the national

Crítica “Return To The Moon” de EL VY: “Diez minutos para impresionar, el resto para intentarlo en la pista”

“I’m peaceful ‘cause my dick is in the sunlight”  debería convertirse en mi frase de cabecera, debería apuntarla en una pizarra y leerla a diario. Es una frase que funciona en muchos aspectos.

1- Porque estamos en ese entretiempo en el que te quedas al sol y lo gozas.

2- Lo canta Matt Berninger y se agradece verle cantar algo gracioso en un proyecto en paralelo a sus The National

Y se lo puede permitir. Porque está viviendo el éxito: una extensa gira desde que en 2013 estrenara “Trouble Will Find Mey ahora este proyecto en paralelo con Brent Knopf, de nombre EL VY y de sonido muy distinto al que nos tienen acostumbrados.

Pero este Return To The Moontrae otra sorpresa: la conceptualización del álbum en la figura de un personaje ficticio creado por el de Cincinnati: Didi Bloom. Pero a pesar de la creación de este personaje, Matt Berninger no puede evitar reflejarse a sí mismo en sus letras.

  1. Por mucho que intente mostrar una perspectiva externa a este personaje (Didi, are you lost?  A Cadillac for your thoughts. Where do you go? I don’t wanna know – ‘Careless’).
  2. Por mucho que use temáticas surrealistas que intenten desviar la atención del oyente (“Went to bed and woke up inside another man’s head, nobody noticed” – ‘Return To The Moon’)
  3. O por mucho que intente meter chistes malos. Aunque, por otro lado, estos serían los momentos en los que Matt se muestra más íntimo a mostrarse ante el público:
Who is Paul?
M: My dad’s name is Paul, but it’s also a reference to the Beatles. Paul is dead. The record is a mixture of really personal things and a bunch of bad jokes.

Porque esta es la firma de Matt Berninger, ya esté trabajando en The National o en EL VY. Esas letras largas, que canta a un ritmo constante fácil de llevar como si de una procesión se tratara. La voz de barítono tan característica de este hombre es lo que mantiene la cohesión de este álbum. 

Hablemos del estilo de este álbum. Si The National los representásemos con la oscuridad, EL VY sería la luz justa que entra por la rendija de la puerta de tu habitación cuando está cerrada. Tenemos momentos muy divertidos y fáciles de llevar, como Return To The Mooncon esos estribillos que se van intensificando, esas guitarras eléctricas y los rasgueos rápidos, o I’m The Man To Be, un tema algo más gamberro de base sintetizada muy fácil de llevar también, tanto por el estribillo y ese verso que abre esta crítica que (a mí al menos) hace que cantes levantando la voz a más no poder; como por la melodía simple de teclado precedida por el estribillo, de mis favoritas desde que vi a Matt bailarla en el vídeo de este tema.

Pero estos son los dos primeros adelantos y los dos primeros temas de este álbum. A continuación lo que encontramos son temas que se suman a una oscuridad más propia del estilo de la portada del álbum. Es imposible quitarse de la cabeza los colores oscuros mientras escuchas ‘Silent Ivy Hotel’ y su melodía tan halloween-y, o con ‘Paul Is Alive’ y su estilo más lo-fi y sostenido. ‘Need a Friend’ recuerda a un estilo synthpop más en la línea de Metric si colaborara con St. Vincent, o la balada a piano ‘No Time To Crank The Sun’. Todo colores oscuros.

Encontramos muchas cosas, pero ningún hilo conductor. Tal vez este hilo sea la oscuridad en la que se empieza a sumir el disco pasado los diez primeros minutos, una oscuridad que se convierte en momentos algo insulsos hasta que llega ‘Sad Case’ para zarandearte y recordarte que sigues ahí. Que no tiene nada nuevo este tema, pero la unión con ‘Happiness, Missouri’ es de lo mejor que he visto en este álbum. Misma melodía pero con un cambio de intensidad y de ritmo que me hace pensar en lo interesante que resultaría verlo en vivo.

Como digo, echo en falta cierto hilo conductor. También, faltan momentos que haga que preste especial atención al disco. Tal vez poner las bazas más fuertes al principio del álbum no haya sido una buena jugada, porque luego en la mitad del disco sólo tenemos momentos de “a ver si esto remonta”. Aquí podríamos señalar cierta tendencia a la vena más The National: álbumes muy lineales, pero muy redondos. Como en la producción de su banda original, este disco de EL VY merece muchas escuchas para terminar de rescatar temas, además de los obvios ‘Return To The Moon’ y ‘I’m The Man To Be’. Se tarda en desentramar este disco, y aunque con The National merece la pena, con EL VY no tanto. Porque, si nos vendes esos dos primeros temas, nos hacemos el cuerpo a encontrarnos un disco muy bailable que nos va a zarandear desde la primera escucha.

Si este disco fuera una noche de discoteca, los diez primeros minutos serían en los que lo das todo para intentar impresionar, y el resto del disco es un paseo continuo por la pista de baile intentando pillar un rebote para acabar finalmente pegado a la barra y yendo volviendo a casa con toda la dignidad posible. He dicho.

Originalidad:

-En el álbum: Tenemos momentos que destacan y momentos que parecen la versión descafeinada de estas ideas principales. Llega un momento en el que el álbum se hace demasiado lineal, tal vez porque le falten los sobresaltos, tal vez porque falta algún que otro tema con esa chispa especial. 0,5/1

Con respecto al resto: Ahí les doy la razón en que el panorama indie rock en el que se mueven pocas muestras tenemos de un estilo refinado como este. 0,75/0,75

Con respecto a lo anterior del artista: Centrándonos en la parte que toca a The National, en la mayor parte del álbum poco encontramos del referente de Matt Berninger. Culpa de ello lo tiene el fuerte peso electrónico del álbum y que los momentos que más pudieran recordar a los álbumes previos del vocalista, acaban por devolvernos una melodía más ligera y menos barroca. 0,75/0,75

Impresiones:

-Primera impresión: Arranca fuerte, se va deshinchando poco a poco, intenta remontar al final y acaba muy tranquilo. La sombra del “meh” se me hizo muy presente cuando escuché por primera vez el ecuador del disco. 0,75/1,5

Impresión General: En lo que respecta a producción, es un álbum muy elaborado, donde las melodías protagonistas no eclipsan del todo a los detalles y toques (por ejemplo, pequeños sintetizadores que se encargan de arropar a los temas), lo que le da mucho más cuerpo al trabajo y colores muy interesantes. Ahora bien, sigo diciendo que le falta ese hilo conductor. Intentan abarcar demasiado, y en estos nuevos horizontes que se plantean arrastran demasiado lo que ellos consideran esencia de EL VY y acaba convirtiéndose en ocasiones en un quiero y no puedo. 2,5/5

Lista de reproducción y compra: Como he dicho hasta la saciedad, ‘Return To The Moon’ y ‘I’m The Man To Be’ salvan bastante el álbum. Bueno, y ‘Need a Friend, tampoco vayamos a muerte. En cualquier caso, también es un álbum que me compraría, por tener el recuerdo en el que Matt Berninger se puso a cantar (algo más) alegre. 1/1

Puntuación Total: 6,25/10

Return to the Moon

Anuncios

EL VY estrena “I’m The Man To Be” y se postula como el divertimento de Matt Berninger

Matt Berninger está que no para. Después de casi dos años de gira con su grupo The National tras el lanzamiento de su Trouble Will Find Me en 2013, ahora se encuentra en el estudio preparando el sucesor de este LP… mientras trabaja en EL VY, un proyecto musical paralelo junto a Brent Knopf, música y productor de Portland conocido por su trabajo en Ramona Falls Menomena.

De este proyecto ya pudimos escuchar un primer adelanto, Return To The Moon, un tema con el que el vocalista de The National se desentendía del estilo de su banda para protagonizar melodías de carácter algo más desinhibido, incluso bailable, de letras algo surrealistas. Ahora, con el reciente estreno de I’m The Man To Be, terminamos de concretar esa primera impresión.

Este nuevo single se trata de un medio-tiempo de carácter más rockero, abandonando las guitarras con cierto toque funky de Return To The Moon. Pero lo que mantienen en común es un estribillo que se pega al instante y te entran ganas de gritarlo (I’m peaceful cause my dick is in the sunlight  held up by kites cause I’m the man to be).

Y por último, hay que destacar al bueno de Matt bailando (con unos pasos muy similares a los que uso yo. Sí, eso dice mucho de mí), demostrando que no todo es misterio y oscuridad en el national, sino que tiene una válvula de escape de tanta seriedad, y esa no es menos que su proyecto musical paralelo EL VY, del cual esperamos con ganas su álbum a estrenar el 30 de octubre de este 2015.

Semana XIV: “Jackrabbit” de San Fermin, producción épica donde hay sitio para la oscuridad y la energía

En mi intento de escuchar el mayor número posible de estrenos este 2015, me encuentro sorpresas muy agradables. Y es que para esta entrada me suelo reservar (generalmente) pequeñas perlas que me encuentro, grupos o artistas que no tienen un nombre tan consolidado como otros tantos otros, o, que al menos, yo no conocía.

Y hoy venimos a hablar de un grupo que se llama San Fermin, un grupo de base en Brooklyn que, según he leído, predican un estilo en un marco de pop barroco. Sin embargo se puede perfilar su sonido de este Jackrabbit en un una línea más enfocada a los últimos trabajos de The National o al Neon Bible de Arcade Fire:

Pero San Fermin van más allá, y es que consiguen equilibrar esa vena más oscura de temas como este Parasites o The Woodsque se encarga de abrir el álbum entre un piano que avanza denso y estable entremezclado con una parte vocal masculina que lleva el más puro estilo de los graves de Matt Berninger; se ve compensada por momentos de mayor energía y claridad, en ocasiones aportada por la parte femenina del grupo que se encarga de llevar la voz cantante (literalmente) en temas como este entretenido y animado Jackrabbit:

En resumen, un álbum de sonidos contrastados que se van sucediendo con cierta suavidad, haciendo que la transición entre ellos no sea demasiado grave y resulte, en cierto modo, normal. Como decía al principio, se pueden encontrar semejanzas a las bases de bandas como The National en Fake Empire o en su alabado High Violet, o a las bases del pop barroco incluyendo una instrumentación y melodías con una importante producción a las espaldas.

The National desvelan un descarte de su último LP y nosotros seguimos esperando un nuevo álbum

Cualquier noticia que envuelva a The National es bien recibida, y es que este grupo, uno de mis descubrimientos de 2014 sin duda, destila un estilo propio, una elegancia única que consiguen plasmar en sus temas, sobre todo en sus dos últimos LPs, Terrible Love Trouble Will Find Me… y esperemos que en próximas ediciones de este grupo.

El caso es que The National ha publicado hoy un nuevo tema: Sunshine On My Back, que suena relajado y cuenta en los coros con Sharon Van Etten. El tema fue grabado en las sesiones de Trouble Will Find Me, y no es de extrañar encontrar en este corte la línea que llevaron en el álbum, aunque cabe destacar el tempo algo animado (en comparación con el álbum, claro) en el que se desenvuelve.

Así que, si estábamos esperando pistas para un nuevo álbum, me temo que no las vamos a encontrar en este descarte de su anterior álbum. Aunque ojo, por otro lado no viene mal que renueven su catálogo aunque sea en un tema en vistas a la gira en la que se ven inmersos que hará que pasen de nuevo por España, en concreto en el festival murciano SOS 4.8. Porque eso sí, The National parece que está en una gira perenne desde que salió Trouble Will Find Me, esperemos que una vez se relaje su agenda tengan tiempo de volver al estudio a preparar nuevos temas (aunque, según su Instagram, nos consta que ya están manos a la obra).

Al fin he escuchado la discografía de The National…y me ha maravillado

Durante esta última semana y media de exámenes que al fin tocaron su fin este viernes, mi sustento musical ha sido The National. Cabe decir que a mi me gusta estudiar (lo que sea) con música, y al tener pendiente de escucha la discografía de los de Matt Berninger, no encontré mejor ocasión que esta.

Cabe decir que en el momento en el que empecé a escuchar su álbum homónimo, The National (2001), ya me había llamado la atención su sonido en Trouble Will Find Me (2013). Soy de los que le gusta escuchar la discografía de los artistas desde el primer álbum para comprobar la evolución del grupo, y cabe decir que de primeras pude observar un cambio de un sonido más inmaduro, un rock de melodías más sencillas en temas tan buenos como American Mary Cold Girl Fever a canciones más elaboradas y profundas como I Need My Girl I Should Live In Salt. Aunque, eso sí, siempre con la característica voz de barítono del vocalista de la banda.

La sorpresa llegó con el primer tema de Sad Songs For Dirty Lovers (2003), y es que Cardinal Song, con una duración de 6 minutos y 13 segundos se trata de la muestra de la maduración que experimenta la banda en dos años, un tema con una progresión contundente y que se hace de escuchar, es decir, no resulta pesada en exceso. De este álbum también cabe mencionar Murder Me Rachael Lucky You, con el que cierra el LP.

Conforme avanzaba escuchando los álbumes de la banda, me di cuenta que The National parece basarse en un concepto sonoro para cada álbum, creando álbumes lineales con momento donde su trabajo despunta. En Alligator (2005) este despunte máximo se encarga de cerrar el álbum y recibe el nombre de Mr November, uno de mis temas favoritos sin discusión posible. Un tema que, cuando es interpretado en vivo, Matt interactúa con el público: se tira a las masas, canta con una energía aún mayor que la que desprende la versión de estudio… Un must see en toda regla. Otras de las perlas a destacar son Lit Up Geese Of Beverly Road.

En lo que respecta a registro vocal, no encontramos grandes evoluciones en la discografía de los de Cincinatti (Mr November es una excepción el estribillo), pero en lo que a melodías se refiere, empieza a tomar un nuevo camino en el álbum que los llevará al éxito indiscutible: Boxer. Ya solo por tener entre sus temas a Fake Empire, es un álbum digno de darle una escucha. Un tema progresivo uptempo donde el piano y su riff tan pegadizo y conocido es el indiscutible protagonista, para dar paso al final del tema a una instrumentación conformada por lo habitual: batería, guitarra y bajo para introducir la novedad: instrumentos de viento. Luego llegamos a Mistaken For Strangers y su contrapunto con las guitarras eléctricas algo pesadas. Y finalmente, destacar los tres últimos temas que conforman el álbum, Racing Like a Pro, Ada Gospel, que se encargan de cerrar el álbum con una atmósfera más tranquila, un concepto más acústico que no duda en incluir violines para darle el cierre redondo que se merece.

Sin duda, la expectación estaba alta después del revuelo que dio este álbum, y los seguidores del grupo no se dieron por desilusionados con su siguiente trabajo. High Violet muestra una madurez musical increíble y muestra los elementos que empezaron a asomar en Boxer. Hablo de los violines y de los instrumentos de viento. De este álbum tengo que declarar como ganador indiscutible a England, de 5 minutos y 40 segundos de duración y que consigue resumir a la perfección el álbum. Un tema donde al fin encontré de nuevo al Matt agresivo de Mr November, aunque esta agresividad se reserve al final del tema. Y sin duda, la guinda a este álbum la colocan Bloodbuzz Ohio Terrible Love.

Y llegamos a su última etapa, Trouble Will Find Me, donde tienen los conceptos asimilados y crean un álbum elegante, de sonidos agradables y melodías progresivas que no se pueden olvidar. Consiguen configurar un álbum en que los temas se entrelazan unos con otros con total naturalidad, sin grandes sobresaltos. Destacaba al principio I Should Live In Salt I Need My Girl, pero añado a la lista también Demons.

Ya vemos con este repaso discográfico rápido de lo que son capaz The National en el apartado musical. En lo que respecta al apartado lírico, Matt escribe letras que en multitud de ocasiones dejan con intriga de buscar el significado oculto en sus palabras, en la mayoría de las ocasiones utilizando un vocabulario culto, con tramas que van desde el amor, a la amistad a la sutil crítica que hace de la sociedad americana en Fake Empire.

Total, que si no conocías a The National o habías escuchado muy poco de ellos (como yo hasta hace una semana y media), dale una oportunidad a los temas que adjunto y a los que menciono en la entrada. Si tienes inquietud en el indie-rock y te apetece algo original al resto y sin sobresaltos, tal vez este resulte ser tu descubrimiento (o re-descubrimiento en mi caso) de este 2014.