. 

Porque suena soso, a relleno del disco. Si esto ha sido single, no quiero pensar en el resto de temas que conformen este LP de vuelta. El 12 de junio tendremos este nuevo álbum, que cuenta con nombres tan sonados como Matthew Koma, Britney Spears Charli XCX. 

Pero vaya, si nos encontramos con lo que llevamos viendo hasta ahora, se podrían haber quedado en casa. O que hubiesen lanzado la colaboración como remix, que creo que será la única manera en la que resulte más entretenido y fácil de escuchar estos temas.

Ya tenemos a los ganadores de los Grammy de 2015, comparemos resultados

Hace casi dos meses publicaba mi apuesta personal por los Grammy de 2015 (aquí), y mientras leía la lista de ganadores de este año, tengo que decir que estaba completamente equivocado.

O por lo menos en gran parte. No daba un duro por Beck y, junto a Sam Smith, son los que más galardones recibieron anoche (o casi que podríamos decir hace un rato). Por otro lado, gente en la que había depositado mi confianza, se ha ido a casa sin nada, como es el caso de Sia o Taylor Swift. 

Pero en fin, centrémonos en comparar resultados y opiniones; cuando vea la gala entera podré hacer comentarios al respecto, pero mientras tanto vamos a amenizar el resto de entrada con la colaboración de Beck y Chris Martin cantando Heart Is A Drum en la gala de ayer:

https://tengustosdistintos.wordpress.com/2014/12/14/mi-apuesta-para-los-grammy-de-2015-en-11-categorias-distintas/?preview=true&preview_id=1332&preview_nonce=c8cff88f97

Record of the year: Apostaba por Chandelier y ni mencionaba a Sam Smith y su Stay With Me, quien acababa llevándose el galardón. De nuevo una muestra de que no siempre lo comercial es lo que acaba triunfando.

Album of the year: Acierto a medias. Consideré que se lo llevaría Beyoncé y comentaba que me gustaría que se lo llevara Sam Smith, quien se lo acabó llevando con su In the Lonely Hour. 

Best New Artist: Acierto de pleno (minipunto para mí), Sam Smith se lleva este tercer Grammy a mejor artista novel, que si bien se enfrentaba a Bastille como contrincante muy pesado, se acabó llevando la estatuilla el cantante de Soul.

Best Pop Solo: Fíjate, aquí sí me da pena que no se lo hubiese llevado Taylor Swift y que en su lugar se lo haya llevado Pharrell Williams con Happy. No vamos a poder evitar seguir escuchando el tema, que aún coleará por las radios. Su año fue 2014, no 2015.

Best Pop Duo/Band Performance: Que desilusión que no se lo haya llevado Coldplay. Pero en fin, espero que la victoria de la colaboración entre a A Great Big World Christina Aguilera con Say Something sirva para animar a ésta y recordarle a la gente que siga viva, y por otro lado, grabar el título de One Hit Wonder a los primeros.

Best Pop Vocal Album: 4º premio que se lleva Sam Smith, el cual le atribuí a Ed Sheeran por x, pero en fin, se queda en buenas manos, todo sea porque no se lo hubiese llevado Miley Cyrus.

Best Rock Performance: Otro acierto, y es que se lo llevó Jack White con Lazaretto, un tema que en vivo desprende una energía increíble, con los cambios de ritmo que lo hacen tan interesante.

Best Rock Song: Recuerdo que cuando Lorde se lo llevó por Royals hubo mucha polémica, pues ídem con Paramore, que se llevan el premio a esta categoría con Ain’t It Fun. Que sí, que es un tema divertido y con un estribillo pegadizo, pero sigo manteniendo mi postura de que está fuera de lugar.

Best Rock Album: A mí también me gustó Morning Phase de Beck, pero no creía que fuese capaz de llevarse el galardón. Que vale que se enfrentara a U2 y su no tan bien recibido Songs Of Innocence, que vale que Turn Blue despertó críticas diversas, pero no lo concebía. Aún así, enhorabuena a Beck, que no se le puede quitar haber firmado uno de los mejores discos de 2014.

Best Alternative Album: En esta categoría tenía mis dudas y me incliné por Arcade Fire, pero yo mismo veía que iba a ser complicado que ganaran con Reflektor. En cambio, se lo ha acabado llevando St Vincent por su álbum homónimo, que le tendré que dar una segunda oportunidad a ver si ahora lo veo con otros ojos.

Best Music Video: Desde luego, aquí tenía claro que se lo iba a llevar Happy. Tanto por el concepto por la repercusión que ha tenido a lo largo del 2014. Más merecido que el otro galardón que se ha llevado desde luego.

Mi apuesta para los Grammy de 2015 en 11 categorías distintas

¿Y por qué en once categorías y no en más o en menos? Por un lado, hacer una porra con las 83 categorías en las que se opta a los Grammy es muy difícil, y por otro lado porque directamente en otras categorías no conozco a los artistas o los álbumes (caso de la categoría dance/electrónica).

En cualquier caso, allá voy con mi apuesta en estas 11 categorías más importantes:

Record Of The Year: Mis apuestas van a por Chandelier de Sia, aunque se enfrente a la fiereza de Taylor Swift y su Shake It Off y a Meghan Trainor y su One hit wonder All About That Bass, que debería quedarse en eso.

Album Of The Year: No son todos, pero este es uno de los casos en el que tengo más o menos claro el destinatario de este premio: Beyoncé. Ésta atacó con un álbum que ha dado mucho de que hablar a lo largo de este año y que ha generado una buena crítica en general. Por lo que a mí respecta, enviaría el premio a Sam Smith por In The Lonely Hour, que me parece un álbum rompedor para ser un debut que, entre melodías R&B suaves, vemos la personalidad del británico.

Best New Artist: Si de todos los que hay tuviera que decir quien lo va a ganar, diría que Sam Smith. Es un artista que ha tenido un crecimiento exponencial en el mundo de la música, desde sus inicios hace un par de años colaborando con Disclosure pasando por su participación en el Band Aid.

Best Pop Solo Performance: Me voy a mojar con Shake It Off por el espectáculo que da, aunque en perfección vocal competiría fuertemente con Sam Smith y John Legend. Sia encuentra difícil defender Chandelier por la tonalidad de los estribillos de los mismos, y Happy, en las actuaciones que he visto, es puro postureo.

Best Pop Duo/Band Performance: Si se trata de encontrar el equilibrio entre espectáculo y calidad vocal, mi voto es para Coldplay y su A Sky Full Of Stars, pura energía y positividad en el escenario, con un tema que hace bailar y se queda grabado a fuego.

Best Pop Vocal Album: Me tengo que inclinar hacia Ed Sheeran y x. Por mucho que me guste Coldplay, esa esencia tan tranquila de Ghost Stories no puede competir con él. Ídem para Sam Smith. Katy Perry y su evolución llamada Prism podría suponer una dura adversaria para el pelirrojo, pero de momento me quedo así. Y Miley Cyrus solo ha buscado llamar la atención con un álbum que espero no se lleve el galardón.

Best Rock Performance: Lazaretto, sin duda. La energía que transmite el tema de por sí y la añadida por Jack White en los directos hace que este sea un tema imprescindible de este año.

Best Rock Song: Lo malo de este último álbum de Beck es, que a pesar de la buena calidad que derrochan cada uno de los temas, está en el limbo entre el rock y el country y no llega a ser ninguno. Mi apuesta va otra vez por Lazaretto, aunque como digo, Blue Moon es de mis temas favoritos de este año. Si hubiese una categoría indie, Ain’t It Fun de Paramore se llevaría el premio, pero en esta categoría lo veo un poco fuera de lugar.

Best Rock Album: Aquí no podría decir con seguridad quien se lo va a llevar, pero me gustaría mucho que se lo llevaran The Black Keys por un álbum tan completo como Turn Blue, donde hay momentos de rock, de experimentación, y música progresiva.

Best Alternative Album: Arcade Fire volvió a las andadas con Reflektor y tienen mi voto para el galardón. Escribo esta entrada con St. Vincent de fondo y no le veo muchas posibilidades frente a la grandilocuencia que despierta el trabajo de los canadienses. También es verdad que, aunque con el telón rockero de fondo, cada uno predica un estilo (Arcade Fire más oscuro y St. Vincent más synthpop).

Best Music Video: Mi voto va 100% a Happy, porque a pesar que la canción ya esté muy vista, tanto el video como el propio tema ha marcado todo este año 2014. Aunque, si de mi dependiera, me gusta mucho más el video de Chandelier.

En fin, esta es mi apuesta a día de hoy sobre los Grammys de 2015, a entregar en febrero de 2015. Habrá que ver los aciertos que he tenido por entonces.