st vincent

Crítica “St. Vincent” de St. Vincent: A golpe de guitarrazo y sintetizador

Yo antes de empezar esta crítica, quería pedir disculpas a St. Vincent. Por un lado, por no haber dado un duro por ella y que luego se llevara el Grammy a Mejor Álbum Alternativo por este álbum a criticar ahora, St. Vincent, y por otro por no darle lugar en la lista de lo mejor del año. Perdona Annie Clark por no haberte sabido apreciar.

Pero es que la historia con St. Vincent es esa. Es un álbum complicado. Quiero decir, me encantan esos ritmos urbanos de sintetizadores algo retro, como en el caso del tema que abre el álbum, Rattlesnakey luego como esos ritmos se entremezclan con guitarrazos en ocasiones demoledores pero que encandilan, como es el caso de Bad Believer. Y si luego a este panorama añadimos temas más introspectivos, con menos agresividad, donde encontramos sintetizadores que nos envuelven con una ligera percusión que se encargan de marcar el tempo, como es el caso de Prefer You Love.

Álbumes como éste hay pocos, y gracias a la re-edición que se ha lanzado este pasado febrero, tenemos más St. Vincent para rato. Y es que son cuatro temas, más un remix muy interesante de Digital Witnessque se encargan de terminar de cerrar los 11 temas que conformaban la edición original de St. Vincent. Y son unas perlas muy buenas. Me encanta ese lado de desmelene que desprende en el tema Bad Believer, un estribillo que se queda a la primera, guitarras eléctricas que van y vienen y que tienen el protagonismo absoluto del tema, y una percusión simple pero resultona, con momentos de clímax antes de los estribillos. El toque tribal de Pieta y los coros angelicales le dan un toque de originalidad con respecto al resto de temas y la temática que abordan, con respecto a melodías. Si bien es el que menos tiene que ver con el glam rock (por denominarlo de alguna manera) que predica en el resto de temas, no parece estar encajado a presión. Sparrow y sus sintetizadores lentos que me recuerdan a cierto toque dubstep y que en general, no se le puede sacar nada malo, pero tampoco nada sorprendente. En cambio, Del Río sería como la versión más animada de Sparrow; con un estribillo simple (Del! Del! Del Río!) consigue pegarse muy fácilmente.

Por lo demás, ¿qué encontramos en St. Vincent? Por comparar, podríamos decir que este álbum es lo que saldría de mezclar a David Bowie en su etapa más glam con los Flaming Lips, estos en cualquiera de sus etapas, en lo que a guitarras se refiere. Se nota que Annie Clark toca la guitarra, y predica la buena calidad con la que lo hace. Con esta primera descripción en lo que a estilo se refiere, luego podemos encontrar dos vertientes.

Por un lado, la vertiente más animada, la que nos hace imposible estarnos pegados en la silla. Son temas con percusiones rápidas, guitarras eléctricas con fuerte distorsión y toques de sintetizador. Son los ya mencionados Rattlesnake, Birth In Reverse, la asombrosa, con toques de viento metal y un estribillo que, al menos a mí, me recuerda a BlondeDigital Witness.

Con Regret me reafirmo en lo de los Flaming Lips, ya que parece auténticamente sacada de su Yoshimi (parece que no hay critica que no acabe sacando esta comparación), Bring Me Your Loves es de lo mejor de este álbum, con una introducción algo tecno, un estribillo con una parte vocal algo simple y que queda casi como un mantra. Psycopath suena más inocente, más pop descafeinado, tal vez culpa de eso tenga la ausencia de guitarra eléctrica en la mayor parte del tema reservándose para un solo al final, que sí bien muy interesante, no termina de hacer despegar al tema.

Y ahora, por otro lado, tenemos la vertiente más tranquila, que en ocasiones roza el meh; el no está mal, el bueeeeeno. En esta segunda clasificación estaría, de cabeza, Every Tear Disappears, que si bien no es un mal tema, tampoco me causa sensación. Volviendo a la vertiente tranquila, que de hecho está compuesta de temas la mar de interesantes, el primero de ellos es Prince Johnny, un mediotempo con coros que van y vienen, percusión lenta pero marcada y toques de guitarra eléctrica que no buscan el protagonismo. Huey Newton sería el ejemplo claro cuando hablo de los ritmos urbanos. Un tema lento, con una línea de sintetizador sobre la que se basa la melodía y una percusión que, si bien tiende a lo militar, no tiene un tempo muy rápido. Y por último, me quito el sombrero con I Prefer Your Love, con su base de sintetizador distorsionada, batería simple y toques de sintetizador que añaden claridad en los estribillos. Una parte vocal maravillosa, de lo mejor que vamos a encontrar en este álbum.

Sin más, pasemos a la valoración de este álbum. Me reservo el 0,75 de Con respecto a lo anterior del artista:

Originalidad

En el álbum: En primera instancia, los temas parecen solaparse unos con otros. Pero una vez dadas las escuchas oportunas, cada tema toma forma por sí mismo, con melodías bien diferenciadas en las que, si bien esa batería urbana esta presente, nos ofrece un buen compendio de temas originales entre ellos. 1/1

Con respecto al resto: Salvo ese toque Flaming Lips que he mencionado, y que se percibe de pasada, no sé de ningún otro álbum de actualidad que suene de esta manera. 1/1

Impresiones

Primera Impresión: Cuando escuché el álbum por primera vez hace un par de meses, no supe entender porque era tan aclamado. Me pareció original, sin duda, pero no me terminó de encandilar a la primera. Ahora es más o menos igual, quitando esos momentos como Rattlesnake, Digital Witness Bad Believer que es cierto que entran a la primera, hay que darle al álbum unas cuantas escuchas más para terminar de apreciarlo. 1,2/2

Tema a tema: Son canciones con una producción excelente. Desprenden una originalidad brillante, y la guitarra de Annie Clark se encarga de añadirle el sello personal. Son temas que en ocasiones rozan lo íntimo, con melodías que se ven muy curradas, hablando en plata. No se ve nada dejado a la suerte, está todo controlado. Si bien es cierto que ese momento meh de Every Tear Disappears y tal vez Sparrow dejan que desear, por el resto de temas no puedo decir nada malo. Hay momentos que noto que me falta algo, pero sin duda, 4,5/5

-Lista de reproducción y compra: Quitando esos meh ya mencionados, en este álbum encontramos temazos, que ya he ido mencionando a lo largo de la crítica. Temas que van a poblar mi lista de reproducción diaria sin duda. Y por otro lado, es un álbum que me compraría, pues creo que ofrece una frescura muy interesante en el panorama actual. Y se ha llevado el Grammy a disco alternativo, que es un plus. 1/1

Puntuación total: 8,7/10

Lo mejor del álbum: Digital Witness y Bad Believer

Lo no tan mejor del álbum: Every Tear Disappears

St. Vincent (Deluxe Edition)

Ya tenemos a los ganadores de los Grammy de 2015, comparemos resultados

Hace casi dos meses publicaba mi apuesta personal por los Grammy de 2015 (aquí), y mientras leía la lista de ganadores de este año, tengo que decir que estaba completamente equivocado.

O por lo menos en gran parte. No daba un duro por Beck y, junto a Sam Smith, son los que más galardones recibieron anoche (o casi que podríamos decir hace un rato). Por otro lado, gente en la que había depositado mi confianza, se ha ido a casa sin nada, como es el caso de Sia o Taylor Swift. 

Pero en fin, centrémonos en comparar resultados y opiniones; cuando vea la gala entera podré hacer comentarios al respecto, pero mientras tanto vamos a amenizar el resto de entrada con la colaboración de Beck y Chris Martin cantando Heart Is A Drum en la gala de ayer:

https://tengustosdistintos.wordpress.com/2014/12/14/mi-apuesta-para-los-grammy-de-2015-en-11-categorias-distintas/?preview=true&preview_id=1332&preview_nonce=c8cff88f97

Record of the year: Apostaba por Chandelier y ni mencionaba a Sam Smith y su Stay With Me, quien acababa llevándose el galardón. De nuevo una muestra de que no siempre lo comercial es lo que acaba triunfando.

Album of the year: Acierto a medias. Consideré que se lo llevaría Beyoncé y comentaba que me gustaría que se lo llevara Sam Smith, quien se lo acabó llevando con su In the Lonely Hour. 

Best New Artist: Acierto de pleno (minipunto para mí), Sam Smith se lleva este tercer Grammy a mejor artista novel, que si bien se enfrentaba a Bastille como contrincante muy pesado, se acabó llevando la estatuilla el cantante de Soul.

Best Pop Solo: Fíjate, aquí sí me da pena que no se lo hubiese llevado Taylor Swift y que en su lugar se lo haya llevado Pharrell Williams con Happy. No vamos a poder evitar seguir escuchando el tema, que aún coleará por las radios. Su año fue 2014, no 2015.

Best Pop Duo/Band Performance: Que desilusión que no se lo haya llevado Coldplay. Pero en fin, espero que la victoria de la colaboración entre a A Great Big World Christina Aguilera con Say Something sirva para animar a ésta y recordarle a la gente que siga viva, y por otro lado, grabar el título de One Hit Wonder a los primeros.

Best Pop Vocal Album: 4º premio que se lleva Sam Smith, el cual le atribuí a Ed Sheeran por x, pero en fin, se queda en buenas manos, todo sea porque no se lo hubiese llevado Miley Cyrus.

Best Rock Performance: Otro acierto, y es que se lo llevó Jack White con Lazaretto, un tema que en vivo desprende una energía increíble, con los cambios de ritmo que lo hacen tan interesante.

Best Rock Song: Recuerdo que cuando Lorde se lo llevó por Royals hubo mucha polémica, pues ídem con Paramore, que se llevan el premio a esta categoría con Ain’t It Fun. Que sí, que es un tema divertido y con un estribillo pegadizo, pero sigo manteniendo mi postura de que está fuera de lugar.

Best Rock Album: A mí también me gustó Morning Phase de Beck, pero no creía que fuese capaz de llevarse el galardón. Que vale que se enfrentara a U2 y su no tan bien recibido Songs Of Innocence, que vale que Turn Blue despertó críticas diversas, pero no lo concebía. Aún así, enhorabuena a Beck, que no se le puede quitar haber firmado uno de los mejores discos de 2014.

Best Alternative Album: En esta categoría tenía mis dudas y me incliné por Arcade Fire, pero yo mismo veía que iba a ser complicado que ganaran con Reflektor. En cambio, se lo ha acabado llevando St Vincent por su álbum homónimo, que le tendré que dar una segunda oportunidad a ver si ahora lo veo con otros ojos.

Best Music Video: Desde luego, aquí tenía claro que se lo iba a llevar Happy. Tanto por el concepto por la repercusión que ha tenido a lo largo del 2014. Más merecido que el otro galardón que se ha llevado desde luego.

Hola, ayer también hubo un Record Store Day

A menos que vivieras en una cueva, conocerías la existencia del Black Friday. En resumen, se trata de un día en el que hay promociones/ofertas/descuentos importantes en tiendas que, aunque es originario de Estados Unidos, no hemos tardado en importarla. Era fácil encontrar a lo largo de la tarde de ayer las tiendas de ropa abarrotadas por descuentos del 30% y demás promociones de H&M, Springfield El Corte Inglés.

Pero ese no es el tema que me ocupa hoy. Del todo. El caso es que ayer, fue el Record Store Day (por segunda vez en este mismo año, sí). Algo más pequeño que el que hubo en Abril en lo que a lanzamientos se refiere, pero que no pudo evitar que artistas como St. Vincent o The Flaming Lips aportaran su granito de arena a la causa con ediciones especiales (en el primer caso, un single inédito, en el caso de los de Oklahoma, un LP con canciones navideñas).

black_friday_logoAsí que iba yo a, la que va a ser a partir de ahora porque la mía cerró hace un mes, mi tienda de discos de cabecera para echar un vistazo a estas promociones. Ya habían vendido el que me interesaba, pero como estaba decidido a llevarme un vinilo (la semana de exámenes me reventó y tenía ganas de comprarme un álbum como auto-regalo) estuvo echando un vistazo hasta que, finalmente, después de tener como oponente el We Are Rising de Son Lux (que me puso el dueño de la tienda un tema para catarlo), al final me acabé llevando el With A Little Help From My Fwends, el álbum-tributo de los Flaming Lips y compañía del  Sgt. Pepper de los Beatles (ya hablaré en una próxima entrada del álbum).

Total, después de haber estado debatiéndome entre esos dos LPs (y algunos otros que vi de camino) completamente solo en la tienda, pasé por algunas tiendas de ropa para encontrármelas a rebosar de gente aprovechando el día. De camino a mi casa sólo podía ir pensando en que, de nuevo, esto es una muestra de la falta de inversión de cultura de nuestro país, o por lo menos, la preferencia de la gente.

debutart_oliver-hibert_23242Pero también, pensé en la falta de promoción. Porque seguro que todos hemos visto el anuncio de Media Markt con Arturo Valls promocionando el día, o todos hemos visto el folleto de turno del Carrefour o demás grandes almacenes anunciando este evento, ¿y publicidad a este nivel del Record Store? Nada en absoluto. 

De nuevo, este día queda en el panorama indie, el panorama de la gente que, verdaderamente, se interesa en estos eventos y prestan atención a la atención musical. Llega el debate, ¿pocos pero buenos o muchos y regulares? ¿Reservar las promociones de este estilo a amantes de la música de verdad o promocionarlo a las grandes masas?

La respuesta es, que por mucha publicidad que se hiciera, en España seguimos inviertiendo lo mínimo en música y tachamos de raro al que lo hace. Triste pero cierto.