the flaming lips

Crítica de “With A Little Help From My Fwends” de The Flaming Lips: ¿Oda o insulto a los Beatles?

Si eres lector asiduo de este blog, seguidor mío de Twitter o conocido mío, sabrás que soy muy seguidor de la música de The Flaming Lips y de las idas de olla (musicalmente hablando) de Wayne Coyne, que bien te puede hacer un tema medio pop pasteloso como Yoshimi Battles Pink Robots como llevarte a los sonidos más extraños que consiguen que me estremezca, caso de su álbum de 2009 Embryonic.

En cualquier caso, estamos viviendo la etapa experimental de esta gente, que lo hemos podido ver en mayor o menor medida en discos como The Terror, The Flaming Lips and Heady Fwends o la versión que hicieron del álbum The Dark Side Of The Moon. Y es que llega Octubre de 2014 y nos lanzan su propia visión del Sgt. Pepper Lonely Heart’s Club Band de The Beatles. Un álbum de 1967 que puso la cimentación del rock experimental y que han decidido, junto a ayuda de otros músicos como Miley Cyrus, My Morning Jacket Moby, versionarlo tema por tema.

desktop

Si pudiera describir el álbum con una palabra sería sucio. Voy a empezar haciendo esta crítica sin tener en cuenta el álbum original, sino considerando este With A Little Help From My Fwends algo nuevo. Y en este LP nos encontramos con temas sucios, donde la distorsión y los pedales de efectos de las guitarras eléctricas crean melodías que, desde luego, para alguien que no sea aficionado a este género/banda, va a resultar del todo perturbador. Pero si se acostumbra, podrá observar la grandeza de ese Lucy In The Sky With Diamonds, con un estribillo explosivo donde parece ralentizarse el tiempo; o el tema que abre el álbum, Sgt. Pepper Lonely Heart’s Club Band, donde la voz del vocalista de My Morning Jacket se entremezcla con falsetes y vocoders en distintos puntos del tema, creando distintas atmósferas a lo largo de un tema de sólo 2 minutos y 45 segundos.

Otros grandes a destacar son When I’m Sixty-Four A Day In The Life. En el primero se mezcla una melodía alegre con una línea vocal robótica que crea un divertido contraste. El segundo tema se encarga de cerrar el LP con una melodía más limpia, donde se encargan de poner voz Wayne Coyne y Miley Cyrus.

Lo bueno de este tipo de álbumes más experimentales es que hay momentos para todo. Momentos de tranquilidad envuelta en acero inoxidable de carcasa de androide como es la aportación de Electric Würms, el lento Fixing A Hole. En She’s Leaving Home se nota la presencia de Phantogram, que se encargan de añadir una percusión y sintetizadores con una línea de synthpop que consiguen animar la melodía. Si hablamos de percusiones no podemos dejar de mencionar Good Morning Good Morning, con una percusión en los estribillos que parece haber sido sacada de una marcha de desfile donde de nuevo se entremezclan guitarras distorsionadas y capas y capas de sonido.

A grandes rasgos, esto es lo que se aprecia en este álbum: capas y capas de sonidos e instrumentación que confluyen para crear atmósferas que, si bien sorprenden a primera instancia, se hacen irresistibles con las escuchas. Un álbum donde la distorsión está a la orden del día y casi nada se escucha como corresponde, pero esa es la clave de un álbum experimental. The Flaming Lips y compañía juegan con distintos sonidos que, entremezclados, sirven para versiones al álbum de los Beatles.

Y ahora, pongámonos en el punto de vista de los británicos y seguidores de los de Liverpool. Verían un álbum donde las melodías resultan en ocasiones poco reconocibles, donde las capas de distorsión parecen destruir la belleza de la simpleza instrumental de los años 60 (a pesar de que en este álbum se grabó con un sistema que permitía incluir un mayor número de líneas melódicas) pero que no podría hacer frente a la producción de estos temas. 211741-92601En cualquier caso, alguien que aprecie el álbum original y no conozca a The Flaming Lips, probablemente se sentiría ofendido y dejaría de prestar atención a la complejidad que entraña este álbum para aumentar el odio hacia a los de Wayne Coyne, que han cogido un álbum, lo han transformado a su manera, le han añadido su toque personal y todo con a little help from my friends. Pero como digo, el objetivo de reversionar es aportar un nuevo significado a lo existente, de nada serviría respetar al máximo las canciones, porque si no no habría diferencia con un karaoke. Puestos a comparar, aunque las comparaciones son odiosas, tengo que decir que, sin duda, la versión Lips de Sgt. Pepper Lucy In The Sky With Diamonds tienen muchísimo más cuerpo que las originales, y que When I’m Sixty-Four With A Little Help From My Friends tienen un sonido más original y consiguen incluirlas más en el álbum que las originales, que al lado de los temas más novedosos, parecían un paso atrás.

A quien no le guste la música experimental, ni le va a gustar este tributo a los Beatles ni ningún otro álbum de los Flaming Lips. Pero para el que sea un amante de este género musical o para que el que se haya preguntado como sonarían los Beatles en el siglo XXI (y casi en el XXII y adelante) este álbum lo puede considerar una auténtica oda al primer álbum de rock experimental. Una bonita metáfora de la música, un volver a las raíces auténtico, con toda la experiencia que solo el tiempo ha podido dar, pero siempre teniendo la mirada en el futuro.

Lo mejor: Que para los fans de los Flaming Lips, un nevo álbum es una alegría. Oh, y Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.
Lo no tan bueno: Que para los fans de los Beatles, esto no va a gustar. Oh, y Within Or Without You.
Momento WTF: La primera impresión de alguien al ver a Miley Cyrus cantando Lucy In The Sky With Diamonds después de verla cantando Wrecking Ball.

Mis portadas favoritas (y menos favoritas) de mi colección de discos

He leído en muchas páginas discos con las portadas más horribles de la historia, y, salvo en algún artículo de opinión muy, muy esporádico en páginas como Pitchfork (que es la primera que se me ha venido a la mente) publican lo contrario: las portadas más brillantes de la historia de la música.

Aún recuerdo, en una ocasión, ir en el coche escuchando la radio un programa de Radio 3 donde hablaban de esto mismo, pero sólo conocía a algunos artistas que nombraban, y en muy pocas ocasiones el álbum en cuestión.

En mi caso, quiero aclarar de que soy partidario de que portada y álbum estén compenetrados. Es decir, que uno me diga algo del otro. Tanto temática de la portada, como título del álbum como sonido del mismo deben estar en armonía. Digo yo.

Lo que pretendo en esta entrada es poner de manifiesto no mi opinión sobre las portadas de la historia; si no de mi propia colección de discos (a día de que se publique esta entrada). Voy a seleccionar en cada caso 3 álbumes en cuestión, de menos a más:

Las portadas más “si no supiera quién canta esto me compraba el disco igualmente porque la portada me ha encantado”*

3- “Showbiz” – MuseShowbiz

Siempre que tengo el álbum entre las manos me quedo mirando la portada, a ver si puedo extraer algo más. Foco de atención en la mujer de blanco en posición de correr y en el campo azul sobre el que se encuentra. Temática espacial predominante en la imagen en la que figura el propio Mat Bellamy como co-autor, y que sirve como antesala al sonido que nos vamos a encontrar en el LP.

2- “Strangeland” – KeaneStrangeland

Este álbum de 2012 de Keane fue de los primeros que compré, y desde un primer momento me quedé prendado por su portada y por el contenido fotográfico del libreto interior (ventajas de seguir comprando álbumes). La simpleza de la imagen, el contraste entre las dos mitades de la fotografía y la (casi) simetría que predominan en la imagen la convierte en una de mis favoritas.

1- “Destroyed” – Moby

Destroyed

Parece que no hay lista en la que no acabe mencionando a mi músico de electrónica favorito al artista americano, pero este álbum no podía quedarse aparte. Estaba en la duda entre este Destroyed y el reciente Innocents, donde en ambos se explora la faceta de fotógrafo del músico, pero me parece que la portada del primero tiene más que contar. La pureza del blanco, ese letrero negro con la palabra destroyed. coronando y esa sensación de estar desde en una nave espacial a un hospital pasando por un aeropuerto (donde realmente se tomó esta instantánea). En definitiva, cuestión de contrastes y gustos.

Las portadas más “porque sé quién canta esto, sino, el álbum se quedaba aquí hasta los restos”

3-  “Cronolánea” – Lori Meyers

CronolaÃÅnea

Demasiada información para mí. Los que me conozcan ya sabrán que para mí, menos es más, y este no es el caso. Una explosión de verde y de figuras que no resultan demasiado de mi agrado.

2- “Dynamite” – Jamiroquai

Dynamite

Esa instantánea bien podría haber sido tomada por la policía en una redada antidrogas en la casa de un hombre que lleva sombreros extraños. Pero no, se trata del álbum de 2005 de Jamiroquai: Dynamite. Sonidos funky que, por la imagen, bien podrían haber sido east coast rap.

1- “Embryonic” – The Flaming LipsEmbryonic

De este álbum sí tengo que decir que sonido y portada se compenetran, pero eso no me va a impedir decir que los de Wayne Coyne se lucieron creando una portada muy extraña, rozando lo incómodo cada vez que la veo, ya que no sé si estoy viendo a una mujer obligada a mirar algo que no quiere, o una mujer asesinando a la raza humana con visión laser o “insertar lo que veas tú”.

*Lo de comprar un álbum por la portada sin conocer al artista es real. No lo he hecho yo, pero una amiga sí. Y no salió defraudada. ¿Juzgar un álbum por su portada? Parece que en algunos casos funciona.

Crítica de “Musik, Die Schwer Zu Twerk” de Electric Würms: Electrónica y experimental en atmósferas oscuras

Electric Würms se trata del proyecto paralelo del batería/multi-instrumentalista Steven Drodz y el cantante Wayne Coyne, ambos de The a Flaming Lips. Hablar de este grupo supone hablar de experimentación, música electrónica, rara, así a modo de resumen; y esas raíces son muy difíciles de olvidar.

Como primera muestra tenemos I Could Only See Clouds, tema que tarda en arrancar para llevarnos de lleno en un mar de sintetizadores, guitarras eléctricas que desgarran la escena y una batería que avanza impertérrita junto a una parte vocal que suena bastante bien a decir verdad.

Futuristic Hallucination es justamente eso: Sintetizadores ambientales que parecen creer una alucinación. La batería cambiante se encarga de mantenernos anclados al ritmo, un ritmo difuminado en este mar de efectos electrónicos, sonidos que vienen y van… The Bat se fusiona perfectamente con la canción anterior para traer un tempo más animado, añadiendo una parte vocal que resulta agradable y tranquila pasados minutos, pero no termina de ser esto un tema largo que lo han dividido en dos.

The Second Time tiene una esencia que me hace recordar a unos antaños (y desparecidos) Joy Division. Tema algo oscuro, medio-tempo, sintetizadores que barren la melodía que aumentan de intensidad para después disminuir, una parte vocal sutil y tranquila. Me encanta este tema en su extensión y bien podría haber aparecido en The Flaming Lips And Heady Fwends juntó a Is It David Bowie Dying?.

De nuevo una transición suave de tema a otro y llegamos a Transform!!!, con una parte vocal más guerrera que explora temas altos pero siempre en ese segundo plano de querer pasar por un instrumento más, con efectos de reverberación y momentos que se transforma y puede pasar a ser una guitarra eléctrica o un sintetizador con fuerte distorsión. Heart Of The Sunrise se encarga de cerrar de forma tranquila, con la parte vocal con fuerte reverberación y los sintetizadores tan particulares. De los mejores temas que nos vamos a encontrar en este curioso EP.

Alrededor de media hora de un disco de canciones que se fusionan unas con otras, atmósferas de sintetizador, algunos toques de guitarra eléctrica y una parte vocal que se acopla perfectamente en este mundo creado por los Electric Würms. Canciones de temática rock progresivo ambiental muy agradable de escuchar.

En una escala de 0 a 10, le pondría un buen 7, porque me encanta lo bien construido que está, como se une un tema con el siguiente, los sintetizadores que dan tanto cuerpo a los temas; pero no me termina de convencer la absoluta temática lineal del EP. Que sí, que tiene despuntes como Transform!!!, pero aunque me encanta la oscuridad de The Second Time, le falta un despunte.

Me encanta la temática oscura, muy de los colores de la portada, pero ese hecho de no diferenciar melodías me parece algo importante. Muy buena apertura, hasta resulta pegadizo ese I Could Only See Clouds, pero el resto de temas es un mar de sintetizadores que no se terminan de despegar entre ellos.

IMG_0364.JPG

La versión de The Flaming Lips de “Lucy In The Sky With Diamonds” y las posturas enfrentadas

Cada vez que asoma en el panorama musical el nombre de los de Wayne Coyne siempre es para sorprendernos. La última vez, con su “disco de acompañamiento a The Dark Side Of The Moon” o cuando lanzaron para el Récord Store Day de este año una edición limitada de 7Skies H3, su canción de 24 horas, pero eso sí, condensada en 50 minutos en vinilo.

En cualquier caso, el nombre de The Flaming Lips ha estado reluciendo últimamente por la colaboración que se traían entre manos con Miley Cyrus y Moby para versionar el celebérrimo Lucy In The Sky With Diamonds. Esta canción formará parte de un álbum de colaboraciones de TFL donde se versiona al completo el álbum de The Beatles de 1967 Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band; en este caso, rebautizado por los de Coyne como With A Little Help From My Fwends.

20140523-223949-81589466.jpg

La pregunta: ¿qué nos encontramos en este primer adelanto de un álbum que versión a un álbum entero que reúne a artistas tan contrarios como Moby y Miley Cyrus? Pues para mi sorpresa, una pieza increíble. Buenos crescendos y estribillos donde la melodía alcanza su punto álgido entre golpes de batería distorsionada, las célebres guitarras de los de Coyne y el sintetizador que lleva la melodía famosa del tema de The Beatles que se abre paso después de los estribillos para instaurar algo de orden en la melodía.

La versión en directo que interpretaron en la gala de los premios Billboard hace menos de una semana omite la parte de fuerte distorsión, pero gana en puesta en escena:

Mientras gente como yo encuentra una obra y colaboración fantástica con un sonido psicodélico muy The Flaming Lips que hace que lo quieras escuchar (o al menos es mi caso), mucha otra gente se planteará el por qué de esta revisión del famoso álbum de los británicos, por qué sacarlo de nuevo. Yo les pregunto: ¿por qué no? Puede que la gente no encuentre agradable el sonido que adquiere esta nueva versión de Lucy, puede que yo mismo no encuentre agradable si no odioso/horrible/horripilante el sonido del disco en sí, pero eso sí, hay que darle una oportunidad. La primera vez que escuché el tema pensé: ¿Por qué me someto a esto? Pero ahora no me puedo quitar la melodía y la voz de Miley de la cabeza.

Y si no lo hacéis por la música, siempre lo podéis hacer por amor a los animales, pues los beneficios obtenidos del álbum se destinarán a refugios de animales. Así que ya sabéis lo que pasa al comprar (cuando salga al mercado, allá por el 28 de Octubre de este año) el álbum: Desempolvamos y recuperamos un álbum que marcó un hito en la historia, vemos una nueva faceta de Miley Cyrus(que al menos demuestra que es más que twerking) y además donamos dinero a animales. Si es que, ¿qué más le podemos pedir a Wayne Coyne y a The Flaming Lips?

“Happy April Fool’s Day”, atentamente: The Flaming Lips

flaminglips1

 

Los que me sigan por Twitter sabrán que últimamente estoy algo enganchado a la banda liderada por Wayne CoyneThe Flaming Lips. Banda de música alternativa que en sus últimos trabajos se han pasado al lado más experimental.

Hecha esta aclaración, los que seguimos a esta banda vimos como lanzaban, para escucharlo íntegro por Soundcloud, un álbum del que decía el conjunto que se hizo para escuchar conjunto al álbum The Dark Side Of The Moon. Cuando vimos esta noticia publicada en medios respetables como la página web Rolling Stones, pues no lo pusimos en duda, y así fue como lanzaron su “disco” Flaming Side Of The Moon.

flaming-side-of-the-moonAl momento de ver que fue lanzado, yo y otras tantas personas fuimos raudos a sincronizarlo con la obra maestra de Pink Floyd. A primera vista, el álbum de los de Coyne era instrumental,  con melodías simples basadas en sintetizadores con altos y bajos y algún toque de batería. En fin, era un álbum para sincronizar con el de Pink Floyd, así que, técnicamente, serviría para añadirle cuerpo, no para crear canciones paralelas que confundieran al oyente.

Llegamos al 1 de Abril. Aquí en España no es costumbre, pero en Estados Unidos es una fecha señalada: el April Fool’s Day. Día en el que desvelaron que el “álbum” Flaming Side Of The Moon era en realidad una broma. Muy bien jugado Wayne.

 

Asímismo, junto a la broma del disco, lanzaron una (menos creíble, eso sí) de la posibilidad de hacer una película basada en el Yoshimi Battles Pinks Robots. Ojo, que hasta tienen hecho un tráiler del mismo, para añadirle más veracidad al asunto.

The flaming lips - Yoshimi Battles the Pink Robots

De lo que sí que no nos cabe duda es que The Flaming Lips tienen un buen sentido del humor y un gran ingenio, capaces de engañar a todos sus fans y crear un álbum “inocuo” y que aun así lo consideremos una gran pieza instrumental. A su defensa decir, que el mismo Wayne confiesa que el Flaming Side Of The Moon, aunque fuera concebido como una broma, al final les resultó una pieza melódica y sentimental.

Como no puedo enlazar los vídeos porque no están en Youtube, dejo aquí el enlace para verlo en la web de Funny Or Die, los artífices de esta broma: